14 de noviembre 2016    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Dime lo que comes y te diré en qué distrito de Madrid vives

14 de noviembre 2016    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

Hay un dicho popular que dice que somos lo que comemos. Lo cierto es que pocas cosas representan tanto a una cultura como su comida, aunque este mundo globalizado en el que vivimos cada vez diluya más las líneas que nos definen en ese sentido.

Quizá por eso a los chicos de Fragmento Universo se les ha ocurrido representar las distintas culturas que conviven en Madrid a través de su comida. La pareja formada por Baumgartner (Christian del Moral) y Tessa Dóniga se trasladó hace poco a vivir a Lavapiés, un barrio céntrico de Madrid. Y allí se dieron cuenta de una realidad que, aunque ya habían observado en otros barrios madrileños en los que habían vivido, en su nuevo distrito era aún más llamativa. La comida en los súper de Lavapiés era muy distinta a la que estaban acostumbrados a encontrar en otros mercados.

Lavapiés
Lavapiés
Malasaña
Malasaña

Así que pensaron en hacer una serie de fotos donde los productos de alimentación fueran lo que describiera qué tipo de población habitaba en cada distrito de la capital de España. Después de una criba, eligieron los barrios finalistas para el proyecto: Aluche, Usera, Serrano, Malasaña, Sol y, por supuesto, Lavapiés. Y decidieron retratar los envases de esos alimentos. «Se nota cómo son los diseños de packagings de cada cultura. Te trae un poco más a lo que ves en la tienda de alimentación o en el súper de cada barrio», puntualiza Baumgartner. Y así nació esta serie fotográfica que han llamado Distritos.

Pero como no todo en la vida es comer, en algunos bodegones también se pueden encontrar otros elementos que identifican a estos habitantes extranjeros. De esta manera, en el indio que define a Lavapiés, también se aprecia un paquete de incienso.

En el de Serrano, donde el nivel de vida es más alto, aparecen otros elementos como los cigarrillos como un complemento más chic al concepto de la tapa española. Y en Sol, donde la mezcla de culturas es mayor, colocaron una banderita con el símbolo de Airbnb para reflejar esta característica. «En el mayor porcentaje de la foto el peso está en la comida, pero hay también otros elementitos en cada una…», explica Baumgartner.

Aluche
Aluche
Serrano
Serrano

De todas las fotos eliminaron el componente español para centrarse únicamente en la cultura que venía de fuera. Su idea era crear una especie de juego donde el espectador tiene que adivinar a qué barrio pertenece cada composición mirando sólo los elementos que la componen. «Hemos hecho algunos ejercicios con algunos amigos. Se lo hemos enseñado sin explicarles mucho en qué consistía, pidiéndoles que intentaran adivinar los distritos. Y prácticamente el 90% lo hizo. Si metemos un elemento más representativo de la parte española, nos confundiría a la hora de tratar de averiguar cuál es cual», opina Baumgartner, quien añade que la razón se basa en algo «puramente estético».

Si alguien quiere saber cómo es la población que habita Madrid, basta con echar un ojo a estos bodegones. Madrid sabe a cocido, por supuesto, pero también a curry, salsa agridulce, frijjoles y hamburguesa. Los lineales de los supermercados no entienden de nacionalismos.

Sol
Sol
Usera
Usera

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

Hay un dicho popular que dice que somos lo que comemos. Lo cierto es que pocas cosas representan tanto a una cultura como su comida, aunque este mundo globalizado en el que vivimos cada vez diluya más las líneas que nos definen en ese sentido.

Quizá por eso a los chicos de Fragmento Universo se les ha ocurrido representar las distintas culturas que conviven en Madrid a través de su comida. La pareja formada por Baumgartner (Christian del Moral) y Tessa Dóniga se trasladó hace poco a vivir a Lavapiés, un barrio céntrico de Madrid. Y allí se dieron cuenta de una realidad que, aunque ya habían observado en otros barrios madrileños en los que habían vivido, en su nuevo distrito era aún más llamativa. La comida en los súper de Lavapiés era muy distinta a la que estaban acostumbrados a encontrar en otros mercados.

Lavapiés
Lavapiés
Malasaña
Malasaña

Así que pensaron en hacer una serie de fotos donde los productos de alimentación fueran lo que describiera qué tipo de población habitaba en cada distrito de la capital de España. Después de una criba, eligieron los barrios finalistas para el proyecto: Aluche, Usera, Serrano, Malasaña, Sol y, por supuesto, Lavapiés. Y decidieron retratar los envases de esos alimentos. «Se nota cómo son los diseños de packagings de cada cultura. Te trae un poco más a lo que ves en la tienda de alimentación o en el súper de cada barrio», puntualiza Baumgartner. Y así nació esta serie fotográfica que han llamado Distritos.

Pero como no todo en la vida es comer, en algunos bodegones también se pueden encontrar otros elementos que identifican a estos habitantes extranjeros. De esta manera, en el indio que define a Lavapiés, también se aprecia un paquete de incienso.

En el de Serrano, donde el nivel de vida es más alto, aparecen otros elementos como los cigarrillos como un complemento más chic al concepto de la tapa española. Y en Sol, donde la mezcla de culturas es mayor, colocaron una banderita con el símbolo de Airbnb para reflejar esta característica. «En el mayor porcentaje de la foto el peso está en la comida, pero hay también otros elementitos en cada una…», explica Baumgartner.

Aluche
Aluche
Serrano
Serrano

De todas las fotos eliminaron el componente español para centrarse únicamente en la cultura que venía de fuera. Su idea era crear una especie de juego donde el espectador tiene que adivinar a qué barrio pertenece cada composición mirando sólo los elementos que la componen. «Hemos hecho algunos ejercicios con algunos amigos. Se lo hemos enseñado sin explicarles mucho en qué consistía, pidiéndoles que intentaran adivinar los distritos. Y prácticamente el 90% lo hizo. Si metemos un elemento más representativo de la parte española, nos confundiría a la hora de tratar de averiguar cuál es cual», opina Baumgartner, quien añade que la razón se basa en algo «puramente estético».

Si alguien quiere saber cómo es la población que habita Madrid, basta con echar un ojo a estos bodegones. Madrid sabe a cocido, por supuesto, pero también a curry, salsa agridulce, frijjoles y hamburguesa. Los lineales de los supermercados no entienden de nacionalismos.

Sol
Sol
Usera
Usera

Compártelo twitter facebook whatsapp
El Italo disco pervive en Ciudad de México
Cool es la Música y la Música es Negra
Reales Censores del Reino de Iberia Sumergida
Una psicóloga usa los muebles de Ikea para hacer terapia con parejas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • No entiendo lo de “quitar el componente español” cuando en la foto de Serano todo lo que hay es español. ¿Acaso en la zona de Serrano no hay extranjeros?

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad