8 de junio 2015    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Siempre nos quedará Detroit 

8 de junio 2015    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Basta de quejarnos del precio de los pisos, de las abusivas cláusulas suelo de los bancos, de las garantías absurdas que algunos caseros piden para alquilar sus cuchitriles en el centro de la ciudad, de la falta de viviendas sociales o de la venta de las mismas a fondos especulativos (fondos buitre, en la jerga del ladrillo).
Quizá usted se ha divorciado recientemente, o se acaba de enamorar, o ha tenido un hijo, o ha mandado a su jefe a hacer puñetas y está pensando en montar un negocio, o ha decidido salir del armario, o está harto de buscar un piso asequible en barrios que no le convencen o simplemente se aburre y necesita un cambio.
Hay una solución, y apenas está a seis mil trescientos kilómetros de aquí. Se llama Detroit.

Desde que Bansky plasmara su famoso grafiti en Packard Plant en mayo de 2010 casi todo el resto de la ciudad ha pasado de ser un vertedero a una fuente de inspiración, pues pocas cosas hay tan atractivas como observar la decadencia ajena


Manu Fernández publicó en estas páginas en 2012 un interesante artículo sobre la atractiva decadencia de esta urbe postapocalíptica  Pero en estos tres años han pasado muchas cosas, por ejemplo el estreno de estas tres películas bastante notables rodadas en ese escenario ultraurbano y pretendidamente finisecular:
1) Solo los amantes sobreviven (2013). Jim Jarmusch rueda en un Detroit nocturno y devastado una de las películas más elegantes sobre vampiros que ha visto este cronista, con Tilda Swinton de prota.
2) Lost river (2014) es la primera peli en la que se estrena como director el musculado Ryan Gosling y lo hace con mucho estilo, y rindiendo homenaje quizá demasiado explícito al gran maestro David Lynch.
3) It follows (David Robert Michell, 2014). La idea que hoy comparto con ustedes se me ocurrió precisamente hace unos días viendo esta cinta de terror de aires ochenteros y sustos asegurados, con Detroit como escenario de fondo, intentando fingir una normalidad perturbada por seres muy chungos que vienen a por nosotros…
Desde que Bansky plasmara su famoso grafiti en Packard Plant en mayo de 2010 casi todo el resto de la ciudad ha pasado de ser un vertedero a una fuente de inspiración, pues pocas cosas hay tan atractivas como observar la decadencia ajena. La fascinación de toda esa ruina arquitectónica y la supervivencia al límite de casas que valen menos que el terreno en el que se construyeron han atraído a numerosos creadores.
En la economía ultraliberal defendida por Thatcher, Reagan o Aguirre, por poner tres ejemplos bien documentados en las hemerotecas; el Estado debe ser diminuto. Por eso en EE UU las carreteras estás mal asfaltadas, el ferrocarril apenas se utiliza y el transporte público en lugares como Los Ángeles parece una broma de mal gusto. Si no es rentable, aunque sea necesario para los ciudadanos, ninguna empresa privada invierte en infraestructuras. Bien es sabido que General Motors a mediados del pasado siglo literalmente destruyó la flota de autobuses públicos de Los Ángeles para obligar a cada ciudadano a comprarse un coche. Pero dejemos California y hablemos de Michigan.

El gueto de gente de raza negra que malvivía de revender chatarra, de la delincuencia organizada y de algunos subsidios era colindante al fastuoso complejo empresarial donde convivía durante unos días lo más granado de la industria automovilística mundial


En los años noventa conocí a Manuel, el director del suplemento de Motor del diario El Mundo, que siempre acudía invitado por los organizadores al Salón del Automóvil de Detroit (NAIAS en sus siglas en inglés). Gran conversador, y ya jubilado hoy día, recuerdo cómo me narraba que todos los ejecutivos y sus séquitos se alojaban en el lujoso hotel Hotel Renaissance, que en realidad formaba parte de un complejo arquitectónico propiedad de General Motors.
Había varios accesos: Norte, Sur, Este… Lo primero que les indicaban es que si no era estrictamente necesario, porque se declarase un incendio, nunca salieran por ciertos accesos del recinto, ya que no podrían garantizar su seguridad. El gueto de gente de raza negra que malvivía de revender chatarra, de la delincuencia organizada y de algunos subsidios era colindante al fastuoso complejo empresarial donde convivía durante unos días lo más granado de la industria automovilística mundial. Eso es decir Lamborghini, Maserati, Ferrari… Palabras mayores. Con el precio de cualquiera de esos prototipos se hubiera podido revitalizar todo el deprimido barrio colindante al hotel.
Pero todo eso es historia. El NAIAS ya no es lo que era y numerosas factorías de General Motors, Ford y Chrysler cerraron hace mucho sus puertas tras la reconversión.
¿Por qué no nos vamos a Detroit? Podemos comprarnos casas de dos y tres plantas con jardín y cientos de metros cuadrados por unos pocos miles de euros.
Susan Montgomery / Shutterstock
Susan Montgomery / Shutterstock

Crearíamos huertos sociales, donde cultiváramos todo lo que necesita la comunidad. Mejoraríamos nuestro inglés, conoceríamos gente interesante, ya que hay un montón de artistas de todo el mundo que se están instalando en la ciudad. Podríamos ir en bici a todas partes; en Detroit no hay casi cuestas, en general es una ciudad de orografía amable y plana. Fundaríamos una nueva redacción de Yorokobu. Y una secta, ¿por qué no?  Sugiero que rehabilitemos juntos este inmueble para empezar, en las inmediaciones del Brush Park.
Para quienes no quieran dar un paso tan definitivo bien pueden plantearse comprar una segunda residencia y emplearla como casa de vacaciones. En vez de pasar el verano o la Semana Santa en la Manga del Mar Menor o en Benidorm la lo pasarían en la capital del estado de Michigan, que no está nada mal.

¡Vámonos a Detroit!Seremos como los tripulantes del Mayflower, colonos laboriosos dispuestos a todo


Según informa Huffington Post, se han llegado a subastar casas victorianas que harían las delicias de cualquier escritor enrevesado por ¡1.000 dólares! Más o menos el precio de un billete de i/v desde Madrid-Barajas (con escala).
Podemos encontrar información práctica para dar este gran salto en esta sencilla pero eficaz página web.  Hay casas por precios que van desde los tres o cuatro mil dólares en las zonas más abandonadas, a verdaderas mansiones en las que caben varias familias independientes por menos de cincuenta mil euros.
La tasa de desempleo está por debajo del 12%, el clima no es tan duro como cabría esperar de una ciudad situada tan al norte, y la criminalidad se ha moderado drásticamente. Y en los bares de Michigan no suena Melendi ni en la televisión sale Mario Vaquerizo; y nadie sabe quién es Belén Esteban ni con quién va a pactar Ciudadanos, ¿se puede pedir más?
Anímense, este es mi artículo número 200 en Yorokobu, y me gustaría celebrarlo con ustedes a bordo de un Boeing 747 con destino Michigan fletado para la ocasión, aunque haremos escala en Chicago, como mandan los cánones (y American Airlines). Seremos como los tripulantes del Mayflower, colonos laboriosos dispuestos a todo.
¡Vámonos a Detroit! ¡Y que corra el champán a bordo del avión! ¡Empecemos una nueva vida!
Les espero en la T4, y para poder identificarles, lleven un ejemplar de la revista en la mano. De venta en tiendas Relay ©.
———-
Imagen de portada: Darryl Brooks / Shutterstock


Según informa Huffington Post, se han llegado a subastar casas victorianas que harían las delicias de cualquier escritor enrevesado por ¡1.000 dólares! Más o menos el precio de un billete de i/v desde Madrid-Barajas (con escala).
Podemos encontrar información práctica para dar este gran salto en esta sencilla pero eficaz página web.  Hay casas por precios que van desde los tres o cuatro mil dólares en las zonas más abandonadas, a verdaderas mansiones en las que caben varias familias independientes por menos de cincuenta mil euros.
La tasa de desempleo está por debajo del 12%, el clima no es tan duro como cabría esperar de una ciudad situada tan al norte, y la criminalidad se ha moderado drásticamente. Y en los bares de Michigan no suena Melendi ni en la televisión sale Mario Vaquerizo; y nadie sabe quién es Belén Esteban ni con quién va a pactar Ciudadanos, ¿se puede pedir más?
Anímense, este es mi artículo número 200 en Yorokobu, y me gustaría celebrarlo con ustedes a bordo de un Boeing 747 con destino Michigan fletado para la ocasión, aunque haremos escala en Chicago, como mandan los cánones (y American Airlines). Seremos como los tripulantes del Mayflower, colonos laboriosos dispuestos a todo.
¡Vámonos a Detroit! ¡Y que corra el champán a bordo del avión! ¡Empecemos una nueva vida!
Les espero en la T4, y para poder identificarles, lleven un ejemplar de la revista en la mano. De venta en tiendas Relay ©.
———-
Imagen de portada: Darryl Brooks / Shutterstock

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Basta de quejarnos del precio de los pisos, de las abusivas cláusulas suelo de los bancos, de las garantías absurdas que algunos caseros piden para alquilar sus cuchitriles en el centro de la ciudad, de la falta de viviendas sociales o de la venta de las mismas a fondos especulativos (fondos buitre, en la jerga del ladrillo).
Quizá usted se ha divorciado recientemente, o se acaba de enamorar, o ha tenido un hijo, o ha mandado a su jefe a hacer puñetas y está pensando en montar un negocio, o ha decidido salir del armario, o está harto de buscar un piso asequible en barrios que no le convencen o simplemente se aburre y necesita un cambio.
Hay una solución, y apenas está a seis mil trescientos kilómetros de aquí. Se llama Detroit.

Desde que Bansky plasmara su famoso grafiti en Packard Plant en mayo de 2010 casi todo el resto de la ciudad ha pasado de ser un vertedero a una fuente de inspiración, pues pocas cosas hay tan atractivas como observar la decadencia ajena


Manu Fernández publicó en estas páginas en 2012 un interesante artículo sobre la atractiva decadencia de esta urbe postapocalíptica  Pero en estos tres años han pasado muchas cosas, por ejemplo el estreno de estas tres películas bastante notables rodadas en ese escenario ultraurbano y pretendidamente finisecular:
1) Solo los amantes sobreviven (2013). Jim Jarmusch rueda en un Detroit nocturno y devastado una de las películas más elegantes sobre vampiros que ha visto este cronista, con Tilda Swinton de prota.
2) Lost river (2014) es la primera peli en la que se estrena como director el musculado Ryan Gosling y lo hace con mucho estilo, y rindiendo homenaje quizá demasiado explícito al gran maestro David Lynch.
3) It follows (David Robert Michell, 2014). La idea que hoy comparto con ustedes se me ocurrió precisamente hace unos días viendo esta cinta de terror de aires ochenteros y sustos asegurados, con Detroit como escenario de fondo, intentando fingir una normalidad perturbada por seres muy chungos que vienen a por nosotros…
Desde que Bansky plasmara su famoso grafiti en Packard Plant en mayo de 2010 casi todo el resto de la ciudad ha pasado de ser un vertedero a una fuente de inspiración, pues pocas cosas hay tan atractivas como observar la decadencia ajena. La fascinación de toda esa ruina arquitectónica y la supervivencia al límite de casas que valen menos que el terreno en el que se construyeron han atraído a numerosos creadores.
En la economía ultraliberal defendida por Thatcher, Reagan o Aguirre, por poner tres ejemplos bien documentados en las hemerotecas; el Estado debe ser diminuto. Por eso en EE UU las carreteras estás mal asfaltadas, el ferrocarril apenas se utiliza y el transporte público en lugares como Los Ángeles parece una broma de mal gusto. Si no es rentable, aunque sea necesario para los ciudadanos, ninguna empresa privada invierte en infraestructuras. Bien es sabido que General Motors a mediados del pasado siglo literalmente destruyó la flota de autobuses públicos de Los Ángeles para obligar a cada ciudadano a comprarse un coche. Pero dejemos California y hablemos de Michigan.

El gueto de gente de raza negra que malvivía de revender chatarra, de la delincuencia organizada y de algunos subsidios era colindante al fastuoso complejo empresarial donde convivía durante unos días lo más granado de la industria automovilística mundial


En los años noventa conocí a Manuel, el director del suplemento de Motor del diario El Mundo, que siempre acudía invitado por los organizadores al Salón del Automóvil de Detroit (NAIAS en sus siglas en inglés). Gran conversador, y ya jubilado hoy día, recuerdo cómo me narraba que todos los ejecutivos y sus séquitos se alojaban en el lujoso hotel Hotel Renaissance, que en realidad formaba parte de un complejo arquitectónico propiedad de General Motors.
Había varios accesos: Norte, Sur, Este… Lo primero que les indicaban es que si no era estrictamente necesario, porque se declarase un incendio, nunca salieran por ciertos accesos del recinto, ya que no podrían garantizar su seguridad. El gueto de gente de raza negra que malvivía de revender chatarra, de la delincuencia organizada y de algunos subsidios era colindante al fastuoso complejo empresarial donde convivía durante unos días lo más granado de la industria automovilística mundial. Eso es decir Lamborghini, Maserati, Ferrari… Palabras mayores. Con el precio de cualquiera de esos prototipos se hubiera podido revitalizar todo el deprimido barrio colindante al hotel.
Pero todo eso es historia. El NAIAS ya no es lo que era y numerosas factorías de General Motors, Ford y Chrysler cerraron hace mucho sus puertas tras la reconversión.
¿Por qué no nos vamos a Detroit? Podemos comprarnos casas de dos y tres plantas con jardín y cientos de metros cuadrados por unos pocos miles de euros.
Susan Montgomery / Shutterstock
Susan Montgomery / Shutterstock

Crearíamos huertos sociales, donde cultiváramos todo lo que necesita la comunidad. Mejoraríamos nuestro inglés, conoceríamos gente interesante, ya que hay un montón de artistas de todo el mundo que se están instalando en la ciudad. Podríamos ir en bici a todas partes; en Detroit no hay casi cuestas, en general es una ciudad de orografía amable y plana. Fundaríamos una nueva redacción de Yorokobu. Y una secta, ¿por qué no?  Sugiero que rehabilitemos juntos este inmueble para empezar, en las inmediaciones del Brush Park.
Para quienes no quieran dar un paso tan definitivo bien pueden plantearse comprar una segunda residencia y emplearla como casa de vacaciones. En vez de pasar el verano o la Semana Santa en la Manga del Mar Menor o en Benidorm la lo pasarían en la capital del estado de Michigan, que no está nada mal.

¡Vámonos a Detroit!Seremos como los tripulantes del Mayflower, colonos laboriosos dispuestos a todo


Según informa Huffington Post, se han llegado a subastar casas victorianas que harían las delicias de cualquier escritor enrevesado por ¡1.000 dólares! Más o menos el precio de un billete de i/v desde Madrid-Barajas (con escala).
Podemos encontrar información práctica para dar este gran salto en esta sencilla pero eficaz página web.  Hay casas por precios que van desde los tres o cuatro mil dólares en las zonas más abandonadas, a verdaderas mansiones en las que caben varias familias independientes por menos de cincuenta mil euros.
La tasa de desempleo está por debajo del 12%, el clima no es tan duro como cabría esperar de una ciudad situada tan al norte, y la criminalidad se ha moderado drásticamente. Y en los bares de Michigan no suena Melendi ni en la televisión sale Mario Vaquerizo; y nadie sabe quién es Belén Esteban ni con quién va a pactar Ciudadanos, ¿se puede pedir más?
Anímense, este es mi artículo número 200 en Yorokobu, y me gustaría celebrarlo con ustedes a bordo de un Boeing 747 con destino Michigan fletado para la ocasión, aunque haremos escala en Chicago, como mandan los cánones (y American Airlines). Seremos como los tripulantes del Mayflower, colonos laboriosos dispuestos a todo.
¡Vámonos a Detroit! ¡Y que corra el champán a bordo del avión! ¡Empecemos una nueva vida!
Les espero en la T4, y para poder identificarles, lleven un ejemplar de la revista en la mano. De venta en tiendas Relay ©.
———-
Imagen de portada: Darryl Brooks / Shutterstock


Según informa Huffington Post, se han llegado a subastar casas victorianas que harían las delicias de cualquier escritor enrevesado por ¡1.000 dólares! Más o menos el precio de un billete de i/v desde Madrid-Barajas (con escala).
Podemos encontrar información práctica para dar este gran salto en esta sencilla pero eficaz página web.  Hay casas por precios que van desde los tres o cuatro mil dólares en las zonas más abandonadas, a verdaderas mansiones en las que caben varias familias independientes por menos de cincuenta mil euros.
La tasa de desempleo está por debajo del 12%, el clima no es tan duro como cabría esperar de una ciudad situada tan al norte, y la criminalidad se ha moderado drásticamente. Y en los bares de Michigan no suena Melendi ni en la televisión sale Mario Vaquerizo; y nadie sabe quién es Belén Esteban ni con quién va a pactar Ciudadanos, ¿se puede pedir más?
Anímense, este es mi artículo número 200 en Yorokobu, y me gustaría celebrarlo con ustedes a bordo de un Boeing 747 con destino Michigan fletado para la ocasión, aunque haremos escala en Chicago, como mandan los cánones (y American Airlines). Seremos como los tripulantes del Mayflower, colonos laboriosos dispuestos a todo.
¡Vámonos a Detroit! ¡Y que corra el champán a bordo del avión! ¡Empecemos una nueva vida!
Les espero en la T4, y para poder identificarles, lleven un ejemplar de la revista en la mano. De venta en tiendas Relay ©.
———-
Imagen de portada: Darryl Brooks / Shutterstock

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿A quién se parece esa roca?
Diálogo fotográfico entre balas perdidas y tiros en la nuca
Por qué casi siempre decepciona el último capítulo de las series
Imágenes visualmente similares
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
    • No hace falta green card, entramos como turistas, y en tres meses declaramos Detroit un estado independiente…

  • Me apunto!
    Venga, ánimo. Renovemos ese amasijo de piedra, acero y hormigón. Un huerto propio, hacer pan y restaurar muebles. Os animo a conocer el Detroit Institute of Bagels, la versión autóctona del bocadillo de calamares…. No seamos sosos… No es para tanto … si llega Amazon….

  • Comentarios cerrados.