fbpx
8 de mayo 2017    /   CREATIVIDAD
por
 

‘Dirtypainting’: si no te apetece lavar tu coche, este artista ruso podría ayudarte

8 de mayo 2017    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Aquella capa gris había regresado. Era un invierno cualquiera, siempre largo, cuando el artista Nikita Golubev decidió convertir en arte el manto grisáceo que cada año cubría Moscú desde febrero hasta marzo. «Así que pensé que sería una superficie perfecta para dibujar. Era una textura irregular e imaginé que no sería difícil crear dibujos sobre ella», explica el artista ruso a Yorokobu.

En sus viajes por Europa, Golubev nunca vio algo semejante: en general, los coches solo estaban sucios a causa del descuido de sus propietarios. Comenzó a sospechar que aquella capa gris que cubría todos los coches de su ciudad era producto de los reactivos con los que se derrite la nieve en Rusia.

dirty-car-art-by-nikita-golubev-4

Hace dos inviernos empezó a utilizar los coches de Moscú como lienzos, y no lo hizo precisamente para escribir mensajes como «guarro» o «lávalo», ni para dibujar formas fálicas, como suele ocurrir. Lo que hace Golubev es embellecer los coches, así como ayudar a los propietarios a ahorrar en lavados. Él lo llama dirtypainting y es lo que ya hacía Scott Wade, a quien se conoce como ‘el Da Vinci del polvo’.

El último invierno lo pasó en India, lejos de la capa gris, pero a su regreso no pudo reprimir las ganas de volver a decorar las calles. «Estaba todo tan lleno de colores que pensé en el contraste de lo que solía ver en Moscú, y eso me empujó a salir y empezar a hacer estos dibujos sucios», recueda.

Primero, dice, se lo tomó como una especie de ejercicio matutino. Durante un tiempo se levantaba a diario a las 5:30 y salía a la calle para dar forma a la suciedad mientras todos dormían.

dirty-car-art-by-nikita-golubev-1

«Dibujaba como ‘alla prima’, por un tiempo, sin corregir. Es también una buena práctica para no pensar demasiado en el resultado. Si es bueno, es bueno, y si no lo es, bueno, pues es una experiencia», dice Golubev.

Aunque el artista ruso ha alcanzado fama mundial a través de las redes sociales, gracias a los coches sucios que embellece con rostros y animales, su trabajo principal es el de ilustrador. También decora paredes con dibujos para niños y diseña tatuajes.

See the video of the process on youtube (the link is on profile)

Una publicación compartida de Nikita Golubev (@proboynick) el 28 de Abr de 2017 a la(s) 3:48 PDT

Habitualmente el artista ruso se coloca unos guantes y dibuja con sus manos, aunque otras veces utiliza enormes brochas de pintura. Tarda entre 30 y 45 minutos en realizar cada una de sus obras callejeras y, a veces, hace incluso bocetos antes de llegar al coche.

dirty-car-art-by-nikita-golubev-3

Gracias a que trabaja muy temprano, lo habitual es que los propietarios de los vehículos descubran la obra de arte cuando ya está terminada y cuando el artista ya está en casa. Recuerda una vez en la que alguien le descubrió. La reacción fue una sorpresa: «Normalmente los conductores de camiones están lejos, pero una vez, uno de ellos me pilló y me pidió que volviera a dibujar la imagen con pintura real».

Golubev sabe que su trabajo gusta, y no sólo porque cada imagen que comparte en Instagram reciba miles de corazones: «Puedo verlo, porque los propietarios no lavan sus camiones durante semanas, mantienen mis dibujos».

dirty-car-art-by-nikita-golubev-5

dirty-car-art-by-nikita-golubev-6

dirty-car-art-by-nikita-golubev-7

dirty-car-art-by-nikita-golubev-8

18238853_1301243573325120_2237236802016730242_o

Aquella capa gris había regresado. Era un invierno cualquiera, siempre largo, cuando el artista Nikita Golubev decidió convertir en arte el manto grisáceo que cada año cubría Moscú desde febrero hasta marzo. «Así que pensé que sería una superficie perfecta para dibujar. Era una textura irregular e imaginé que no sería difícil crear dibujos sobre ella», explica el artista ruso a Yorokobu.

En sus viajes por Europa, Golubev nunca vio algo semejante: en general, los coches solo estaban sucios a causa del descuido de sus propietarios. Comenzó a sospechar que aquella capa gris que cubría todos los coches de su ciudad era producto de los reactivos con los que se derrite la nieve en Rusia.

dirty-car-art-by-nikita-golubev-4

Hace dos inviernos empezó a utilizar los coches de Moscú como lienzos, y no lo hizo precisamente para escribir mensajes como «guarro» o «lávalo», ni para dibujar formas fálicas, como suele ocurrir. Lo que hace Golubev es embellecer los coches, así como ayudar a los propietarios a ahorrar en lavados. Él lo llama dirtypainting y es lo que ya hacía Scott Wade, a quien se conoce como ‘el Da Vinci del polvo’.

El último invierno lo pasó en India, lejos de la capa gris, pero a su regreso no pudo reprimir las ganas de volver a decorar las calles. «Estaba todo tan lleno de colores que pensé en el contraste de lo que solía ver en Moscú, y eso me empujó a salir y empezar a hacer estos dibujos sucios», recueda.

Primero, dice, se lo tomó como una especie de ejercicio matutino. Durante un tiempo se levantaba a diario a las 5:30 y salía a la calle para dar forma a la suciedad mientras todos dormían.

dirty-car-art-by-nikita-golubev-1

«Dibujaba como ‘alla prima’, por un tiempo, sin corregir. Es también una buena práctica para no pensar demasiado en el resultado. Si es bueno, es bueno, y si no lo es, bueno, pues es una experiencia», dice Golubev.

Aunque el artista ruso ha alcanzado fama mundial a través de las redes sociales, gracias a los coches sucios que embellece con rostros y animales, su trabajo principal es el de ilustrador. También decora paredes con dibujos para niños y diseña tatuajes.

See the video of the process on youtube (the link is on profile)

Una publicación compartida de Nikita Golubev (@proboynick) el 28 de Abr de 2017 a la(s) 3:48 PDT

Habitualmente el artista ruso se coloca unos guantes y dibuja con sus manos, aunque otras veces utiliza enormes brochas de pintura. Tarda entre 30 y 45 minutos en realizar cada una de sus obras callejeras y, a veces, hace incluso bocetos antes de llegar al coche.

dirty-car-art-by-nikita-golubev-3

Gracias a que trabaja muy temprano, lo habitual es que los propietarios de los vehículos descubran la obra de arte cuando ya está terminada y cuando el artista ya está en casa. Recuerda una vez en la que alguien le descubrió. La reacción fue una sorpresa: «Normalmente los conductores de camiones están lejos, pero una vez, uno de ellos me pilló y me pidió que volviera a dibujar la imagen con pintura real».

Golubev sabe que su trabajo gusta, y no sólo porque cada imagen que comparte en Instagram reciba miles de corazones: «Puedo verlo, porque los propietarios no lavan sus camiones durante semanas, mantienen mis dibujos».

dirty-car-art-by-nikita-golubev-5

dirty-car-art-by-nikita-golubev-6

dirty-car-art-by-nikita-golubev-7

dirty-car-art-by-nikita-golubev-8

18238853_1301243573325120_2237236802016730242_o

Compártelo twitter facebook whatsapp
Aquel día en que una mujer superó por primera vez a los hombres en matemáticas
El antipapa que alejó la ciencia de Dios para acercarla al arte
The N-spired Story: un libro escrito en una colección de camisetas
Portfolio Night 8 | Escuchemos la voz de los supertacañones
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies