8 de agosto 2011    /   IDEAS
por
 

Desmontando a Keith Haring

8 de agosto 2011    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


El verano es un cóctel de consolas humeantes, dibujos animados y vacaciones escolares, elaborado por un barman sonámbulo. Una mezcla explosiva si te toca seguir trabajando. El antídoto más eficaz son los campamentos y talleres urbanos o rurales montados para «conservar la viabilidad de la especie», como diría un gestor responsable. La especie son los niños, a quienes hay que proteger para que puedan volver intactos a su vida escolar cuando esto acabe. Desgraciadamente, esto no va a ser así para Rosalía, Darío, Rafa, Daniel, Juan Manuel, Marta, Angélica, Yago, Nacho, Laura y Leonardo.
Para ellos, las actividades plásticas, las témperas, las ceras y los rotulas, ya no serán lo mismo. Han descubierto que debajo de un folio en blanco hay una playa. Es más: sospechan que dentro de los botes de témpera anidan pájaros de colores y que entre las cerdas de los pinceles se esconde una raza extraterrestre lista para invadir la Tierra.
Jugar y aprender, la vieja máxima clásica, aplicada al arte. Esta tribu infantil agazapada en una sala de la biblioteca pública de Vigo cultiva palabras exóticas, que no conocían: Klimt, pop-art, Haring, siguiendo instrucciones precisas de Luisa, la monitora. Cada día, a las 11:00 AM, empiezan a cultivarlas en una ceremonia que se repite. Son como plantas raras que viven de la luz, por eso hay que proyectarlas en la pared. Desde allí rebotan, saltan sobre ti y entonces «se te quedan». Antes de la 13:00 PM ya les crecen en la lengua. Y en ese momento ya puedes preguntarles cosas.

PREGUNTA: ¿Qué es esto que parece un turista con una máquina de fotos?
RESPUESTA: Es un turista con una máquina de fotos (Darío).
(No hay duda alguna: el espíritu ya se ha materializado).
PREGUNTA: ¿Por qué mueves los brazos como si estuvieras volando?
RESPUESTA: Porque ahora tengo que pintar en un papel muy grande, no en un folio y si no, no llego (Angélica).
(Como sospechábamos, su cuerpo se expande liberado ya de ataduras).
PREGUNTA: ¿Y en tu casa tienes cuadros?
RESPUESTA: Sí, un póster de la NBA (Rafa).
(Estaba visto: el don de la clarividencia)
Volvemos a por ellos a las 13:30 PM, creyendo que ese Yago con los dedos multicolores y una mejilla tachada en azul es el mismo Yago que dejamos a las 10:30 AM.
Nunca sospecharemos nada. Nos pasará desapercibido el fugaz comentario del chaval mientras devora su ración diaria de televisión («¿Cómo era antes de Bob Esponja?») y cuando, por fin, podamos irnos unos días no volveremos a acordarnos de nada. Hasta que en octubre nos llame la tutora de Yago y nos espete nada más sentarnos:
(TUTORA): ¿Tienen ustedes problemas en casa?
(NOSOTROS): No, ¿por qué?
(TUTORA): Es que vemos algo raro a Yago. Dice que en Plástica se aburre. Antes le gustaba.
Lo dicho, piénselo, antes de exponer a sus seres queridos a esos cócteles de actividades veraniegos. Y luego, claro, tírese a la piscina.


El verano es un cóctel de consolas humeantes, dibujos animados y vacaciones escolares, elaborado por un barman sonámbulo. Una mezcla explosiva si te toca seguir trabajando. El antídoto más eficaz son los campamentos y talleres urbanos o rurales montados para «conservar la viabilidad de la especie», como diría un gestor responsable. La especie son los niños, a quienes hay que proteger para que puedan volver intactos a su vida escolar cuando esto acabe. Desgraciadamente, esto no va a ser así para Rosalía, Darío, Rafa, Daniel, Juan Manuel, Marta, Angélica, Yago, Nacho, Laura y Leonardo.
Para ellos, las actividades plásticas, las témperas, las ceras y los rotulas, ya no serán lo mismo. Han descubierto que debajo de un folio en blanco hay una playa. Es más: sospechan que dentro de los botes de témpera anidan pájaros de colores y que entre las cerdas de los pinceles se esconde una raza extraterrestre lista para invadir la Tierra.
Jugar y aprender, la vieja máxima clásica, aplicada al arte. Esta tribu infantil agazapada en una sala de la biblioteca pública de Vigo cultiva palabras exóticas, que no conocían: Klimt, pop-art, Haring, siguiendo instrucciones precisas de Luisa, la monitora. Cada día, a las 11:00 AM, empiezan a cultivarlas en una ceremonia que se repite. Son como plantas raras que viven de la luz, por eso hay que proyectarlas en la pared. Desde allí rebotan, saltan sobre ti y entonces «se te quedan». Antes de la 13:00 PM ya les crecen en la lengua. Y en ese momento ya puedes preguntarles cosas.

PREGUNTA: ¿Qué es esto que parece un turista con una máquina de fotos?
RESPUESTA: Es un turista con una máquina de fotos (Darío).
(No hay duda alguna: el espíritu ya se ha materializado).
PREGUNTA: ¿Por qué mueves los brazos como si estuvieras volando?
RESPUESTA: Porque ahora tengo que pintar en un papel muy grande, no en un folio y si no, no llego (Angélica).
(Como sospechábamos, su cuerpo se expande liberado ya de ataduras).
PREGUNTA: ¿Y en tu casa tienes cuadros?
RESPUESTA: Sí, un póster de la NBA (Rafa).
(Estaba visto: el don de la clarividencia)
Volvemos a por ellos a las 13:30 PM, creyendo que ese Yago con los dedos multicolores y una mejilla tachada en azul es el mismo Yago que dejamos a las 10:30 AM.
Nunca sospecharemos nada. Nos pasará desapercibido el fugaz comentario del chaval mientras devora su ración diaria de televisión («¿Cómo era antes de Bob Esponja?») y cuando, por fin, podamos irnos unos días no volveremos a acordarnos de nada. Hasta que en octubre nos llame la tutora de Yago y nos espete nada más sentarnos:
(TUTORA): ¿Tienen ustedes problemas en casa?
(NOSOTROS): No, ¿por qué?
(TUTORA): Es que vemos algo raro a Yago. Dice que en Plástica se aburre. Antes le gustaba.
Lo dicho, piénselo, antes de exponer a sus seres queridos a esos cócteles de actividades veraniegos. Y luego, claro, tírese a la piscina.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Architizer: la red social para arquitectos
Se hizo la luz en Mali
YouPee: la app para encontrar un WC que te sacará de más de un apuro
Carmen de Burgos, la primera corresponsal de guerra española
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies