20 de junio 2016    /   ENTRETENIMIENTO
por
fotografia  IU El Viso

Déjeme votar, se lo ruego

20 de junio 2016    /   ENTRETENIMIENTO     por        fotografia  IU El Viso
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

Cuando Paco Bueno, emigrante español residente en Santiago de Chile, intentó votar en elecciones generales del 20 de diciembre de 2015, recibió la papeletas por correo postal 35 días después de los comicios. El voto de Bueno era rogado, es decir, por ser residente en el extranjero tuvo que rogar que le fuera concedido el derecho a voto a la autoridad electoral pertinente. Parece que no lo rogó con suficiente voluntad y se quedó sin votar.

Por eso, la alegría se desbordó el pasado fin de semana. «Me encontraba en la sobremesa de un opíparo almuerzo con un amigo, Francis Aguilar, que también es migrante español. De pronto, llamaron al timbre de casa», explica Bueno. Al otro lado de la puerta se encontraba una cartera del servicio postal chileno con un sobre procedente de España.

«Abrí el sobre, vimos las papeletas de votos para las próximas elecciones y no pudimos contener la emoción», cuenta Bueno. Ocurrió lo que suele pasar cuando alguien no es capaz de moldear las emociones ante una recepción de este calibre. Se miraron y lo vieron claro. «Había que hacer un unboxing».

El vídeo, de algo más de siete minutos, muestra la esencia del voto del emigrado; el democrático aire insuflado directamente desde la madre patria. Ha sido realizado por el propio Bueno, que explica el proceso y Francis Aguilar como cámara.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

Cuando Paco Bueno, emigrante español residente en Santiago de Chile, intentó votar en elecciones generales del 20 de diciembre de 2015, recibió la papeletas por correo postal 35 días después de los comicios. El voto de Bueno era rogado, es decir, por ser residente en el extranjero tuvo que rogar que le fuera concedido el derecho a voto a la autoridad electoral pertinente. Parece que no lo rogó con suficiente voluntad y se quedó sin votar.

Por eso, la alegría se desbordó el pasado fin de semana. «Me encontraba en la sobremesa de un opíparo almuerzo con un amigo, Francis Aguilar, que también es migrante español. De pronto, llamaron al timbre de casa», explica Bueno. Al otro lado de la puerta se encontraba una cartera del servicio postal chileno con un sobre procedente de España.

«Abrí el sobre, vimos las papeletas de votos para las próximas elecciones y no pudimos contener la emoción», cuenta Bueno. Ocurrió lo que suele pasar cuando alguien no es capaz de moldear las emociones ante una recepción de este calibre. Se miraron y lo vieron claro. «Había que hacer un unboxing».

El vídeo, de algo más de siete minutos, muestra la esencia del voto del emigrado; el democrático aire insuflado directamente desde la madre patria. Ha sido realizado por el propio Bueno, que explica el proceso y Francis Aguilar como cámara.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El lago de sal seco de Bonneville
Desolación fotografiada con belleza
También hay reglas de ortografía para los emojis
‘Unequal Scenes’: así se ve la desigualdad social desde el aire
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Comentarios cerrados.

    Publicidad