BRANDED CONTENT

BRANDED CONTENT
1 de febrero 2016    /   BRANDED CONTENT
 

David Sierra es el ganador de la quinta edición de Hazlo Tú

1 de febrero 2016    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Es difícil saber si en una ciudad hay más palabras o más personas. Una metrópoli sin letras parecería ciega. No llevaría a ningún lugar. Daría miedo. Terror.

Pocas veces se cae en la cuenta de que los neones alumbran la noche y los rótulos señalan dónde hay que ir. Esos carteles están tan envueltos en el paisaje urbano que una ciudad sin ellos se volvería un agujero negro. Un agujero a ninguna parte.

A David Sierra le fascinan los letreros y los neones antiguos. «Esos que ya están un poco hechos polvo pero que siguen llenos de historia», apunta. Y, por eso, el ilustrador los llevó a esta cubierta. Era la propuesta que presentó al concurso que Yorokobu y Volkswagen convocan cada año, desde hace cinco, para diseñar la portada y contraportada del número de febrero.

El ilustrador ganó el certamen ‘Hazlo Tú’. Su pieza fue la elegida por el jurado profesional y el popular entre otras 572 más. «Quería convertir mi dibujo en algo bonito y grande. Tan grande que ocupase una portada y una contraportada entera, y que brillara para que lo viera todo el mundo».

1portada

En esas imágenes de rótulos o de cualquier otra cosa es donde el diseñador habla del mundo. El relato está en el dibujo. En sus ilustraciones que relatan «historias grandes y locas o pequeñas anécdotas escondidas en una esquina. En esas que tienes que estar buscando para encontrarlas. No son cuentos profundos ni tienen un significado trascendente. Son simplemente fábulas que me divierte inventar».

A Sierra le apasionan las formas geométricas, la tipografía y los detalles más diminutos. Dice que le obsesionan las texturas y el color. Por eso le gustan los letreros. Porque todo está ahí dentro. Porque el mundo, sin luz, sin palabras y sin tonalidades diferentes, sería un naufragio. Afortunadamente, no lo es. Es más feliz. Y eso es lo que quiso mostrar en su portada, la sensación de «estar feliz» o, como dicen los japoneses en una sola palabra: Yorokobu.

David-Sierra-Martínez

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Es difícil saber si en una ciudad hay más palabras o más personas. Una metrópoli sin letras parecería ciega. No llevaría a ningún lugar. Daría miedo. Terror.

Pocas veces se cae en la cuenta de que los neones alumbran la noche y los rótulos señalan dónde hay que ir. Esos carteles están tan envueltos en el paisaje urbano que una ciudad sin ellos se volvería un agujero negro. Un agujero a ninguna parte.

A David Sierra le fascinan los letreros y los neones antiguos. «Esos que ya están un poco hechos polvo pero que siguen llenos de historia», apunta. Y, por eso, el ilustrador los llevó a esta cubierta. Era la propuesta que presentó al concurso que Yorokobu y Volkswagen convocan cada año, desde hace cinco, para diseñar la portada y contraportada del número de febrero.

El ilustrador ganó el certamen ‘Hazlo Tú’. Su pieza fue la elegida por el jurado profesional y el popular entre otras 572 más. «Quería convertir mi dibujo en algo bonito y grande. Tan grande que ocupase una portada y una contraportada entera, y que brillara para que lo viera todo el mundo».

1portada

En esas imágenes de rótulos o de cualquier otra cosa es donde el diseñador habla del mundo. El relato está en el dibujo. En sus ilustraciones que relatan «historias grandes y locas o pequeñas anécdotas escondidas en una esquina. En esas que tienes que estar buscando para encontrarlas. No son cuentos profundos ni tienen un significado trascendente. Son simplemente fábulas que me divierte inventar».

A Sierra le apasionan las formas geométricas, la tipografía y los detalles más diminutos. Dice que le obsesionan las texturas y el color. Por eso le gustan los letreros. Porque todo está ahí dentro. Porque el mundo, sin luz, sin palabras y sin tonalidades diferentes, sería un naufragio. Afortunadamente, no lo es. Es más feliz. Y eso es lo que quiso mostrar en su portada, la sensación de «estar feliz» o, como dicen los japoneses en una sola palabra: Yorokobu.

David-Sierra-Martínez

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Gene Sharp, el hombre detrás de las revoluciones actuales
Bocetos de festival
El origen de los dichos: Hacer la pelota
‘Equivocablo’, un libro de “locurrencias” no apto para “monji-gatos”
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.