21 de enero 2022    /   CREATIVIDAD
por
 

Dibujar y escribir, la catarsis de Hallie Bateman

21 de enero 2022    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

«Me considero una persona optimista y curiosa. Me siento fascinada por el mundo que nos rodea y me encanta convertirlo en arte». Quien afirma esto es Hallie Bateman, ilustradora y escritora afincada en Los Ángeles (EEUU).

Sus dibujos, unas veces en color y mayoritariamente solo entintados, hablan de ese mundo que contempla, pero sobre todo de ella misma. «Me encanta dibujar y escribir sobre lo que siento. ¡Es tan catártico!».

A pesar de las líneas casi infantiles que definen su trabajo, las ilustraciones de Bates no son inocentes. «Me siento muy inspirada por otros artistas como Lynda Barry, David Shrigley y Miranda July porque constantemente amplían mi concepto de lo que se puede hacer en el arte». Concepto que, por otro lado, tiene muy claro y sabe bien en qué sentido debe ir su obra para considerarla artística.

En su bío, afirma que no le interesa «el arte triste, ni cuqui, ni aburrido, ni ignorante, ni que se mire demasiado el ombligo , ni feo, ni ofensivo, ni descuidado, ni sin interés ni mal escrito».

«Quiero hacer arte que haga reír y llorar a la gente».

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

«Me considero una persona optimista y curiosa. Me siento fascinada por el mundo que nos rodea y me encanta convertirlo en arte». Quien afirma esto es Hallie Bateman, ilustradora y escritora afincada en Los Ángeles (EEUU).

Sus dibujos, unas veces en color y mayoritariamente solo entintados, hablan de ese mundo que contempla, pero sobre todo de ella misma. «Me encanta dibujar y escribir sobre lo que siento. ¡Es tan catártico!».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Hallie Bateman (@hallithbates)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Hallie Bateman (@hallithbates)

A pesar de las líneas casi infantiles que definen su trabajo, las ilustraciones de Bates no son inocentes. «Me siento muy inspirada por otros artistas como Lynda Barry, David Shrigley y Miranda July porque constantemente amplían mi concepto de lo que se puede hacer en el arte». Concepto que, por otro lado, tiene muy claro y sabe bien en qué sentido debe ir su obra para considerarla artística.

En su bío, afirma que no le interesa «el arte triste, ni cuqui, ni aburrido, ni ignorante, ni que se mire demasiado el ombligo , ni feo, ni ofensivo, ni descuidado, ni sin interés ni mal escrito».

«Quiero hacer arte que haga reír y llorar a la gente».

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
De las bombas de Guernica a las de Kiev: el mexicano que lleva sus pinceles a las zonas de conflicto
The makers, las fábricas de barrio y el derecho a recambio
El making of de un ecce homo (II)
Ilustraciones que muestran cómo cocinamos nuestros propios sufrimientos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp