6 de mayo 2015    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Juzgado por acribillar a balazos a su ordenador

6 de mayo 2015    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Un hombre de 37 años tendrá que sentarse en el banquillo de los acusados en Colorado Springs (oeste de Estados Unidos), por disparar ocho balas con un arma a su ordenador.
El preciado aparato, un Dell de tres años, llevaba un tiempo dándole problemas y terminó con la paciencia de este estadounidense, que cogió la pistola y le metió ocho balazos por el costado. No uno ni dos, ocho… con ensañamiento. No hay duda de que quiso acabar con su vida.
pc-balazos
«Es muy frustrante y llegué a un punto crítico», dijo el acusado a la policía después de haber sufrido el ‘Síndrome de la pantalla azul’ durante varios meses. Es comprensible cuando, por mucho que reinicias y te metes en foros para intentar arreglarlo, lo ves todo azul cual adicto a la Viagra.
También es comprensible que casi uno de cada cinco españoles hayamos agredido alguna vez a nuestro ordenador. Que la violencia no está bien lo sabemos todos, pero una cosa es una cosa y otra cosa es que un PC (con Windows, mayormente), no responda ni invocando a Bill Gates y a la madre que lo parió.
De momento la policía le ha requisado el arma y lo más probable es que tenga que desembolsar una buena suma de dinero para pagar la multa. Desde aquí le recomendamos que organice una campus party sin pistolas, en plan pacífico. No vaya a ser que la liemos otra vez.

Estos artículos, escritos por PARECE DEL MUNDO TODAY, pueden ser a veces interpretaciones ficticias y humorísticas de noticias reales que aparecen en medios de comunicación.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Un hombre de 37 años tendrá que sentarse en el banquillo de los acusados en Colorado Springs (oeste de Estados Unidos), por disparar ocho balas con un arma a su ordenador.
El preciado aparato, un Dell de tres años, llevaba un tiempo dándole problemas y terminó con la paciencia de este estadounidense, que cogió la pistola y le metió ocho balazos por el costado. No uno ni dos, ocho… con ensañamiento. No hay duda de que quiso acabar con su vida.
pc-balazos
«Es muy frustrante y llegué a un punto crítico», dijo el acusado a la policía después de haber sufrido el ‘Síndrome de la pantalla azul’ durante varios meses. Es comprensible cuando, por mucho que reinicias y te metes en foros para intentar arreglarlo, lo ves todo azul cual adicto a la Viagra.
También es comprensible que casi uno de cada cinco españoles hayamos agredido alguna vez a nuestro ordenador. Que la violencia no está bien lo sabemos todos, pero una cosa es una cosa y otra cosa es que un PC (con Windows, mayormente), no responda ni invocando a Bill Gates y a la madre que lo parió.
De momento la policía le ha requisado el arma y lo más probable es que tenga que desembolsar una buena suma de dinero para pagar la multa. Desde aquí le recomendamos que organice una campus party sin pistolas, en plan pacífico. No vaya a ser que la liemos otra vez.

Estos artículos, escritos por PARECE DEL MUNDO TODAY, pueden ser a veces interpretaciones ficticias y humorísticas de noticias reales que aparecen en medios de comunicación.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Travestis de cinco estrellas
Juego de riders
NoFap, la comunidad de Reddit que lucha contra la adicción al porno (y todo lo que conlleva)
La arrolladora alegría de vivir de la periferia carioca
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies