23 de julio 2020    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Descarga gratis la revista de verano de Yorokobu

23 de julio 2020    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Aunque haya verano raro, no hay verano malo. Eso decía Josep Pla. O Confucio. O Ylenia Padilla. Vaya usted a saber. El caso es que estamos de acuerdo en magnitudes catedralicias.

El corolario es que tampoco hay, esperemos, Yorokobu de verano malo. Y si no te gusta, por lo menos lo puedes descargar gratis. Y eso sí que no falla: si es gratis, es bueno. Y si no es bueno, de todas formas hay que cogerlo, que es gratis. No sé si me explico.

Este número de Yorokobu está dedicado a la Gran Reconstrucción, y dentro de esa enorme pecera, hemos entrevistado al diseñador Ricardo Falcinelli para que nos hable del color y su significado.

yorokobu

Toni Segarra, the one and only, nos ha recordado la necesidad de entregarse a la ignorancia para aprender como posesos. Pos eso.

Estrella Montolío y Mario Tascón nos hablan de El derecho a entender, o lo que es lo mismo, tu derecho a enterarte de lo que pone la carta del Ayuntamiento, cuando te mete un crujido con las multa de aparcamiento.

Además, reflexiones acerca de cómo marcas como Gucci entienden ahora la comunicación, fotolibros mejores que una siesta durante una etapa llana del Tour de Francia y el habitual catálogo de ilustraciones finas filipinas que aderezan los números de la revista en papel de Yorokobu. Puede gustarte o no. Pero es gratis, alma de cántaro.

Una vez más, nos gustaría dar las gracias a estas marcas tan óptimas que nos ayudan a que Yorokobu salga adelante en tiempos revueltos. Gracias a WetacaLasMunsPlatanomelónKaotikoEnrique TomásWe are Knitters y Brava Fabrics. Os queremos más que a Neil Young.

Para descargar la revista, podéis hacer clic en este enlace o en los recuadros en la cabecera y pie de post.

yorokobu barrabes

yorokobu entorno natural

Aunque haya verano raro, no hay verano malo. Eso decía Josep Pla. O Confucio. O Ylenia Padilla. Vaya usted a saber. El caso es que estamos de acuerdo en magnitudes catedralicias.

El corolario es que tampoco hay, esperemos, Yorokobu de verano malo. Y si no te gusta, por lo menos lo puedes descargar gratis. Y eso sí que no falla: si es gratis, es bueno. Y si no es bueno, de todas formas hay que cogerlo, que es gratis. No sé si me explico.

Este número de Yorokobu está dedicado a la Gran Reconstrucción, y dentro de esa enorme pecera, hemos entrevistado al diseñador Ricardo Falcinelli para que nos hable del color y su significado.

yorokobu

Toni Segarra, the one and only, nos ha recordado la necesidad de entregarse a la ignorancia para aprender como posesos. Pos eso.

Estrella Montolío y Mario Tascón nos hablan de El derecho a entender, o lo que es lo mismo, tu derecho a enterarte de lo que pone la carta del Ayuntamiento, cuando te mete un crujido con las multa de aparcamiento.

Además, reflexiones acerca de cómo marcas como Gucci entienden ahora la comunicación, fotolibros mejores que una siesta durante una etapa llana del Tour de Francia y el habitual catálogo de ilustraciones finas filipinas que aderezan los números de la revista en papel de Yorokobu. Puede gustarte o no. Pero es gratis, alma de cántaro.

Una vez más, nos gustaría dar las gracias a estas marcas tan óptimas que nos ayudan a que Yorokobu salga adelante en tiempos revueltos. Gracias a WetacaLasMunsPlatanomelónKaotikoEnrique TomásWe are Knitters y Brava Fabrics. Os queremos más que a Neil Young.

Para descargar la revista, podéis hacer clic en este enlace o en los recuadros en la cabecera y pie de post.

yorokobu barrabes

yorokobu entorno natural

Compártelo twitter facebook whatsapp
Las portadas de discos sin músicos muertos
Relatone, compartir música con el beneplácito de los sellos
Piensa en pequeño
La psicodelia española nació en un patio andaluz
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies