fbpx
20 de enero 2016    /   CREATIVIDAD
por
 

Los puzzles arquitectónicos del canadiense David Umemoto

20 de enero 2016    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Después de trabajar durante más de 15 años entre planos, el canadiense David Umemoto lleva la arquitectura en su ADN. Un buen día se cansó de la construcción de maquetas en el ordenador y comenzó a investigar una forma diferente de presentar sus trabajos.

Durante ese tiempo, Umemoto trabajó con un equipo de arquitectos, diseñadores y artistas en un complejo proyecto para El Circo del Sol. Este estaba repleto de estructuras surrealistas, y Escher y Shuiten Peeters eran las principales referencias para el proyecto. Aquel poso de buen gusto dejó una marca en la manera de trabajar del canadiense.

umemoto_01

umemoto_06

umemoto_03

«La arquitectura puede ser abstracta y poética, pero de alguna manera es siempre muy racional, estructurada y precisa», comenta el constructor. Aunque ha tratado de improvisar, en muchos casos no le han satisfecho los resultados, así que ahora siempre boceta. Y, como buen arquitecto, se cerciora de que las líneas de sus construcciones se conecten.

umemoto_08-interior

Umemoto se considera un constructor y habla de sus piezas como estructuras y no esculturas. Su estilo recuerda a las construcciones arquitectónicas de América Latina, Polinesia e incluso África. «Me encanta cómo aquellas culturas utilizaban el arte como lenguaje. Sus esculturas eran herramientas y sus edificios, máquinas. Sus composiciones utilizaban geometría básica, la simetría y la repetición de patrones. Me gustaría creer que cualquiera con herramientas sencillas podría construir mis estructuras», explica el artista.

umemoto_02

umemoto_05

El diseño de patrones es una obsesión en su trabajo desde que realizaba azulejos en los que todo tenía que ir conectado. En su estudio de Montreal la música de Phillip Glass le acompaña mientras boceta. Luego descompone los diseños en piezas que se interconectan modularmente, construye las formas en 3D, primero en negativo para rellenarlas con silicona líquida, y así construye un puzzle que va ensamblando. «Hay veces que conozco de antemano la forma final que tendrá la pieza, pero otras improviso y juego con las estructuras», concluye.

umemoto_07

umemoto_09

umemoto_10

 

Después de trabajar durante más de 15 años entre planos, el canadiense David Umemoto lleva la arquitectura en su ADN. Un buen día se cansó de la construcción de maquetas en el ordenador y comenzó a investigar una forma diferente de presentar sus trabajos.

Durante ese tiempo, Umemoto trabajó con un equipo de arquitectos, diseñadores y artistas en un complejo proyecto para El Circo del Sol. Este estaba repleto de estructuras surrealistas, y Escher y Shuiten Peeters eran las principales referencias para el proyecto. Aquel poso de buen gusto dejó una marca en la manera de trabajar del canadiense.

umemoto_01

umemoto_06

umemoto_03

«La arquitectura puede ser abstracta y poética, pero de alguna manera es siempre muy racional, estructurada y precisa», comenta el constructor. Aunque ha tratado de improvisar, en muchos casos no le han satisfecho los resultados, así que ahora siempre boceta. Y, como buen arquitecto, se cerciora de que las líneas de sus construcciones se conecten.

umemoto_08-interior

Umemoto se considera un constructor y habla de sus piezas como estructuras y no esculturas. Su estilo recuerda a las construcciones arquitectónicas de América Latina, Polinesia e incluso África. «Me encanta cómo aquellas culturas utilizaban el arte como lenguaje. Sus esculturas eran herramientas y sus edificios, máquinas. Sus composiciones utilizaban geometría básica, la simetría y la repetición de patrones. Me gustaría creer que cualquiera con herramientas sencillas podría construir mis estructuras», explica el artista.

umemoto_02

umemoto_05

El diseño de patrones es una obsesión en su trabajo desde que realizaba azulejos en los que todo tenía que ir conectado. En su estudio de Montreal la música de Phillip Glass le acompaña mientras boceta. Luego descompone los diseños en piezas que se interconectan modularmente, construye las formas en 3D, primero en negativo para rellenarlas con silicona líquida, y así construye un puzzle que va ensamblando. «Hay veces que conozco de antemano la forma final que tendrá la pieza, pero otras improviso y juego con las estructuras», concluye.

umemoto_07

umemoto_09

umemoto_10

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cómo ser un creativo surrealista
La colección de Converse y DC Comics
Solidarters: arte para que ganen todos
Educación abierta: ¿revolución o reforma?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *