10 de noviembre 2017    /   IDEAS
por
ilustracion  Un Buen Tipo

Ser un desequilibrado no está tan mal

10 de noviembre 2017    /   IDEAS     por        ilustracion  Un Buen Tipo
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Lo más probable es que cuando se habla de creatividad y desequilibrio, lo primero que uno piensa es en perfiles como los del matemático John Nash (sí, el de la peli Una mente maravillosa) o como el del compositor Wolfgang Amadeus Mozart (este también salía en una película riéndose todo el rato).

Eran tipos capaces de trazar senderos propios para resolver problemas fuera del alcance de otros mortales. El problema era que quien pilotaba ahí arriba, en la azotea, todavía tenía la L del carné y, en ocasiones, se salía en las curvas.

No se trata de eso, en cualquier caso. Como explica Sandy Speicher (socia de IDEO) en Quartz«el incómodo secreto de la creatividad está en el desequilibrio».

Speicher se remite a la década de los 50, cuando el psicólogo Jean Piaget se lió a observar cómo aprendían cosas nuevas los niños. Piaget sacó la conclusión de que el conocimiento no existe en el mundo y es adquirido con el tiempo sino que se encuentra en nuestras mentes.

Speicher pone un ejemplo basado en cómo los niños aprenden el lenguaje. Cuando tú señalas una vaca a un niño, aprende que una vaca es un bicho grande, con cuatro patas y manchas blancas y negras. Si, después, le señalas una vaca marrón, hay algo dentro del niño que se pone en alerta: «Hey, espera, esto no es un bicho grande, blanco y negro». Llegados a ese punto, el niño decide si te ignora y mantiene un modelo mental fijo o te hace caso y se replantea su entendimiento de lo que es una vaca.

Piaget describió este momento, este proceso, como desequilibrio. La cosa ocurre cuando la mente se plantea retos que le sacan de los esquemas ya marcados y de las definiciones asumidas. Con cada contradicción y con cada duda, la mente se vuelve más elástica y musculosa.

Efectivamente, esa posición de desequilibrio es incómoda. A todos nos gusta mantenernos en reposo en la reconfortante comodidad del mullido conocimiento ya aprendido, pero nadie subió un escalón de sabiduría rascándose el escroto, así que esto es lo que hay. Piaget nunca mencionó la palabra escroto, pero ya sabes cómo somos aquí de chabacanos.

Todo esto, además de ser una teoría tremendamente interesante, es la excusa perfecta para dejarte con una reflexión. ¿Es Chiquito, no solamente el mejor humorista del universo, sino un líder humano total de talla mundial? La respuesta es sí, pero eso requiere aceptar que lo mejor que ha dado nuestra sociedad es a un señor calvo capaz de aglutinar todos los sentimientos positivos que yacen en nuestro interior. De verdad, no resulta tan complicado.

Chiquito, vuelve.

Aquí te dejamos tres historias más para que eches el ratico

Los trucos de Miguel Ángel para tratar a los clientesAsí timaba Miguel Ángel a los clientes que querían cambiar sus obras.

Posted by Yorokobu on viernes, 10 de noviembre de 2017


El Piensódromo es una newsletter que enviamos cada viernes con unas cuantas sugerencias de lectura para el fin de semana. Organizamos esos enlaces en forma de historia para que la cosa quede más pintona. Si quieres recibir este email cada viernes, puedes darte de alta en este sencillo formulario.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Lo más probable es que cuando se habla de creatividad y desequilibrio, lo primero que uno piensa es en perfiles como los del matemático John Nash (sí, el de la peli Una mente maravillosa) o como el del compositor Wolfgang Amadeus Mozart (este también salía en una película riéndose todo el rato).

Eran tipos capaces de trazar senderos propios para resolver problemas fuera del alcance de otros mortales. El problema era que quien pilotaba ahí arriba, en la azotea, todavía tenía la L del carné y, en ocasiones, se salía en las curvas.

No se trata de eso, en cualquier caso. Como explica Sandy Speicher (socia de IDEO) en Quartz«el incómodo secreto de la creatividad está en el desequilibrio».

Speicher se remite a la década de los 50, cuando el psicólogo Jean Piaget se lió a observar cómo aprendían cosas nuevas los niños. Piaget sacó la conclusión de que el conocimiento no existe en el mundo y es adquirido con el tiempo sino que se encuentra en nuestras mentes.

Speicher pone un ejemplo basado en cómo los niños aprenden el lenguaje. Cuando tú señalas una vaca a un niño, aprende que una vaca es un bicho grande, con cuatro patas y manchas blancas y negras. Si, después, le señalas una vaca marrón, hay algo dentro del niño que se pone en alerta: «Hey, espera, esto no es un bicho grande, blanco y negro». Llegados a ese punto, el niño decide si te ignora y mantiene un modelo mental fijo o te hace caso y se replantea su entendimiento de lo que es una vaca.

Piaget describió este momento, este proceso, como desequilibrio. La cosa ocurre cuando la mente se plantea retos que le sacan de los esquemas ya marcados y de las definiciones asumidas. Con cada contradicción y con cada duda, la mente se vuelve más elástica y musculosa.

Efectivamente, esa posición de desequilibrio es incómoda. A todos nos gusta mantenernos en reposo en la reconfortante comodidad del mullido conocimiento ya aprendido, pero nadie subió un escalón de sabiduría rascándose el escroto, así que esto es lo que hay. Piaget nunca mencionó la palabra escroto, pero ya sabes cómo somos aquí de chabacanos.

Todo esto, además de ser una teoría tremendamente interesante, es la excusa perfecta para dejarte con una reflexión. ¿Es Chiquito, no solamente el mejor humorista del universo, sino un líder humano total de talla mundial? La respuesta es sí, pero eso requiere aceptar que lo mejor que ha dado nuestra sociedad es a un señor calvo capaz de aglutinar todos los sentimientos positivos que yacen en nuestro interior. De verdad, no resulta tan complicado.

Chiquito, vuelve.

Aquí te dejamos tres historias más para que eches el ratico

Los trucos de Miguel Ángel para tratar a los clientesAsí timaba Miguel Ángel a los clientes que querían cambiar sus obras.

Posted by Yorokobu on viernes, 10 de noviembre de 2017


El Piensódromo es una newsletter que enviamos cada viernes con unas cuantas sugerencias de lectura para el fin de semana. Organizamos esos enlaces en forma de historia para que la cosa quede más pintona. Si quieres recibir este email cada viernes, puedes darte de alta en este sencillo formulario.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Diseñando hijos: la loca paternidad posmoderna
La cultura de la sonrisa
La casa que creció como una paranoia
¿Es la lengua un asunto de los hablantes o de los académicos?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
  • Me encantáis… contenido, continente, forma… me gustaría nos conociéramos… estoy en Re_evolución, para no perder la esencia y la ilusión, y vuestros Piensódromos me hacen sentir agusto en mi camino de crecimiento o “agustamiento” personal… GRACIAS!

  • Os acabo de descubrir buceando en la red a la caza y captura de páginas interesantes. He tenido suerte . Volveré

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad