11 de octubre 2017    /   CREATIVIDAD
por
 

David Despau y los rostros que brotan de la punta de un Bic Naranja

11 de octubre 2017    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

A David Despau le gustan retratar gente. Solo hay que ver su portfolio para darse cuenta de ello (buena parte de sus proyectos, por cierto, se podrá ver en las pantallas de Callao City Lights durante el mes de octubre).

La complejidad de los gestos y facciones de personajes famosos y anónimos le han fascinado siempre. Desde que era niño y el dibujo pasó a ser una de sus grandes aficiones, y después, ya en la facultad (primero en la de Arquitectura y después en Bellas Artes), y más tarde en su trayectoria profesional en los mundillos de la publicidad, el diseño y la ilustración.

Aunque algunos le resultan más expresivos que otros, Despau asegura que nunca ha renunciado a dibujar a alguien porque su cara no le dijera nada: «Todas son diferentes y de todas se aprende. Es cierto que resulta más interesante dibujar o retratar a gente expresiva. Aunque esto no significa que tengan que tener una expresión histriónica o forzada; depende mucho de la pose, lo que transmite, el gesto, o la fuerza de alguno de sus rasgos (ojos, boca, el movimiento y forma del pelo, complementos como gafas, o la ropa que les dibujes…)».

Cuando dibuja a alguien conocido dice que parte con ventaja: «Es ya de por sí un reclamo. A todos nos fascinan las estrellas. Nos sentimos atraídos por ellas, por eso son estrellas. A mí me pasa lo mismo, me atraen y necesito dibujarlos, siempre aportando mi visión personal, lo que yo veo. Ellos ya traen su “materia prima” de serie pero siempre intento aportar algo que enganche a quien mire mis ilustraciones».

Cuenta que, en ocasiones, esa necesidad de retratar a un actor, cantante o deportista surge en plan arrebato: «Veo una peli y ¡flechazo!; veo una foto y ¡flechazo!; veo un cuadro y ¡flechazo!…».

1020x990_callao_despau_01

 

1020x990_callao_despau_02

1020x990_callao_despau_04

1020x990_callao_despau_05

1020x990_callao_despau_06

Despau ha probado con varias técnicas aunque se sigue confesando «enganchado» al dibujo a mano: «Mis bolis Bic (naranja) negro y azul de punta fina y manchas de tinta, acuarela, etc. Es todo manual, el dibujo a línea y las tintas, pero la integración la hago en Photoshop. Así puedo controlar mucho más el acabado final, el contraste, el movimiento, los colores  y la composición».

No cree tener ninguna manía ni «TOCs» a la hora de trabajar («aunque lo mismo tengo alguna pero no soy consciente»). Lo que sí se reconoce es la capacidad para trabajar en condiciones «extremas», como cuando sus hijos (Bruno y Max, de 6 y 3 años, respectivamente) están a su lado «gritando, peleando, jugando e incluso dibujando a mi lado».

1020x990_callao_despau_11

1020x990_callao_despau_12

1020x990_callao_despau_13

Se siente cómodo con lo que hace pero sabe de la necesidad de renovarse. «Además de ilustrador también soy director creativo en publicidad y por eso sé que hay que estar abierto y aprender de todos. Hay mucho talento ahí fuera».

Lo sabe porque Despau dedica mucho tiempo a esta tarea: «Paso temporadas en las que veo mucho de lo que hacen otros/as (ilustradores, diseñadores, artistas…), me empapo bien, siento envidia sana de su talentazo, me deprimo, me motivo… En definitiva, absorbo y aprendo».

Aunque cuando trabaja en un proyecto y empieza a dibujar, «no miro nada, estoy yo solo con la hoja en blanco y lo que sale imagino que es una mezcla de lo que he visto y asimilado con todo lo que llevo yo ya de serie». Es la clave, dice, para no perder la esencia.

 

1020x990_callao_despau_16

1020x990_callao_despau_17

1020x990_callao_despau_14

1020x990_callao_despau_18

1020x990_callao_despau_19

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

A David Despau le gustan retratar gente. Solo hay que ver su portfolio para darse cuenta de ello (buena parte de sus proyectos, por cierto, se podrá ver en las pantallas de Callao City Lights durante el mes de octubre).

La complejidad de los gestos y facciones de personajes famosos y anónimos le han fascinado siempre. Desde que era niño y el dibujo pasó a ser una de sus grandes aficiones, y después, ya en la facultad (primero en la de Arquitectura y después en Bellas Artes), y más tarde en su trayectoria profesional en los mundillos de la publicidad, el diseño y la ilustración.

Aunque algunos le resultan más expresivos que otros, Despau asegura que nunca ha renunciado a dibujar a alguien porque su cara no le dijera nada: «Todas son diferentes y de todas se aprende. Es cierto que resulta más interesante dibujar o retratar a gente expresiva. Aunque esto no significa que tengan que tener una expresión histriónica o forzada; depende mucho de la pose, lo que transmite, el gesto, o la fuerza de alguno de sus rasgos (ojos, boca, el movimiento y forma del pelo, complementos como gafas, o la ropa que les dibujes…)».

Cuando dibuja a alguien conocido dice que parte con ventaja: «Es ya de por sí un reclamo. A todos nos fascinan las estrellas. Nos sentimos atraídos por ellas, por eso son estrellas. A mí me pasa lo mismo, me atraen y necesito dibujarlos, siempre aportando mi visión personal, lo que yo veo. Ellos ya traen su “materia prima” de serie pero siempre intento aportar algo que enganche a quien mire mis ilustraciones».

Cuenta que, en ocasiones, esa necesidad de retratar a un actor, cantante o deportista surge en plan arrebato: «Veo una peli y ¡flechazo!; veo una foto y ¡flechazo!; veo un cuadro y ¡flechazo!…».

1020x990_callao_despau_01

 

1020x990_callao_despau_02

1020x990_callao_despau_04

1020x990_callao_despau_05

1020x990_callao_despau_06

Despau ha probado con varias técnicas aunque se sigue confesando «enganchado» al dibujo a mano: «Mis bolis Bic (naranja) negro y azul de punta fina y manchas de tinta, acuarela, etc. Es todo manual, el dibujo a línea y las tintas, pero la integración la hago en Photoshop. Así puedo controlar mucho más el acabado final, el contraste, el movimiento, los colores  y la composición».

No cree tener ninguna manía ni «TOCs» a la hora de trabajar («aunque lo mismo tengo alguna pero no soy consciente»). Lo que sí se reconoce es la capacidad para trabajar en condiciones «extremas», como cuando sus hijos (Bruno y Max, de 6 y 3 años, respectivamente) están a su lado «gritando, peleando, jugando e incluso dibujando a mi lado».

1020x990_callao_despau_11

1020x990_callao_despau_12

1020x990_callao_despau_13

Se siente cómodo con lo que hace pero sabe de la necesidad de renovarse. «Además de ilustrador también soy director creativo en publicidad y por eso sé que hay que estar abierto y aprender de todos. Hay mucho talento ahí fuera».

Lo sabe porque Despau dedica mucho tiempo a esta tarea: «Paso temporadas en las que veo mucho de lo que hacen otros/as (ilustradores, diseñadores, artistas…), me empapo bien, siento envidia sana de su talentazo, me deprimo, me motivo… En definitiva, absorbo y aprendo».

Aunque cuando trabaja en un proyecto y empieza a dibujar, «no miro nada, estoy yo solo con la hoja en blanco y lo que sale imagino que es una mezcla de lo que he visto y asimilado con todo lo que llevo yo ya de serie». Es la clave, dice, para no perder la esencia.

 

1020x990_callao_despau_16

1020x990_callao_despau_17

1020x990_callao_despau_14

1020x990_callao_despau_18

1020x990_callao_despau_19

Compártelo twitter facebook whatsapp
Una campaña para acabar con la desigualdad de género en los nombres de las calles
Los 5 posts más vistos de la semana
La terrible decepción de Emilia Pardo Bazán
El reciclado arte del interiorismo de cartón
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad