23 de septiembre 2019    /   CREATIVIDAD
por
 Ink Bad Company

De cerca nadie es normal

23 de septiembre 2019    /   CREATIVIDAD     por          Ink Bad Company
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Julio Villanueva Chang, uno de los grandes editores de habla hispana, impartirá un taller de crónicas de personajes los próximos 12 y 13 de octubre en Madrid en colaboración con Yorokobu y Prodigioso Volcán.

De cerca nadie es normal es un taller de perfiles, es decir, un taller de crónicas de personajes. Durante catorce horas, divididas en dos días de sesiones, Julio Villanueva Chang propone una ruta para pensar, producir y editar reportajes sobre personas y comunidades. Desde crónicas acabadas en dos horas hasta historias con más de un año de trabajo, sean publicadas en un libro o en un muro de facebook.

A diferencia de otros talleres, que discuten sobre todo el trabajo de técnicas para reconstruir un suceso –cómo narrarlo–, en su taller, Villanueva Chang se propone (sobre todo y además) debatir las ideas y experiencias que ha encarnado una persona durante su vida –cómo explicarla–.

Se trata de producir ideas emocionantes desde el título y en librar una batalla por atrapar la atención y conmover a un público que en general prefiere no saber –o cree saber– lo que publicaremos. Perfilar a una persona o a una comunidad de gente, sean públicas o anónimas, exige un trabajo de indagación tan atlético como intelectual.

A través de lecturas colectivas de perfiles y de muestras en detalle de la artesanía del editing, el taller es una propuesta que evita partir desde la superioridad moral de un tema –poder, corrupción, dinero, pobreza, catástrofes– o de la propia importancia de un personaje –fama o popularidad–, sino por el contrario, desea partir de discutir con uno mismo cómo convertir una historia remota y ajena, incluso la de una persona desconocida o anónima, en un asunto emocionalmente nuestro.

Partir entonces de dos preguntas que a primera vista son retóricas pero que son esenciales para atrapar el asombro y la atención de alguien: 1. ¿De qué se trata una historia? 2. ¿Qué tiene que ver esa historia conmigo?

Exploraremos numerosos casos de perfiles y discutiremos detalles como: ¿Qué clase de preguntas exigiría entrevistar, por ejemplo, a una prima bailarina de ballet, a un premio nóbel de Economía o al portero de un edificio? ¿Cómo ganar la confianza de la gentemás allá de la situación teatral de una entrevista? ¿Cuán confiable y posible es publicar una historia sin haber podido hablar con el protagonista? ¿Qué anotamos en una libreta o en un teléfono durante una escena en la que somos testigos? ¿Cómo reconstruimos el momento de la vida de alguien sinunca hemos estado allí, más aún si la memoria de cualquiertestigo es por naturaleza defectuosa? ¿Qué detalles elegimos para contagiar a alguien con un asunto ajeno? ¿De quénormalmente se acuerda la gente al acabar de leer, escuchar o ver una historia? ¿Cómo crear empatía, crítica y memoria? En otras palabras, ¿qué hacer para que lo que nos importa a nosotros le importe también a todo el mundo?

Este taller es también un ejercicio de discutir cómo conseguimos la atención y la empatía de un desconocido frente a una historia tan propia como ajena, tan aparentemente insignificante como importante. Es también una muestra del trabajo personal de Julio Villanueva Chang como cronista y editor.

Entregaremos a los alumnos un material impreso con fragmentos de unos veinte perfiles en español e inglés, en el que cada texto explora en un casoejemplar y sus problemas por resolver. Sirven para resolver problemas posibles desde nuestro trabajo de campo (entrevistas, observación, apuntes) hasta el solitario trabajo de narración (escritura y sentido).

El taller va más allá del periodismo y la literatura, e incluye discusiones sobre psicología, ética, fotografía, diseño y redes. Villanueva Chang ha dictado este taller en Buenos Aires, Barcelona, Ciudad de México, Berlín, San Salvador, Sao Paulo y Nueva York. En sus talleres se han inscrito arquitectos, cantantes, maestros, cineastas, psicólogos, documentalistas, historiadores, economistas, comunicadores políticos, publicistas, diseñadores, actrices y actores, fotógrafos, estudiantes y periodistas. En suma, personas que tienen que narrar y explicar con claridad la complejidad de otras personas, sus contradicciones y dramas.

Durante su taller, Julio Villanueva Chang muestra cómo ha producido con autores una historia en Etiqueta Negra y Etiqueta Verde, una serie de trabajos sobre personas que han ganado premios como el Rey de España, García Márquez, y Ortega y Gasset de periodismo. El maestro mostrará e-mails, chats y archivos de word sobre el work in progress de algunas de sus historias más exitosas.

Discutimos experiencias de toda clase con fragmentos de más de veinte perfiles en español e inglés, a modo de casos ejemplares: una bailarina de ballet afroamericana que aspira a ser la primera prima ballerina negra de una gran compañía, un matemático fuera de serie que resuelve una conjetura que llevaba casi tres siglos sin resolver, el futbolista más genial del mundo, un refugiada de guerra enamorada, un Premio Nóbel de Economía que llega tarde a sus citas, una bebida gaseosa que derrota a la Coca Cola, un sonidista de cine que no puede andar sin tapones en los oídos, los ministros de un presidente que se dice revolucionario, un torero que quiere escalar el Himalaya, una defensora de la amazonía que no tiene tiempo para cuidar su jardín, o el deconocido portero de un edificiodel que todos hablan porque acaba de morir.

Además, conversamos con un autor invitado sobre cómo pensó y trabajó una de sus historias más difíciles. En suma, el taller es un cajón de herramientas para producir un perfil. Pero también un debate sobre la dificultad de conocer a una persona y de intentar ser justos con ella.

«Si queremos producir historias críticas y conmovedoras —dice Chang— no sólo discutamos de hechos, o de periodismo y narración: discutamos de prejuicios y mentalidades, de intuición y empatía, de neurología, es decir, de la naturaleza confusa, caprichosa y contradictoria de la gente».

El taller es, a fin de cuentas, una propuesta sobre cómo producir y narrar una historia casi siempre sin la ayuda de un editor y pensando en una idea por debatir.

OBJETIVO

Al final de este taller los alumnos se irán con una cantidad suficiente de ejemplos y casos para resolver por cuenta propia cómo producir el retrato singular de una persona a partir de una idea que inquiete en lo posible a una mayoría.

También se irán con ideas de publicarlos en lugares que oscilan entre facebook e instagram hasta revistas y libros impresos. Pero, sobre todo, esperamos que después del taller los alumnos vuelvan a pensar detalles que hasta ayer les parecían más o menos obvios, pero que no lo son del todo: desde qué preguntar, qué entrecomillar y qué cifrar, hasta qué situaciones de sus personajes escenificar y resumir para conmover con una historia, y de cómo convertir un dato en conocimiento y un acontecimiento en emoción y experiencia.

Días:
Sábado 12 y domingo 13 de octubre
Un taller inmersivo de 14 horas durante los dos días
De 10.00 am a 5.00 pm

Lugar:
Prodigioso Volcán
C/El Escorial 17
28004 Madrid

Precio:
150 euros
(incluye un material de lectura de unas 130 páginas)

Inscripciones:
talleresetiquetanegra@gmail.com

JULIO VILLANUEVA CHANG

Es fundador de la revista Etiqueta Negra, maestro de la Fundación García Márquez para el Nuevo Periodismo (FNPI) y miembro del Comité Consultivo de Radio Ambulante.org. Fue Premio de Crónicas de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). Ha publicado De cerca nadie es normal, una antología de sus perfiles de Ferran Adrià, Gabriel García Márquez, Ryszard Kapuscinski, JuanDiego Flórez y Werner Herzog; y Un aficionado a las tormentas, una colección de once de sus columnas.

Prepara un nuevo libro de perfiles de sus encuentros con el arquitecto Oscar Niemeyer, el director de orquesta Gustavo Dudamel, el exbailarín Julio Bocca, el jardinero Gilles Clément y el músico David Byrne. Fue editor del libro Messi, de Leonardo Faccio (Barcelona, Debate, hoy traducido a quince idiomas).

Historias bajo su dirección y edición han ganado premios Rey de España de Periodismo, Ortega y Gasset y de la Fundación García Márquez para un Nuevo Periodismo. Ha sido editor invitado en Cultura/s del diario La Vanguardia (Barcelona) y en las revistas Letras Libres (México-España), e Internazionale (Italia).

Ha sido profesor visitante del máster de periodismo de la Universidad de Barcelona-Universidad de Columbia, expositor en el TEDx Amazonia de Brasil y expositor en las conferencias de periodismo narrativo de la Nieman Foundation at Harvard, en la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing y en las universidades de Stanford, Columbia y Yale. Sus textos, traducidos a seis idiomas, han sido publicados en El País Semanal, Folha de S. Paulo, Feuilleton, National Geographic, McSweeney’s, The Believer, Words Without Borders y Dan Du 单读.  Hoy es uno de los jurados en castellano del True Story Award, el primer premio de reportaje global en veinte idiomas.

SOBRE ETIQUETA NEGRA Y JULIO VILLANUEVA CHANG

«El método de Villanueva Chang funciona tan bien que en sus perfiles ha emergido con nuevas verdades sobre sus personajes y también quizás sobre la naturaleza humana. Pero hay aún más: al leerlos uno se percata de que todas las figuras públicas elegidas por Chang —entre ellos el superchef catalán Ferran Adrià, el cineasta alemán Werner Herzog, el escritor polaco Ryszard Kapuscinski— son gente más bien como él mismo: perfeccionistas obsesivos que crean en los márgenes de un mundo conocido y que viven en una suerte de crepúsculo perpetuo, ocultos detrás de sus mitificadas imágenes públicas».

–Jon Lee Anderson–

«The magazine Etiqueta Negra captures Peru’s new sense of breaking out of isolation».

–The New York Times–

«Etiqueta Negra  tiene un nivel artístico altísimo y admiro el esfuerzo que ponéis en editarla».

–Ryszard Kapuscinski–

«I love Etiqueta Negra. It’s probably the best looking magazine I can think of at the moment.  But I also love the theme issues, that let writers play with an idea. There aren’t many magazines in the world that have this amount of intellectuals, adventure, sophistication, humour and energy, and a kind of spirit that makes it very special among magazines. I don’t think anyone is doing a magazine like it right now. I am really proud of being associated with it in any way, and I love seeing my stories in it».

–Susan Orlean. Cronista de The New Yorker–

«Hace poco leí en el correo de lectores de Etiqueta Negra algo terrible: un canadiense se sorprendía de que semejante revista se hiciera en el Perú. «Es lo que uno podría esperar de México –decía– o de Buenos Aires». De Buenos Aires lo podemos esperar sentados. Se llama Etiqueta Negra, se publica en Lima y es la mejor revista de crónicas del continente».

–Martín Caparrós–

 «La revista Etiqueta Negra, tal vez la mayor escuela de periodismo de América Latina».

–Jorge Carrión. The New York Times en español–

«El perfil es el género en el que, dentro de la crónica, Julio Villanueva Chang es un maestro. El gran autor que ha influido en él —y no creo que haya otro en el idioma que se le acerque tanto— es Gabriel García Márquez. Pero Villanueva Chang tiene sellos personales que son únicos y que lo convierten en uno de nuestros mejores cronistas en el momento contemporáneo, no sólo en nuestra lengua sino en cualquier lengua».

–Juan Villoro–

«Julio Villanueva Chang es, tal vez, el mejor editor de periodismo narrativo que hay en América Latina. Sabe plantearle a cada historia las preguntas necesarias y sabe cómo lograr que cada autor que pasa por sus manos dé lo mejor de sí mismo. Tiene una intuición feroz y es a la vez un cronista vigilado implacablemente por su propio ojo de editor. Sus textos tienen una carpintería poderosa. Sus investigaciones son ambiciosas y abundantes en la exploración del contexto. Su libro Elogios criminales es una cátedra de periodismo narrativo».

–Alberto Salcedo Ramos–

«Etiqueta Negra es la mejor revista del mundo, y yo no digo las cosas por decir».

–Ferran Adrià. elBulli–

«La rivista più bella del mondo? La fanno in Perú. Etiqueta Negra, un suceso editoriale, è basata su firme eccezionali un editing snervante, fino alla perfezione. E zulla convinzione che la stampa non è finita. Dipende solo da cosa c’èscritto sopra». [¿La revista más bella del mundo? La hacen en Perú. Etiqueta Negra, un suceso editorial, se basa en sus firmas excepcionales, en una forma de editar desconcertante hasta la perfección. Y la creencia de que el periodismo impreso no se acabó. Que sólo depende de lo que se escriba en él].

Diario La Repubblica. Italia

«More daring than Esquire, more well-connected than the Paris Review, better looking than the New Yorker, EtiquetaNegra is-the-magazine for the hemisphere rather than the narrow U.S. of America. So why don’t more people know it? Because it’s in Spanish? Because it’s from Peru? An important publication to check out and to know». 

–Mark Greif. Founding Editor N+1 Magazine–

«Villanueva Chang viene a ser para esta generación algo así como el gurú-editor».

–Babelia. El País

«Etiqueta Negra se ha vuelto LA revista a la que aspiran los nuevos escritores en América Latina, porque es alegre y seria a la vez, creativa en sus libertades y exigente en su deseo de ofrecer el más delicioso dialogo entre los escritores y el lector».

–Alma Guillermoprieto

«La mejor revista de Nuevo Periodismo es latinoamericana. Además de amalgamar con insólito rigor las potencias de la narración literaria con la gula de la información y las urgencias del mundo, la poética periodística de Etiqueta Negra consuma un extraño milagro: volver radiactivo todo lo que toca. Etiqueta Negra tiene artículos que yo jamás pensé que iba a leer. Sólo después del New Yorker, creo que no hay otra revista que me haya producido esa especie de adicción instantánea, y en ese sentido es la revista que siempre yo quise hacer. Etiqueta Negra es una revista completa en el sentido de que produce cierto tipo de ilusión, y después es difícil darse una idea de cómo realmente la revista se hace. Es una revista que se reinventa, que parece acaudalada, que parece no faltarle nada. Lo que me sorprende es que Etiqueta Negra sea la revista que tanto Martín [Caparrós] como yo siempre quisimos hacer –y que por alguna razón nunca hicimos y ahora nos contentamos sólo con leer–, que sea una revista como reservada justamente por las condiciones más exigentes que impone una ciudad como Lima. Muchas veces las cosas más precarias son las condiciones para que las cosas se hagan más puras, más cercas de la idea original que les permitió nacer. ¿Qué es lo peor de Etiqueta Negra? Que todavía es demasiado secreta».

–Alan Pauls–

«La mejor revista que hay es Etiqueta Negra. Tiene unos esfuerzos de los que nosotros carecemos. Nosotros hemos nacido digitales, con una comunidad de lectores, nos ha resultado bastante fácil. Nosotros somos hijos de Etiqueta Negra. Somos sus grandes admiradores».

–Hernán Casciari. Fundador de Orsai–

«Mi primer taller de aprendizaje fue Etiqueta Negra, con el maestro Julio Villanueva Chang.  No hay mejor editor en América Latina y debo mucho de mi carrera a esas lecciones que me dio».

–Daniel AlarcónFundador de Radio Ambulante

«We consider ourselves your brothers and sisters up here in San Francisco, in the same path, fighting the same fight. I think seeing your magazine was a revelation for me. Because I’ve seen magazines from all over the world, I collect them, I subscribe. Etiqueta Negra  is so beautiful and luxurious. I’m a designer too. I’m very picky about design. It is one of the best made magazines of the world, so I pay attention right away. Automatically, it has been on my radar. It’s likeminded, and we share a lot of DNA, an idea of what looks good and interesting».

–Dave Eggers. Founding Editor de McSweeney’s y The Believer–.

«Los textos de Etiqueta Negra sufren el vigoroso tratamiento de Chang, un maniático del editing, se dice, como en su día lo fue Bill Buford en el Granta de los ochenta».

–Jorge Herralde

«En general detesto las revistas. Casi siempre son frívolas, se copian unas a otras, y se acaban muy pronto, cuando apenas los articulistas están entrando en materia. Hay dos o tres excepciones que me gustan, y una de ellas es Etiqueta Negra. Esta etiqueta al revés, este gusto vuelto patas arriba, no copia sino que inventa temas, no es pasiva sino incisiva, no es perezosa intelectualmente, sino desafiante. Es una revista llevada con olfato, y por eso el resultado huele bien. El chino tropical que la dirige siempre nos sorprende con algo».

–Héctor Abad Facciolince

«Comparisons to the New Yorker are no accident (…). Unlike much U.S. culture that gets lost in translation by the time it reaches Latin America, Chang understood that the inspiration from the New Yorker was merely a starting point. Because while, say, a rock band from Lima might be influenced by Depeche Mode or the Doobie Brothers, the musicians sometimes forget to throw their own Latino roots into the mix. Not so with EtiquetaNegra . Using a lengthy, nonfiction approach to its stories, EtiquetaNegra  takes on subject matter relevant to Latin America with internationally accepted journalism ethics but also with a Peruvian voice».

–The San Francisco Chronicle–

«The New Yorker, with its emphasis on reflection and reporting, has become the natural editorial model to follow. No other magazine in Latin America has been able to emulate that publication’s elegance and dynamism as well as Peru’s Etiqueta Negra (…). Unlike the vast majority of tradition-bound Latin American magazines, Etiqueta Negra has faith in the attention span and intelligence of its readers. The magazine’s stories reveal the editors’ commitment to good literary sense as well as a unique, unpretentious worldview. When it comes to its art direction, however, Etiqueta Negra leaves all resemblance to The New Yorker behind. Etiqueta Negra  is a rara avis on the Latin American newsstand; one can easily imagine picking it out from the crowd because of its content and modern design. Etiqueta Negra  is the perfect embodiment of Latin America’s bright future in journalism. It is also, in a certain sense, a good role model for other publications that are looking for a way to represent a regional identity while, at the same time, creatively defending a great literary tradition. It does not underestimate the reader, nor is it a slave to the market. It is a magazine that is not afraid of reflection, and yet does not take itself too seriously. That’s a considerable blessing for today’s Spanish-speaking newsstand (…) under the tutelage of founder Julio Villanueva Chang, a Peruvian journalist who approaches magazine creation as an artistic craft.»

–Foreign Policy–

«Cuando termino de leer un ejemplar de Etiqueta Negra me quedo con la sensación de que América Latina tiene todas las posibilidades y sólo necesita un buen editor que la organice. Etiqueta Negra aumenta mi orgullo de hablar y escribir español, pero sobre todo de leerlo. No me atrevo a decir que Etiqueta Negra te cambia la vida, pero sin duda te la mejora».

–Alberto Fuguet–

«En un tiempo de crisis de las publicaciones, se mantienen aquellas que saben conjuntar la política, la cultura, la sociedad del espectáculo y el espectáculo de la sociedad. No son demasiadas, pero en América Latina hay varias de alta calidad. Una de ellas, que leo con la puntualidad debida, es Etiqueta Negra, que reúne destreza informativa, formato excelente, colaboraciones importantes, fotos que causan adicción, e incluso el chisme considerado como una de las bellas artes».

–Carlos Monsiváis– 

«Los periódicos pasan, es su oficio y su sacrificio, pero en ellos viaja también la literatura y resulta bueno que la literatura se quede un rato más. El poeta José Bergamín titulaba sus apuntes semanales ‘Las cosas que no pasan’. También Villanueva Chang sabe hablar de lo que no pasa, incesantemente, de lo que se enreda en las palabras hasta nunca jamás».

–Fernando Savater–

«¿Y la crónicas? La últimas dignas de llamarse así las escribió hace pocos años, en El Comercio, Julio Villanueva Chang. Pero Villanueva Chang huyó de la prensa de masas y se refugió en un experimento brillante como minoritario. Y como él, los mejores se han ido yendo y las redacciones se han llenado de espectros obedientes».

–César Hildebrandt

«Uno de los motores y epicentros del rescate del género del periodismo narrativo es Julio Villanueva Chang. No sólo como autor sino también como editor. Desde Lima, que tiene muchas virtudes pero que no es el centro del mundo, logró hacer de Etiqueta Negra la revista cultural de periodismo más importante de la lengua española. Además fue un empeño casi solitario, al menos al principio, que logró congregar a una nueva generación de narradores, construir otra y volverse el centro de la discusión sobre el periodismo narrativo en América Latina. Y esto es un mérito gigantesco».

–Ricardo Cayuela Gally. Editor general para México de Random House Mondadori

«Villanueva Chang me pareció a la altura de su leyenda [un editor fenomenal]. Es alto, con el pelo negro y largo, y no consigue esconder la sonrisa espontánea y las gafas grandes de un alumno adicto a la lectura. Se viste bastante de negro, no sé si algo tiene que ver con el nombre de su revista. O si, más bien, es el vestido de un monje de la edición que saca con unos amigos una revista de primer orden en condiciones de supervivencia económica»

–Jean François Foguel. Consejero de Le Monde

«Hay editores famosos en América Latina como Julio Villanueva Chang, que se ha convertido en una leyenda. Es un grandísimo editor creativo. A mí me ha servido mucho dialogar con él».

–Juan Villoro–

«Etiqueta Negra es probablemente la mejor revista de crónicas en lengua española. Pero aparte de eso es también la gran sorpresa de haber podido encontrar una revista que en español hable de todos los temas que se están hablando en otros idiomas, en inglés, en francés, en alemán. Para un autor, es también el gusto que da poder tener un equipo de editores muy buenos, muy serios, muy rigurosos, muy exigentes, que mejoran el texto de uno. Esto es raro: muchas veces los editores no me han parado mucho, pero en el caso de sus editores sí me han parado mucho, y hacen unos textos muy buenos, tienen muy buenas ideas y crean un diálogo con el autor. Uno los encuentra muy poco en su vida».

–Héctor Feliciano. Maestro Fundación García Márquez para un Nuevo Periodismo

«Julio Villanueva Chang es el maestro de crónica más exigente que he tenido. En sus talleres he recibido muchos consejos prácticos, he descubierto nuevos autores fascinantes y también he desaprendido cosas que durante mucho tiempo me parecían inamovibles de mi mente».

–Diego Enrique Osorno. Autor de Carlos Slim. Retrato político del hombre más rico del mundo–

Julio Villanueva Chang, uno de los grandes editores de habla hispana, impartirá un taller de crónicas de personajes los próximos 12 y 13 de octubre en Madrid en colaboración con Yorokobu y Prodigioso Volcán.

De cerca nadie es normal es un taller de perfiles, es decir, un taller de crónicas de personajes. Durante catorce horas, divididas en dos días de sesiones, Julio Villanueva Chang propone una ruta para pensar, producir y editar reportajes sobre personas y comunidades. Desde crónicas acabadas en dos horas hasta historias con más de un año de trabajo, sean publicadas en un libro o en un muro de facebook.

A diferencia de otros talleres, que discuten sobre todo el trabajo de técnicas para reconstruir un suceso –cómo narrarlo–, en su taller, Villanueva Chang se propone (sobre todo y además) debatir las ideas y experiencias que ha encarnado una persona durante su vida –cómo explicarla–.

Se trata de producir ideas emocionantes desde el título y en librar una batalla por atrapar la atención y conmover a un público que en general prefiere no saber –o cree saber– lo que publicaremos. Perfilar a una persona o a una comunidad de gente, sean públicas o anónimas, exige un trabajo de indagación tan atlético como intelectual.

A través de lecturas colectivas de perfiles y de muestras en detalle de la artesanía del editing, el taller es una propuesta que evita partir desde la superioridad moral de un tema –poder, corrupción, dinero, pobreza, catástrofes– o de la propia importancia de un personaje –fama o popularidad–, sino por el contrario, desea partir de discutir con uno mismo cómo convertir una historia remota y ajena, incluso la de una persona desconocida o anónima, en un asunto emocionalmente nuestro.

Partir entonces de dos preguntas que a primera vista son retóricas pero que son esenciales para atrapar el asombro y la atención de alguien: 1. ¿De qué se trata una historia? 2. ¿Qué tiene que ver esa historia conmigo?

Exploraremos numerosos casos de perfiles y discutiremos detalles como: ¿Qué clase de preguntas exigiría entrevistar, por ejemplo, a una prima bailarina de ballet, a un premio nóbel de Economía o al portero de un edificio? ¿Cómo ganar la confianza de la gentemás allá de la situación teatral de una entrevista? ¿Cuán confiable y posible es publicar una historia sin haber podido hablar con el protagonista? ¿Qué anotamos en una libreta o en un teléfono durante una escena en la que somos testigos? ¿Cómo reconstruimos el momento de la vida de alguien sinunca hemos estado allí, más aún si la memoria de cualquiertestigo es por naturaleza defectuosa? ¿Qué detalles elegimos para contagiar a alguien con un asunto ajeno? ¿De quénormalmente se acuerda la gente al acabar de leer, escuchar o ver una historia? ¿Cómo crear empatía, crítica y memoria? En otras palabras, ¿qué hacer para que lo que nos importa a nosotros le importe también a todo el mundo?

Este taller es también un ejercicio de discutir cómo conseguimos la atención y la empatía de un desconocido frente a una historia tan propia como ajena, tan aparentemente insignificante como importante. Es también una muestra del trabajo personal de Julio Villanueva Chang como cronista y editor.

Entregaremos a los alumnos un material impreso con fragmentos de unos veinte perfiles en español e inglés, en el que cada texto explora en un casoejemplar y sus problemas por resolver. Sirven para resolver problemas posibles desde nuestro trabajo de campo (entrevistas, observación, apuntes) hasta el solitario trabajo de narración (escritura y sentido).

El taller va más allá del periodismo y la literatura, e incluye discusiones sobre psicología, ética, fotografía, diseño y redes. Villanueva Chang ha dictado este taller en Buenos Aires, Barcelona, Ciudad de México, Berlín, San Salvador, Sao Paulo y Nueva York. En sus talleres se han inscrito arquitectos, cantantes, maestros, cineastas, psicólogos, documentalistas, historiadores, economistas, comunicadores políticos, publicistas, diseñadores, actrices y actores, fotógrafos, estudiantes y periodistas. En suma, personas que tienen que narrar y explicar con claridad la complejidad de otras personas, sus contradicciones y dramas.

Durante su taller, Julio Villanueva Chang muestra cómo ha producido con autores una historia en Etiqueta Negra y Etiqueta Verde, una serie de trabajos sobre personas que han ganado premios como el Rey de España, García Márquez, y Ortega y Gasset de periodismo. El maestro mostrará e-mails, chats y archivos de word sobre el work in progress de algunas de sus historias más exitosas.

Discutimos experiencias de toda clase con fragmentos de más de veinte perfiles en español e inglés, a modo de casos ejemplares: una bailarina de ballet afroamericana que aspira a ser la primera prima ballerina negra de una gran compañía, un matemático fuera de serie que resuelve una conjetura que llevaba casi tres siglos sin resolver, el futbolista más genial del mundo, un refugiada de guerra enamorada, un Premio Nóbel de Economía que llega tarde a sus citas, una bebida gaseosa que derrota a la Coca Cola, un sonidista de cine que no puede andar sin tapones en los oídos, los ministros de un presidente que se dice revolucionario, un torero que quiere escalar el Himalaya, una defensora de la amazonía que no tiene tiempo para cuidar su jardín, o el deconocido portero de un edificiodel que todos hablan porque acaba de morir.

Además, conversamos con un autor invitado sobre cómo pensó y trabajó una de sus historias más difíciles. En suma, el taller es un cajón de herramientas para producir un perfil. Pero también un debate sobre la dificultad de conocer a una persona y de intentar ser justos con ella.

«Si queremos producir historias críticas y conmovedoras —dice Chang— no sólo discutamos de hechos, o de periodismo y narración: discutamos de prejuicios y mentalidades, de intuición y empatía, de neurología, es decir, de la naturaleza confusa, caprichosa y contradictoria de la gente».

El taller es, a fin de cuentas, una propuesta sobre cómo producir y narrar una historia casi siempre sin la ayuda de un editor y pensando en una idea por debatir.

OBJETIVO

Al final de este taller los alumnos se irán con una cantidad suficiente de ejemplos y casos para resolver por cuenta propia cómo producir el retrato singular de una persona a partir de una idea que inquiete en lo posible a una mayoría.

También se irán con ideas de publicarlos en lugares que oscilan entre facebook e instagram hasta revistas y libros impresos. Pero, sobre todo, esperamos que después del taller los alumnos vuelvan a pensar detalles que hasta ayer les parecían más o menos obvios, pero que no lo son del todo: desde qué preguntar, qué entrecomillar y qué cifrar, hasta qué situaciones de sus personajes escenificar y resumir para conmover con una historia, y de cómo convertir un dato en conocimiento y un acontecimiento en emoción y experiencia.

Días:
Sábado 12 y domingo 13 de octubre
Un taller inmersivo de 14 horas durante los dos días
De 10.00 am a 5.00 pm

Lugar:
Prodigioso Volcán
C/El Escorial 17
28004 Madrid

Precio:
150 euros
(incluye un material de lectura de unas 130 páginas)

Inscripciones:
talleresetiquetanegra@gmail.com

JULIO VILLANUEVA CHANG

Es fundador de la revista Etiqueta Negra, maestro de la Fundación García Márquez para el Nuevo Periodismo (FNPI) y miembro del Comité Consultivo de Radio Ambulante.org. Fue Premio de Crónicas de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). Ha publicado De cerca nadie es normal, una antología de sus perfiles de Ferran Adrià, Gabriel García Márquez, Ryszard Kapuscinski, JuanDiego Flórez y Werner Herzog; y Un aficionado a las tormentas, una colección de once de sus columnas.

Prepara un nuevo libro de perfiles de sus encuentros con el arquitecto Oscar Niemeyer, el director de orquesta Gustavo Dudamel, el exbailarín Julio Bocca, el jardinero Gilles Clément y el músico David Byrne. Fue editor del libro Messi, de Leonardo Faccio (Barcelona, Debate, hoy traducido a quince idiomas).

Historias bajo su dirección y edición han ganado premios Rey de España de Periodismo, Ortega y Gasset y de la Fundación García Márquez para un Nuevo Periodismo. Ha sido editor invitado en Cultura/s del diario La Vanguardia (Barcelona) y en las revistas Letras Libres (México-España), e Internazionale (Italia).

Ha sido profesor visitante del máster de periodismo de la Universidad de Barcelona-Universidad de Columbia, expositor en el TEDx Amazonia de Brasil y expositor en las conferencias de periodismo narrativo de la Nieman Foundation at Harvard, en la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing y en las universidades de Stanford, Columbia y Yale. Sus textos, traducidos a seis idiomas, han sido publicados en El País Semanal, Folha de S. Paulo, Feuilleton, National Geographic, McSweeney’s, The Believer, Words Without Borders y Dan Du 单读.  Hoy es uno de los jurados en castellano del True Story Award, el primer premio de reportaje global en veinte idiomas.

SOBRE ETIQUETA NEGRA Y JULIO VILLANUEVA CHANG

«El método de Villanueva Chang funciona tan bien que en sus perfiles ha emergido con nuevas verdades sobre sus personajes y también quizás sobre la naturaleza humana. Pero hay aún más: al leerlos uno se percata de que todas las figuras públicas elegidas por Chang —entre ellos el superchef catalán Ferran Adrià, el cineasta alemán Werner Herzog, el escritor polaco Ryszard Kapuscinski— son gente más bien como él mismo: perfeccionistas obsesivos que crean en los márgenes de un mundo conocido y que viven en una suerte de crepúsculo perpetuo, ocultos detrás de sus mitificadas imágenes públicas».

–Jon Lee Anderson–

«The magazine Etiqueta Negra captures Peru’s new sense of breaking out of isolation».

–The New York Times–

«Etiqueta Negra  tiene un nivel artístico altísimo y admiro el esfuerzo que ponéis en editarla».

–Ryszard Kapuscinski–

«I love Etiqueta Negra. It’s probably the best looking magazine I can think of at the moment.  But I also love the theme issues, that let writers play with an idea. There aren’t many magazines in the world that have this amount of intellectuals, adventure, sophistication, humour and energy, and a kind of spirit that makes it very special among magazines. I don’t think anyone is doing a magazine like it right now. I am really proud of being associated with it in any way, and I love seeing my stories in it».

–Susan Orlean. Cronista de The New Yorker–

«Hace poco leí en el correo de lectores de Etiqueta Negra algo terrible: un canadiense se sorprendía de que semejante revista se hiciera en el Perú. «Es lo que uno podría esperar de México –decía– o de Buenos Aires». De Buenos Aires lo podemos esperar sentados. Se llama Etiqueta Negra, se publica en Lima y es la mejor revista de crónicas del continente».

–Martín Caparrós–

 «La revista Etiqueta Negra, tal vez la mayor escuela de periodismo de América Latina».

–Jorge Carrión. The New York Times en español–

«El perfil es el género en el que, dentro de la crónica, Julio Villanueva Chang es un maestro. El gran autor que ha influido en él —y no creo que haya otro en el idioma que se le acerque tanto— es Gabriel García Márquez. Pero Villanueva Chang tiene sellos personales que son únicos y que lo convierten en uno de nuestros mejores cronistas en el momento contemporáneo, no sólo en nuestra lengua sino en cualquier lengua».

–Juan Villoro–

«Julio Villanueva Chang es, tal vez, el mejor editor de periodismo narrativo que hay en América Latina. Sabe plantearle a cada historia las preguntas necesarias y sabe cómo lograr que cada autor que pasa por sus manos dé lo mejor de sí mismo. Tiene una intuición feroz y es a la vez un cronista vigilado implacablemente por su propio ojo de editor. Sus textos tienen una carpintería poderosa. Sus investigaciones son ambiciosas y abundantes en la exploración del contexto. Su libro Elogios criminales es una cátedra de periodismo narrativo».

–Alberto Salcedo Ramos–

«Etiqueta Negra es la mejor revista del mundo, y yo no digo las cosas por decir».

–Ferran Adrià. elBulli–

«La rivista più bella del mondo? La fanno in Perú. Etiqueta Negra, un suceso editoriale, è basata su firme eccezionali un editing snervante, fino alla perfezione. E zulla convinzione che la stampa non è finita. Dipende solo da cosa c’èscritto sopra». [¿La revista más bella del mundo? La hacen en Perú. Etiqueta Negra, un suceso editorial, se basa en sus firmas excepcionales, en una forma de editar desconcertante hasta la perfección. Y la creencia de que el periodismo impreso no se acabó. Que sólo depende de lo que se escriba en él].

Diario La Repubblica. Italia

«More daring than Esquire, more well-connected than the Paris Review, better looking than the New Yorker, EtiquetaNegra is-the-magazine for the hemisphere rather than the narrow U.S. of America. So why don’t more people know it? Because it’s in Spanish? Because it’s from Peru? An important publication to check out and to know». 

–Mark Greif. Founding Editor N+1 Magazine–

«Villanueva Chang viene a ser para esta generación algo así como el gurú-editor».

–Babelia. El País

«Etiqueta Negra se ha vuelto LA revista a la que aspiran los nuevos escritores en América Latina, porque es alegre y seria a la vez, creativa en sus libertades y exigente en su deseo de ofrecer el más delicioso dialogo entre los escritores y el lector».

–Alma Guillermoprieto

«La mejor revista de Nuevo Periodismo es latinoamericana. Además de amalgamar con insólito rigor las potencias de la narración literaria con la gula de la información y las urgencias del mundo, la poética periodística de Etiqueta Negra consuma un extraño milagro: volver radiactivo todo lo que toca. Etiqueta Negra tiene artículos que yo jamás pensé que iba a leer. Sólo después del New Yorker, creo que no hay otra revista que me haya producido esa especie de adicción instantánea, y en ese sentido es la revista que siempre yo quise hacer. Etiqueta Negra es una revista completa en el sentido de que produce cierto tipo de ilusión, y después es difícil darse una idea de cómo realmente la revista se hace. Es una revista que se reinventa, que parece acaudalada, que parece no faltarle nada. Lo que me sorprende es que Etiqueta Negra sea la revista que tanto Martín [Caparrós] como yo siempre quisimos hacer –y que por alguna razón nunca hicimos y ahora nos contentamos sólo con leer–, que sea una revista como reservada justamente por las condiciones más exigentes que impone una ciudad como Lima. Muchas veces las cosas más precarias son las condiciones para que las cosas se hagan más puras, más cercas de la idea original que les permitió nacer. ¿Qué es lo peor de Etiqueta Negra? Que todavía es demasiado secreta».

–Alan Pauls–

«La mejor revista que hay es Etiqueta Negra. Tiene unos esfuerzos de los que nosotros carecemos. Nosotros hemos nacido digitales, con una comunidad de lectores, nos ha resultado bastante fácil. Nosotros somos hijos de Etiqueta Negra. Somos sus grandes admiradores».

–Hernán Casciari. Fundador de Orsai–

«Mi primer taller de aprendizaje fue Etiqueta Negra, con el maestro Julio Villanueva Chang.  No hay mejor editor en América Latina y debo mucho de mi carrera a esas lecciones que me dio».

–Daniel AlarcónFundador de Radio Ambulante

«We consider ourselves your brothers and sisters up here in San Francisco, in the same path, fighting the same fight. I think seeing your magazine was a revelation for me. Because I’ve seen magazines from all over the world, I collect them, I subscribe. Etiqueta Negra  is so beautiful and luxurious. I’m a designer too. I’m very picky about design. It is one of the best made magazines of the world, so I pay attention right away. Automatically, it has been on my radar. It’s likeminded, and we share a lot of DNA, an idea of what looks good and interesting».

–Dave Eggers. Founding Editor de McSweeney’s y The Believer–.

«Los textos de Etiqueta Negra sufren el vigoroso tratamiento de Chang, un maniático del editing, se dice, como en su día lo fue Bill Buford en el Granta de los ochenta».

–Jorge Herralde

«En general detesto las revistas. Casi siempre son frívolas, se copian unas a otras, y se acaban muy pronto, cuando apenas los articulistas están entrando en materia. Hay dos o tres excepciones que me gustan, y una de ellas es Etiqueta Negra. Esta etiqueta al revés, este gusto vuelto patas arriba, no copia sino que inventa temas, no es pasiva sino incisiva, no es perezosa intelectualmente, sino desafiante. Es una revista llevada con olfato, y por eso el resultado huele bien. El chino tropical que la dirige siempre nos sorprende con algo».

–Héctor Abad Facciolince

«Comparisons to the New Yorker are no accident (…). Unlike much U.S. culture that gets lost in translation by the time it reaches Latin America, Chang understood that the inspiration from the New Yorker was merely a starting point. Because while, say, a rock band from Lima might be influenced by Depeche Mode or the Doobie Brothers, the musicians sometimes forget to throw their own Latino roots into the mix. Not so with EtiquetaNegra . Using a lengthy, nonfiction approach to its stories, EtiquetaNegra  takes on subject matter relevant to Latin America with internationally accepted journalism ethics but also with a Peruvian voice».

–The San Francisco Chronicle–

«The New Yorker, with its emphasis on reflection and reporting, has become the natural editorial model to follow. No other magazine in Latin America has been able to emulate that publication’s elegance and dynamism as well as Peru’s Etiqueta Negra (…). Unlike the vast majority of tradition-bound Latin American magazines, Etiqueta Negra has faith in the attention span and intelligence of its readers. The magazine’s stories reveal the editors’ commitment to good literary sense as well as a unique, unpretentious worldview. When it comes to its art direction, however, Etiqueta Negra leaves all resemblance to The New Yorker behind. Etiqueta Negra  is a rara avis on the Latin American newsstand; one can easily imagine picking it out from the crowd because of its content and modern design. Etiqueta Negra  is the perfect embodiment of Latin America’s bright future in journalism. It is also, in a certain sense, a good role model for other publications that are looking for a way to represent a regional identity while, at the same time, creatively defending a great literary tradition. It does not underestimate the reader, nor is it a slave to the market. It is a magazine that is not afraid of reflection, and yet does not take itself too seriously. That’s a considerable blessing for today’s Spanish-speaking newsstand (…) under the tutelage of founder Julio Villanueva Chang, a Peruvian journalist who approaches magazine creation as an artistic craft.»

–Foreign Policy–

«Cuando termino de leer un ejemplar de Etiqueta Negra me quedo con la sensación de que América Latina tiene todas las posibilidades y sólo necesita un buen editor que la organice. Etiqueta Negra aumenta mi orgullo de hablar y escribir español, pero sobre todo de leerlo. No me atrevo a decir que Etiqueta Negra te cambia la vida, pero sin duda te la mejora».

–Alberto Fuguet–

«En un tiempo de crisis de las publicaciones, se mantienen aquellas que saben conjuntar la política, la cultura, la sociedad del espectáculo y el espectáculo de la sociedad. No son demasiadas, pero en América Latina hay varias de alta calidad. Una de ellas, que leo con la puntualidad debida, es Etiqueta Negra, que reúne destreza informativa, formato excelente, colaboraciones importantes, fotos que causan adicción, e incluso el chisme considerado como una de las bellas artes».

–Carlos Monsiváis– 

«Los periódicos pasan, es su oficio y su sacrificio, pero en ellos viaja también la literatura y resulta bueno que la literatura se quede un rato más. El poeta José Bergamín titulaba sus apuntes semanales ‘Las cosas que no pasan’. También Villanueva Chang sabe hablar de lo que no pasa, incesantemente, de lo que se enreda en las palabras hasta nunca jamás».

–Fernando Savater–

«¿Y la crónicas? La últimas dignas de llamarse así las escribió hace pocos años, en El Comercio, Julio Villanueva Chang. Pero Villanueva Chang huyó de la prensa de masas y se refugió en un experimento brillante como minoritario. Y como él, los mejores se han ido yendo y las redacciones se han llenado de espectros obedientes».

–César Hildebrandt

«Uno de los motores y epicentros del rescate del género del periodismo narrativo es Julio Villanueva Chang. No sólo como autor sino también como editor. Desde Lima, que tiene muchas virtudes pero que no es el centro del mundo, logró hacer de Etiqueta Negra la revista cultural de periodismo más importante de la lengua española. Además fue un empeño casi solitario, al menos al principio, que logró congregar a una nueva generación de narradores, construir otra y volverse el centro de la discusión sobre el periodismo narrativo en América Latina. Y esto es un mérito gigantesco».

–Ricardo Cayuela Gally. Editor general para México de Random House Mondadori

«Villanueva Chang me pareció a la altura de su leyenda [un editor fenomenal]. Es alto, con el pelo negro y largo, y no consigue esconder la sonrisa espontánea y las gafas grandes de un alumno adicto a la lectura. Se viste bastante de negro, no sé si algo tiene que ver con el nombre de su revista. O si, más bien, es el vestido de un monje de la edición que saca con unos amigos una revista de primer orden en condiciones de supervivencia económica»

–Jean François Foguel. Consejero de Le Monde

«Hay editores famosos en América Latina como Julio Villanueva Chang, que se ha convertido en una leyenda. Es un grandísimo editor creativo. A mí me ha servido mucho dialogar con él».

–Juan Villoro–

«Etiqueta Negra es probablemente la mejor revista de crónicas en lengua española. Pero aparte de eso es también la gran sorpresa de haber podido encontrar una revista que en español hable de todos los temas que se están hablando en otros idiomas, en inglés, en francés, en alemán. Para un autor, es también el gusto que da poder tener un equipo de editores muy buenos, muy serios, muy rigurosos, muy exigentes, que mejoran el texto de uno. Esto es raro: muchas veces los editores no me han parado mucho, pero en el caso de sus editores sí me han parado mucho, y hacen unos textos muy buenos, tienen muy buenas ideas y crean un diálogo con el autor. Uno los encuentra muy poco en su vida».

–Héctor Feliciano. Maestro Fundación García Márquez para un Nuevo Periodismo

«Julio Villanueva Chang es el maestro de crónica más exigente que he tenido. En sus talleres he recibido muchos consejos prácticos, he descubierto nuevos autores fascinantes y también he desaprendido cosas que durante mucho tiempo me parecían inamovibles de mi mente».

–Diego Enrique Osorno. Autor de Carlos Slim. Retrato político del hombre más rico del mundo–

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los 5 posts más vistos de la semana
Sancal, un 40 aniversario de diseño
Profesiones inútiles en caso de apocalipsis zombie
Los dibujofrases de Manuel Moranta, la poderosa fuerza de una idea sencilla
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad