8 de septiembre 2021    /   CREATIVIDAD
por
 

Cómo dictar una novela o un guion para escribir más y ganar tiempo libre

Con el dictado al móvil puedes escribir más y más rápido

8 de septiembre 2021    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Techie haciendo clic aquí.

Dictar una novela o un relato te hace ganar tiempo, te permite compaginar trabajos de escritura y te acerca a los chamanes que contaban historias junto al fuego.


ESTE ARTÍCULO SE DICTÓ

Cada línea de este artículo se dictó en una página de OneNote en mi teléfono móvil. Solo he usado el portátil para la edición y añadir datos, citas, enlaces, negritas y cursivas. Estimo que más del 80 por ciento del contenido está tal y como se dictó.

No es el primer artículo que dicto. Desde el comienzo del confinamiento tengo más textos dictados que escritos.

Con el dictado se gana tiempo y se consigue un estilo fluido. En mi caso, comenzar un texto con un teclado me frustra. La página en blanco, sea de papel o virtual, impone y no es raro que te incite a conseguir una frase perfecta.

Cuando una persona me dice que quiere escribir una novela o un guion y no tiene tiempo, le sugiero que dicte las palabras a Word o Google Docs o a cualquier otro programa que puedas usar tanto en móvil como en un ordenador de mesa o portátil.

ESCRIBIR DENTRO DE LA CABEZA

Comencé a dictar artículos y trabajos de ficción desde los primeros días del confinamiento por la covid-19. En aquellos momentos, mi mujer y yo compartíamos el mismo portátil que, por lo general, empleaba yo para los trabajos. Al necesitarlo ella para teletrabajar, comencé a escribir con el pulgar en el móvil usando el teclado predictivo. Mi método de trabajo no había variado:

1 – Escribo dentro de la cabeza puliendo cada frase a la manera de John Cleese.

2 – Lo traslado a la pantalla.

John Cleese
John Cleese escribe dentro de la cabeza

CUANDO LOS CHAMANES CONTABAN HISTORIAS

Escribir con la cabeza es fácil con un poco de práctica. Los antiguos chamanes y los cuentacuentos no usaban tablillas ni pergaminos ni papel. Creaban leyendas y epopeyas en la cabeza y cuando estaban completas las dictaban a la audiencia.

La escritura surgió alrededor del año 3000 antes de la era común en Mesopotamia. Y no para escribir poesía, sino como una herramienta administrativa para gestionar el mantenimiento de las grandes ciudades. Si el ser humano lleva un millón de años en la Tierra, ¿cuántas historias nacieron y murieron alrededor de un fuego?

Escribir en la cabeza fue el método que continuaron los escritores cuando ya existían utensilios para el oficio, pero estos eran caros y escasos. Fue el método de Homero, que era ciego. El método de Sócrates, que no escribió una línea. El de los bufones y juglares. Por esto, cuando trabajas con la cabeza, esta es más rápida que el dedo desplazándose a través de la pantalla.

AVANCES EN EL RECONOCIMIENTO DE VOZ

Además de escribir con la cabeza, suelo hablar solo sobre el material que trabajo. Así que ¿por qué no intentar trasladar los pensamientos a la pantalla hablando?

Me sorprendió el avance del reconocimiento en los últimos años. Así comencé a ganar tiempo y compaginar mis distintos trabajos de escritura de encargo y personales.

ARTISTAS DE LA PALABRA QUE DICTARON SUS OBRAS

Cuando dicto, me veo como un detective o novelista de película de Hollywood que dicta a un magnetófono o dictáfono para que otra persona lo pase al papel. Aunque este personaje parece un cliché, conocidos autores han dictado una o varias de sus obras por distintos contratiempos:

  • Stendhal dictó La cartuja de Parma en 53 días a un amanuense. Son 512 páginas en la edición de Alba Editorial, 544 en la de Mondadori o 672 en Ediciones Cátedra. En cualquier caso, es una obra fácil de leer.
  • Un Dostoievski urgido por su editor dictó El jugador en una semana a la taquígrafa Anna Grigorievna, que acabaría siendo su esposa.
  • Cuando la artritis afectó a Agatha Christie, usó el dictáfono para los borradores de sus novelas. Una secretaria transcribía el dictado y la escritora corregía a mano. Al menos la mitad de la producción de Christie está dictada.
  • Borges quedó ciego en 1956, por lo que gran parte de su obra la dicta a una sucesión de taquígrafas. Entre las novelas dictadas están El hacedor, El libro de arena y El informe Brody.
  • Cuando el alzhéimer empezó a afectar a Terry Pratchett, el autor dictó las últimas cinco novelas.
  • Kevin J. Anderson, guionista y autor de más de 140 novelas-secuelas de Star Wars, Expediente X y Dune, desde hace 25 años dicta los primeros borradores a una grabadora mientras hace senderismo. Más tarde, transcribe. Algunas de sus obras dictadas han conseguido premios o aparecer en las listas del New York Times.

EL RECONOCIMIENTO DE VOZ AL ALCANCE DE LA MANO

Quienes intentamos vivir de la escritura en nuestros días no necesitamos o no podemos permitirnos un amanuense o una taquígrafa, pero la técnica nos ayuda. Los requisitos son sencillos y no suponen un desembolso adicional: las herramientas están en los teléfonos móviles Android y IPhone, los portátiles y los ordenadores de mesa.

TELÉFONOS MÓVILES

En los móviles basta pulsar en el teclado el icono de micrófono:

Dictar una novela - IPhone y Android

El teclado de arriba está presente en cualquier aplicación que requiera la introducción de texto: Google Docs, Onenote, Word, Celtx… Así, en cualquier momento y lugar puedes trabajar.

APLICACIONES DE ESCRITORIO

En aplicaciones para portátiles y ordenadores de mesa Windows y Mac, hay aplicaciones online que incluyen el dictado por voz como Google Docs o Word:

"<yoastmark

DICTADO CON WINDOWS 10

En Windows 10 es posible dictar en aquellas aplicaciones que no incluyen micrófono pulsando las teclas ICONO DE WINDOWS + H.

Dictar una novela - Windows 10

DICTADO CON MAC

En un Mac muchas aplicaciones incluyen el icono de micrófono para dictar texto.

CÓMO DICTAR UNA NOVELA Y CONVERTIRTE EN CHAMÁN

  • Escoge aplicaciones con las que trabajar tanto en el móvil como en el portátil.
  • Deshabilita las notificaciones del teléfono móvil. No querrás que una ventana de mensajería instantánea interrumpa el hilo de las ideas.
  • Habla normal, no como un primitivo robot de película de serie B. Aunque si hablas demasiado rápido, puede que no reconozca alguna palabra. Por mi parte, he descubierto que funciona hablar de manera natural y en voz baja.
  • No te preocupes por encontrar la frase perfecta. Piensa que es un borrador. Imagina que cuentas tu historia o artículo a una persona en la que confías y le gusta lo que haces. Más tarde podrás editar el contenido en tu portátil.

En dailywritingtips.com sugieren que no temas parecer torpe o que el resultado del dictado sea «basura». A modo de ejemplo, imaginan cómo tú podrías crear con el dictador un gran comienzo de novela como El viejo y el mar (de Hemingway) partiendo de un dictado confuso:

El… el anciano… el anciano… estaba pescando… que pescaba solo… solo en un pequeño bote… un esquife o bote de remos frente a la costa de Florida en algún lugar de la Corriente del Golfo y no había cogido un pez durante meses… había pasado, digamos, ochenta y cuatro días ya sin coger… sin coger un solo pez… sin coger un pez.

El texto de arriba podría acabar tras la edición así:

Era un viejo que pescaba solo en un bote en la corriente del Golfo y hacía ochenta y cuatro días que no cogía un pez.

Creedme. Unas veces, el dictado fluye. Otras veces no, pero así consigues material con el que trabajar. Recordemos que grandes obras de la literatura tienen borradores llenos de tachones.

  • No te pares a buscar un dato. Habla.
  • No te preocupes por la puntuación. Ahora no.
  • Ten en una pantalla del móvil enlaces a los archivos que trabajas. Así, cuando te pilla la inspiración en cualquier lugar, puedes acceder rápidamente a tus trabajos.
Dictar una novela
Captura de pantalla de Android.

Y esto es todo lo que tengo que dictar.


Imagen de portada: Agatha Christie en su estudio.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Techie haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Techie haciendo clic aquí.

Dictar una novela o un relato te hace ganar tiempo, te permite compaginar trabajos de escritura y te acerca a los chamanes que contaban historias junto al fuego.


ESTE ARTÍCULO SE DICTÓ

Cada línea de este artículo se dictó en una página de OneNote en mi teléfono móvil. Solo he usado el portátil para la edición y añadir datos, citas, enlaces, negritas y cursivas. Estimo que más del 80 por ciento del contenido está tal y como se dictó.

No es el primer artículo que dicto. Desde el comienzo del confinamiento tengo más textos dictados que escritos.

Con el dictado se gana tiempo y se consigue un estilo fluido. En mi caso, comenzar un texto con un teclado me frustra. La página en blanco, sea de papel o virtual, impone y no es raro que te incite a conseguir una frase perfecta.

Cuando una persona me dice que quiere escribir una novela o un guion y no tiene tiempo, le sugiero que dicte las palabras a Word o Google Docs o a cualquier otro programa que puedas usar tanto en móvil como en un ordenador de mesa o portátil.

ESCRIBIR DENTRO DE LA CABEZA

Comencé a dictar artículos y trabajos de ficción desde los primeros días del confinamiento por la covid-19. En aquellos momentos, mi mujer y yo compartíamos el mismo portátil que, por lo general, empleaba yo para los trabajos. Al necesitarlo ella para teletrabajar, comencé a escribir con el pulgar en el móvil usando el teclado predictivo. Mi método de trabajo no había variado:

1 – Escribo dentro de la cabeza puliendo cada frase a la manera de John Cleese.

2 – Lo traslado a la pantalla.

John Cleese
John Cleese escribe dentro de la cabeza

CUANDO LOS CHAMANES CONTABAN HISTORIAS

Escribir con la cabeza es fácil con un poco de práctica. Los antiguos chamanes y los cuentacuentos no usaban tablillas ni pergaminos ni papel. Creaban leyendas y epopeyas en la cabeza y cuando estaban completas las dictaban a la audiencia.

La escritura surgió alrededor del año 3000 antes de la era común en Mesopotamia. Y no para escribir poesía, sino como una herramienta administrativa para gestionar el mantenimiento de las grandes ciudades. Si el ser humano lleva un millón de años en la Tierra, ¿cuántas historias nacieron y murieron alrededor de un fuego?

Escribir en la cabeza fue el método que continuaron los escritores cuando ya existían utensilios para el oficio, pero estos eran caros y escasos. Fue el método de Homero, que era ciego. El método de Sócrates, que no escribió una línea. El de los bufones y juglares. Por esto, cuando trabajas con la cabeza, esta es más rápida que el dedo desplazándose a través de la pantalla.

AVANCES EN EL RECONOCIMIENTO DE VOZ

Además de escribir con la cabeza, suelo hablar solo sobre el material que trabajo. Así que ¿por qué no intentar trasladar los pensamientos a la pantalla hablando?

Me sorprendió el avance del reconocimiento en los últimos años. Así comencé a ganar tiempo y compaginar mis distintos trabajos de escritura de encargo y personales.

ARTISTAS DE LA PALABRA QUE DICTARON SUS OBRAS

Cuando dicto, me veo como un detective o novelista de película de Hollywood que dicta a un magnetófono o dictáfono para que otra persona lo pase al papel. Aunque este personaje parece un cliché, conocidos autores han dictado una o varias de sus obras por distintos contratiempos:

  • Stendhal dictó La cartuja de Parma en 53 días a un amanuense. Son 512 páginas en la edición de Alba Editorial, 544 en la de Mondadori o 672 en Ediciones Cátedra. En cualquier caso, es una obra fácil de leer.
  • Un Dostoievski urgido por su editor dictó El jugador en una semana a la taquígrafa Anna Grigorievna, que acabaría siendo su esposa.
  • Cuando la artritis afectó a Agatha Christie, usó el dictáfono para los borradores de sus novelas. Una secretaria transcribía el dictado y la escritora corregía a mano. Al menos la mitad de la producción de Christie está dictada.
  • Borges quedó ciego en 1956, por lo que gran parte de su obra la dicta a una sucesión de taquígrafas. Entre las novelas dictadas están El hacedor, El libro de arena y El informe Brody.
  • Cuando el alzhéimer empezó a afectar a Terry Pratchett, el autor dictó las últimas cinco novelas.
  • Kevin J. Anderson, guionista y autor de más de 140 novelas-secuelas de Star Wars, Expediente X y Dune, desde hace 25 años dicta los primeros borradores a una grabadora mientras hace senderismo. Más tarde, transcribe. Algunas de sus obras dictadas han conseguido premios o aparecer en las listas del New York Times.

EL RECONOCIMIENTO DE VOZ AL ALCANCE DE LA MANO

Quienes intentamos vivir de la escritura en nuestros días no necesitamos o no podemos permitirnos un amanuense o una taquígrafa, pero la técnica nos ayuda. Los requisitos son sencillos y no suponen un desembolso adicional: las herramientas están en los teléfonos móviles Android y IPhone, los portátiles y los ordenadores de mesa.

TELÉFONOS MÓVILES

En los móviles basta pulsar en el teclado el icono de micrófono:

Dictar una novela - IPhone y Android

El teclado de arriba está presente en cualquier aplicación que requiera la introducción de texto: Google Docs, Onenote, Word, Celtx… Así, en cualquier momento y lugar puedes trabajar.

APLICACIONES DE ESCRITORIO

En aplicaciones para portátiles y ordenadores de mesa Windows y Mac, hay aplicaciones online que incluyen el dictado por voz como Google Docs o Word:

"<yoastmark

DICTADO CON WINDOWS 10

En Windows 10 es posible dictar en aquellas aplicaciones que no incluyen micrófono pulsando las teclas ICONO DE WINDOWS + H.

Dictar una novela - Windows 10

DICTADO CON MAC

En un Mac muchas aplicaciones incluyen el icono de micrófono para dictar texto.

CÓMO DICTAR UNA NOVELA Y CONVERTIRTE EN CHAMÁN

  • Escoge aplicaciones con las que trabajar tanto en el móvil como en el portátil.
  • Deshabilita las notificaciones del teléfono móvil. No querrás que una ventana de mensajería instantánea interrumpa el hilo de las ideas.
  • Habla normal, no como un primitivo robot de película de serie B. Aunque si hablas demasiado rápido, puede que no reconozca alguna palabra. Por mi parte, he descubierto que funciona hablar de manera natural y en voz baja.
  • No te preocupes por encontrar la frase perfecta. Piensa que es un borrador. Imagina que cuentas tu historia o artículo a una persona en la que confías y le gusta lo que haces. Más tarde podrás editar el contenido en tu portátil.

En dailywritingtips.com sugieren que no temas parecer torpe o que el resultado del dictado sea «basura». A modo de ejemplo, imaginan cómo tú podrías crear con el dictador un gran comienzo de novela como El viejo y el mar (de Hemingway) partiendo de un dictado confuso:

El… el anciano… el anciano… estaba pescando… que pescaba solo… solo en un pequeño bote… un esquife o bote de remos frente a la costa de Florida en algún lugar de la Corriente del Golfo y no había cogido un pez durante meses… había pasado, digamos, ochenta y cuatro días ya sin coger… sin coger un solo pez… sin coger un pez.

El texto de arriba podría acabar tras la edición así:

Era un viejo que pescaba solo en un bote en la corriente del Golfo y hacía ochenta y cuatro días que no cogía un pez.

Creedme. Unas veces, el dictado fluye. Otras veces no, pero así consigues material con el que trabajar. Recordemos que grandes obras de la literatura tienen borradores llenos de tachones.

  • No te pares a buscar un dato. Habla.
  • No te preocupes por la puntuación. Ahora no.
  • Ten en una pantalla del móvil enlaces a los archivos que trabajas. Así, cuando te pilla la inspiración en cualquier lugar, puedes acceder rápidamente a tus trabajos.
Dictar una novela
Captura de pantalla de Android.

Y esto es todo lo que tengo que dictar.


Imagen de portada: Agatha Christie en su estudio.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Techie haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Al curro patinando
La migraña en dibujos de Oscar Llorens
Calcetines: ¿mejor hasta arriba?, ¿peor con sandalias?
La manta con manos para paliar el dolor por la pérdida de un ser querido
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
f