fbpx
22 de enero 2015    /   CREATIVIDAD
por
 

Diminutos sobrantes de madera convertidos en objetos únicos

22 de enero 2015    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Cuando se corta una gran pieza de madera en una carpintería nunca se aprovecha del todo el tablón de donde sale. «Como poco, queda un pequeño sobrante, que por lo general acaba directamente en la basura», explica el germen de su proyecto un joven diseñador mexicano llamado Héctor Fabián Gómez. «Lo mismo pasa con los muebles que dejamos de utilizar, que los tiramos. Yo pensé que en vez de desperdicios, podrían ser la materia prima con la que crease mi propia firma».
Aquel sueño ahora es real, emplea a cinco compañeros, está en pleno auge y se llama D`MA D`RA. Lo que Gómez ve en esos desperdicios de carpintería, más que sobrantes, son seres únicos de perfil diseñado que a veces se convierten en dioses mexicanos, a veces en jaguares, a veces en animales selváticos, calaveras…, y a veces en cualquier otro ser de la tierra, del mar, del aire, del cielo o del espacio.
«Empecé a seguir esta línea desde el principio, en 2010», explica el ideólogo. «Solo tenemos dos normas que nunca nos saltamos desde entonces en D`MA D`RA: que cada una de nuestras piezas sea única e irrepetible, y que todos los personajes, las ideas gráficas, sean lo que sean, estén diseñados sobre una superficie cuadrada».
SONY DSC
En específico, cada uno de los cubitos que pintan a mano tras diseñarlos sobre el papel tienen unas medidas de 4 centímetros de altura, tres de ancho y casi dos de profundidad. «La mayoría de la gente los utiliza de llaveros, pero les han sacado otros muchos provechos como elementos decorativos». En total, multiplicando en centímetros las 30 o 50 piezas que logran acabar diariamente, salvan al menos dos metros de madera al día de las fauces del vertedero.
Dice Gómez que aunque han hecho de todo, están muy interesados en que sus colecciones hagan recordar la artesanía mexicana. Siempre respetando que en cada colección todos sus elementos se diferencien. «Si hacemos una serie de Guerreros Jaguar o de Guerreros Águilas, todas las piezas son ese tipo de guerreros, pero todas son diferentes. Si uno de los soldados tiene un bigote otro tiene un arete, y cada uno las plumas de diferentes colores… A los jaguares, por ejemplo, les ponemos amarillos distintos».
Actualmente han desplazado la empresa del Distrito Federal a Querétaro, donde están abriendo negocio con facilidad porque el público está respondiendo a sus diminutas propuestas. «Colocamos nuestras piezas a la venta en galerías, tiendas de diseño… Pero también tenemos vendedores que las venden a domicilio, y también por internet. Hay gente que quiere comprar algunos de los diseños que tenemos hechos y otros que quieren solicitarnos alguno por encargo», explica.
«La idea es que la firma sea absolutamente comprometida con el reciclaje, pero nuestro verdadero punto es el diseño exclusivo. Queremos que si alguien adquiere algo de D`MA D`RA , sepa que se está llevando algo irrepetible, que tenga la garantía de que es una pieza singular. Nosotros nos encargamos de convertir el desperdicio de madera en una creación única».
SONY DSC
SONY DSC
SONY DSC
SONY DSC
SONY DSC
SONY DSC
SONY DSC
SONY DSC
SONY DSC

Cuando se corta una gran pieza de madera en una carpintería nunca se aprovecha del todo el tablón de donde sale. «Como poco, queda un pequeño sobrante, que por lo general acaba directamente en la basura», explica el germen de su proyecto un joven diseñador mexicano llamado Héctor Fabián Gómez. «Lo mismo pasa con los muebles que dejamos de utilizar, que los tiramos. Yo pensé que en vez de desperdicios, podrían ser la materia prima con la que crease mi propia firma».
Aquel sueño ahora es real, emplea a cinco compañeros, está en pleno auge y se llama D`MA D`RA. Lo que Gómez ve en esos desperdicios de carpintería, más que sobrantes, son seres únicos de perfil diseñado que a veces se convierten en dioses mexicanos, a veces en jaguares, a veces en animales selváticos, calaveras…, y a veces en cualquier otro ser de la tierra, del mar, del aire, del cielo o del espacio.
«Empecé a seguir esta línea desde el principio, en 2010», explica el ideólogo. «Solo tenemos dos normas que nunca nos saltamos desde entonces en D`MA D`RA: que cada una de nuestras piezas sea única e irrepetible, y que todos los personajes, las ideas gráficas, sean lo que sean, estén diseñados sobre una superficie cuadrada».
SONY DSC
En específico, cada uno de los cubitos que pintan a mano tras diseñarlos sobre el papel tienen unas medidas de 4 centímetros de altura, tres de ancho y casi dos de profundidad. «La mayoría de la gente los utiliza de llaveros, pero les han sacado otros muchos provechos como elementos decorativos». En total, multiplicando en centímetros las 30 o 50 piezas que logran acabar diariamente, salvan al menos dos metros de madera al día de las fauces del vertedero.
Dice Gómez que aunque han hecho de todo, están muy interesados en que sus colecciones hagan recordar la artesanía mexicana. Siempre respetando que en cada colección todos sus elementos se diferencien. «Si hacemos una serie de Guerreros Jaguar o de Guerreros Águilas, todas las piezas son ese tipo de guerreros, pero todas son diferentes. Si uno de los soldados tiene un bigote otro tiene un arete, y cada uno las plumas de diferentes colores… A los jaguares, por ejemplo, les ponemos amarillos distintos».
Actualmente han desplazado la empresa del Distrito Federal a Querétaro, donde están abriendo negocio con facilidad porque el público está respondiendo a sus diminutas propuestas. «Colocamos nuestras piezas a la venta en galerías, tiendas de diseño… Pero también tenemos vendedores que las venden a domicilio, y también por internet. Hay gente que quiere comprar algunos de los diseños que tenemos hechos y otros que quieren solicitarnos alguno por encargo», explica.
«La idea es que la firma sea absolutamente comprometida con el reciclaje, pero nuestro verdadero punto es el diseño exclusivo. Queremos que si alguien adquiere algo de D`MA D`RA , sepa que se está llevando algo irrepetible, que tenga la garantía de que es una pieza singular. Nosotros nos encargamos de convertir el desperdicio de madera en una creación única».
SONY DSC
SONY DSC
SONY DSC
SONY DSC
SONY DSC
SONY DSC
SONY DSC
SONY DSC
SONY DSC

Compártelo twitter facebook whatsapp
Literatura universal abrazable
Tipografías de chocolate y galletas
Écriture Infinie, un proyecto para los que se resisten a soltar el lápiz
Una colección de cromos para denunciar la explotación sexual
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *