fbpx
24 de agosto 2018    /   CREATIVIDAD
por
 

Directores de cine que fueron dibujantes

24 de agosto 2018    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

David Lynch, Terry Gilliam y Tim Burton entre otros directores de cine comenzaron su carrera con un lápiz y un puñado de papeles. Estos primeros trabajos están llenos de anécdotas y dramas personales pequeños y grandes reconvertidos en fantasías.

Fellini

Poco antes de la Segunda Guerra Mundial, Federico Fellini ya dibujaba tiras cómicas para los periódicos. Estos trabajos tenían argumentos de fantasía que partían de historias personales. Como La bimba atomica:

Cuando el conflicto impidió la llegada de cómics de Estados Unidos, la distribuidora italiana de Flash Gordon contrató a Fellini como guionista. Por esto, en los 80, Dino de Laurentiis (productor de Barbarella y El ejército de las tinieblas) quiso que Fellini dirigiera la película del héroe espacial (responsabilidad que recayó en otras manos; hoy, aquella producción es recordable por la banda sonora de Queen).

En plena la guerra, Fellini pasó de Flash Gordon a dibujar carteles para Cinecittà (1939)… Seis años más tarde, trabajó en el guion de Roma, ciudad abierta, dirigida por Rossellini.

Lynch

lynch1

David Lynch comenzó en el cine una carrera que pronto se estancó… Con una beca de 10.000 dólares de American Film Institute, Lynch empezó a rodar Cabeza borradora (Eraserhead), pero después de cuatro años la finalización del rodaje parecía imposible. No había fondos. Sobrevivía repartiendo periódicos y con el dinero de amigos y familiares.

En Atrapa el pez dorado escribe que dando vueltas a cómo terminar dibujó un perrito:

«Parecía enfadado. Y empecé a mirarlo y a pensar en él y a preguntarme por qué estaría enfadado. Entonces dibujé una tira de cuatro viñetas en la que el perro no se movía».

En aquellos momentos, Lynch tenía cerca de treinta años y se consideraba un fracasado.

«La causa del enfado era el entorno. El perro oye sonidos provenientes de la casa».

Lynch dibujó bocadillos de lo que se hablaba en la casa. Presentó la idea al diario L. A. Weekly y así comenzó las desventuras de The Angriest Dog in the World durante nueve años.

Así consiguió fondos para acabar Cabeza borradora. Mantuvo la tira cómica hasta el estreno de la primera temporada de Twin Peaks.

Terry Gilliam

Terry Gilliam dirigió Los caballeros de la tabla cuadrada y La vida de Brian. Era el responsable de los dibujos y caricaturas de los Monty Python. Desaparecido el grupo cómico, demostró su genio visual con Brazil y Las aventuras del Barón Munchausen. No es raro: Gilliam comenzó trabajando como dibujante.

Estudiando Ciencias Políticas en Occidental College (Los Ángeles, Estados Unidos), dibujaba caricaturas en la publicación universitaria Fang de la que se convirtió en editor. A su salida de la universidad, trabajó para varios periódicos y revistas de humor. En una de estas publicaciones, conoció a John Cleese…

En 1968, gracias a John Cleese, Gilliam conoció al productor de un programa de televisión infantil subversivo: Do Not Adjust Your Set, que contaba con los desconocidos actores Eric Idle, Michael Palin y Terry Jones.

El productor pidió una prueba a Gilliam y este, a falta de tiempo, mezcló dibujos con recortes de tarjetas navideñas y creó un cortometraje (una animación cutout): The Christmas Card.

Un año después, se estrenó Monty Python’s Flying Circus en BBC. Las animaciones cutout de Terry Gilliam se convirtieron en un sello de estilo.

Tim Burton

Con 15 años, el director de Bitelchus ganó un premio local con este dibujo:

Era 1973. Burton era un adolescente que se sentía extraño en la pequeña localidad de Burbank. La imaginación era su vía de escape. Tres años más tarde escribió y dibujó The Giant Zlig.

Burton envió el trabajo a Disney, pero el estudio rechazó la propuesta. Disney se fijaría en Burton años después, cuando el director ingresó como estudiante en el Instituto de Artes de California patrocinado por la empresa del ratón Mickey.

Brenda Chapman

Brenda Chapman creó a la princesa Mérida (Brave): la dibujó, escribió el guion de sus aventuras y dirigió la película hasta que Disney la sustituyó por Mark Andrews (guionista de John Carter) «para acelerar la producción». En el cambio, Mérida perdió matices para amoldarse a Disney.

Era la segunda película de animación que Chapman dirigía. La primera fue El príncipe de Egipto (Dreamworks). Con este trabajo, Chapman se convirtió en la primera mujer en dirigir una película para un gran estudio.

Pero, ¿cómo llegó Brenda Chapman aquí? Con un lápiz y un puñado de folios. Cuando Chapman cumplió 15 años, presentó un cuaderno de dibujos a Disney. En estos trabajos iniciales, estaba el germen de Mérida. Recibió una carta: «Vuelve a escribirnos cuando tengas 18».

Chapman buscó otro camino… Al igual que Tim Burton ingresó en la Instituto de Artes de California, su primer trabajo profesional fue como dibujante en ¿Quién engañó a Roger Rabbit?

Como vemos, los caminos de la creatividad son inescrutables. Pero en todos los casos, la carrera comienza con la verdad interior. Las frustraciones, los demonios, las filias y fobias, o el afán escapista están presentes en los trazos de cada dibujante.


Fotografía original de Tim Burton por Gage Skidmore (montaje del cartel de la basura perpetrado por el autor del artículo).

David Lynch, Terry Gilliam y Tim Burton entre otros directores de cine comenzaron su carrera con un lápiz y un puñado de papeles. Estos primeros trabajos están llenos de anécdotas y dramas personales pequeños y grandes reconvertidos en fantasías.

Fellini

Poco antes de la Segunda Guerra Mundial, Federico Fellini ya dibujaba tiras cómicas para los periódicos. Estos trabajos tenían argumentos de fantasía que partían de historias personales. Como La bimba atomica:

Cuando el conflicto impidió la llegada de cómics de Estados Unidos, la distribuidora italiana de Flash Gordon contrató a Fellini como guionista. Por esto, en los 80, Dino de Laurentiis (productor de Barbarella y El ejército de las tinieblas) quiso que Fellini dirigiera la película del héroe espacial (responsabilidad que recayó en otras manos; hoy, aquella producción es recordable por la banda sonora de Queen).

En plena la guerra, Fellini pasó de Flash Gordon a dibujar carteles para Cinecittà (1939)… Seis años más tarde, trabajó en el guion de Roma, ciudad abierta, dirigida por Rossellini.

Lynch

lynch1

David Lynch comenzó en el cine una carrera que pronto se estancó… Con una beca de 10.000 dólares de American Film Institute, Lynch empezó a rodar Cabeza borradora (Eraserhead), pero después de cuatro años la finalización del rodaje parecía imposible. No había fondos. Sobrevivía repartiendo periódicos y con el dinero de amigos y familiares.

En Atrapa el pez dorado escribe que dando vueltas a cómo terminar dibujó un perrito:

«Parecía enfadado. Y empecé a mirarlo y a pensar en él y a preguntarme por qué estaría enfadado. Entonces dibujé una tira de cuatro viñetas en la que el perro no se movía».

En aquellos momentos, Lynch tenía cerca de treinta años y se consideraba un fracasado.

«La causa del enfado era el entorno. El perro oye sonidos provenientes de la casa».

Lynch dibujó bocadillos de lo que se hablaba en la casa. Presentó la idea al diario L. A. Weekly y así comenzó las desventuras de The Angriest Dog in the World durante nueve años.

Así consiguió fondos para acabar Cabeza borradora. Mantuvo la tira cómica hasta el estreno de la primera temporada de Twin Peaks.

Terry Gilliam

Terry Gilliam dirigió Los caballeros de la tabla cuadrada y La vida de Brian. Era el responsable de los dibujos y caricaturas de los Monty Python. Desaparecido el grupo cómico, demostró su genio visual con Brazil y Las aventuras del Barón Munchausen. No es raro: Gilliam comenzó trabajando como dibujante.

Estudiando Ciencias Políticas en Occidental College (Los Ángeles, Estados Unidos), dibujaba caricaturas en la publicación universitaria Fang de la que se convirtió en editor. A su salida de la universidad, trabajó para varios periódicos y revistas de humor. En una de estas publicaciones, conoció a John Cleese…

En 1968, gracias a John Cleese, Gilliam conoció al productor de un programa de televisión infantil subversivo: Do Not Adjust Your Set, que contaba con los desconocidos actores Eric Idle, Michael Palin y Terry Jones.

El productor pidió una prueba a Gilliam y este, a falta de tiempo, mezcló dibujos con recortes de tarjetas navideñas y creó un cortometraje (una animación cutout): The Christmas Card.

Un año después, se estrenó Monty Python’s Flying Circus en BBC. Las animaciones cutout de Terry Gilliam se convirtieron en un sello de estilo.

Tim Burton

Con 15 años, el director de Bitelchus ganó un premio local con este dibujo:

Era 1973. Burton era un adolescente que se sentía extraño en la pequeña localidad de Burbank. La imaginación era su vía de escape. Tres años más tarde escribió y dibujó The Giant Zlig.

Burton envió el trabajo a Disney, pero el estudio rechazó la propuesta. Disney se fijaría en Burton años después, cuando el director ingresó como estudiante en el Instituto de Artes de California patrocinado por la empresa del ratón Mickey.

Brenda Chapman

Brenda Chapman creó a la princesa Mérida (Brave): la dibujó, escribió el guion de sus aventuras y dirigió la película hasta que Disney la sustituyó por Mark Andrews (guionista de John Carter) «para acelerar la producción». En el cambio, Mérida perdió matices para amoldarse a Disney.

Era la segunda película de animación que Chapman dirigía. La primera fue El príncipe de Egipto (Dreamworks). Con este trabajo, Chapman se convirtió en la primera mujer en dirigir una película para un gran estudio.

Pero, ¿cómo llegó Brenda Chapman aquí? Con un lápiz y un puñado de folios. Cuando Chapman cumplió 15 años, presentó un cuaderno de dibujos a Disney. En estos trabajos iniciales, estaba el germen de Mérida. Recibió una carta: «Vuelve a escribirnos cuando tengas 18».

Chapman buscó otro camino… Al igual que Tim Burton ingresó en la Instituto de Artes de California, su primer trabajo profesional fue como dibujante en ¿Quién engañó a Roger Rabbit?

Como vemos, los caminos de la creatividad son inescrutables. Pero en todos los casos, la carrera comienza con la verdad interior. Las frustraciones, los demonios, las filias y fobias, o el afán escapista están presentes en los trazos de cada dibujante.


Fotografía original de Tim Burton por Gage Skidmore (montaje del cartel de la basura perpetrado por el autor del artículo).

Compártelo twitter facebook whatsapp
Escribir: Cuestionario de Proust actualizado para crear personajes
Gunter Gallery, arte gráfico que se vende online y se disfruta offline
Bonnie & Clyde existen: están en Instagram y hacen tatuajes
Las 3 grandes referencias del diseño web
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Artículo genial!. Se demuestra que un creador tira de lo que sea para transmitir el concepto que lleva dentro. Cual película de catástrofes, empezaron con viñetas a modo de inofensiva lluvia y para finalizar en la gran tormenta que fue su cine para suerte de la humanidad. Enhorabuena!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *