25 de febrero 2020    /   CREATIVIDAD
por
 

‘Dogs in Cars’: el miedo y la ansiedad reflejados en los ojos de un perro

25 de febrero 2020    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Hitchcock dijo aquella célebre frase de «No trabajaré jamás con niños, animales, ni con Charles Laughton», pero el fotógrafo londinense Martin Usborne no parece estar muy de acuerdo con la segunda premisa.

Para él, trabajar con perros le resulta mucho más sencillo que hacerlo con humanos. «Ellos no esconden sus emociones», dice. «Puede que no miren a cámara directamente, pero sí comparten directamente sus sentimientos. Los humanos se quedarán quietos, pero esconden sus movimientos en su interior».

Dogs in cars

The Silence of Dogs in Cars (Hoxtorn Mini Press) es el último proyecto de Usborne. Una serie de fotografías donde los perros son los protagonistas. «Este proyecto es tanto sobre perros como sobre humanos», explica el fotógrafo, «es sobre el animal dentro de nosotros, esa parte de nosotros que está tácita, cruda, atrapada».

La idea parte de dos experiencias infantiles traumáticas: una, el miedo que sintió al quedarse solo en el interior de un coche; la otra, un documental en el que algunas personas maltrataban terriblemente a un perro.

Lo peor para su mente infantil no fue solo la visión de esas imágenes, sino pensar que el animal no podía responder. «Debo decir que yo era un niño muy querido y nunca abandonado y, sin embargo, está claro que ambas experiencias surgieron del mismo lugar en lo profundo de mi ser: el miedo a estar solo y no ser escuchado».

https://www.instagram.com/p/B89P5DhHB_f/

Todas las fotos de Dogs in cars son nocturnas. «Es más cinematográfico, más Hitchcock», aclara Usborne. «Ofrece más espacio para los sueños y los mundos paralelos. El día, además, se asocia más a dejar perros abandonados en coches ardiendo bajo el sol».

La oscuridad, por otro lado, le permite volver a experimentar aquellos miedos que sintió de niño. «Lo que no esperaba era ver tantas reacciones sutiles de los perros: algunos tristes, otros expectantes, algunos enojados, otros abatidos… Fue como si al abrir una caja de lápices de color gris me sorprendiera ver tantas sombras en su interior».

Dogs in cars

Los perros que le sirven de modelo no aparecen en books de fotos animales. Usborne los descubre por la calle mientras pasea a los suyos. Habla con los propietarios y les pregunta si querrían colaborar en un proyecto artístico un tanto peculiar. Casi todos aceptan.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

NEW BOOK: The Silence of Dogs in Cars // a photography book from our very own co-founder, Martin Usborne… Once left in a car, for a short while as a young kid, Martin remembers the feeling that no-one might come back. Around about the same time he identified and fell in love with dogs – they were also silent, just as he felt in the car. A few decades later the two memories fused into this strangely melancholic but also subtly humorous project. Behind the eyes of these dogs are feelings that humans so often avoid: the fear of being alone, the uncertainty of the unknown, but also a certain hope that can be found in silence. ​ ​Previously a large format book by the wonderful @kehrerverlag, we couldn’t resist re-releasing it as a slighty-more-affordable-but-equally-lovely Hoxton Mini Press edition. Think of it as a mini-schnauzer to an earlier Great Dane. Out 5 March and available to pre-order online now.

Una publicación compartida de Hoxton Mini Press (@hoxtonminipress) el

Al preguntarle por sus referentes artísticos, el londinense cita tres: su favorito, Todd Hido, por su humor, tono y dramatismo oculto («Sus fotos del paisaje americano tomadas desde el interior de un coche son sublimes»); Edward Hopper, «por capturar ese sentido de anhelo y represión emocional, y también el silencio y la quietud», y Gregory Crewdson, «por su iluminación y narrativa».

Terminar este libro le ha llevado tres años de trabajo. «Cada imagen lleva al menos una semana de trabajo entre encontrar el coche, la localización, organizar la sesión y hacerla y el trabajo de edición que lleva después».

«Los perros han sido siempre mi puente hacia el mundo animal. Son accesibles, quieren entendernos y nosotros queremos comprenderlos a ellos», concluye. «Los gatos, por otro lado, solo quieren comida y salir al jardín… Mira, puedes ser una persona de perros o de gatos. Yo soy de perros y no podré convertir a nadie a mi religión. Si crees en los perros, crees en los perros».

Hitchcock dijo aquella célebre frase de «No trabajaré jamás con niños, animales, ni con Charles Laughton», pero el fotógrafo londinense Martin Usborne no parece estar muy de acuerdo con la segunda premisa.

Para él, trabajar con perros le resulta mucho más sencillo que hacerlo con humanos. «Ellos no esconden sus emociones», dice. «Puede que no miren a cámara directamente, pero sí comparten directamente sus sentimientos. Los humanos se quedarán quietos, pero esconden sus movimientos en su interior».

Dogs in cars

The Silence of Dogs in Cars (Hoxtorn Mini Press) es el último proyecto de Usborne. Una serie de fotografías donde los perros son los protagonistas. «Este proyecto es tanto sobre perros como sobre humanos», explica el fotógrafo, «es sobre el animal dentro de nosotros, esa parte de nosotros que está tácita, cruda, atrapada».

La idea parte de dos experiencias infantiles traumáticas: una, el miedo que sintió al quedarse solo en el interior de un coche; la otra, un documental en el que algunas personas maltrataban terriblemente a un perro.

Lo peor para su mente infantil no fue solo la visión de esas imágenes, sino pensar que el animal no podía responder. «Debo decir que yo era un niño muy querido y nunca abandonado y, sin embargo, está claro que ambas experiencias surgieron del mismo lugar en lo profundo de mi ser: el miedo a estar solo y no ser escuchado».

https://www.instagram.com/p/B89P5DhHB_f/

Todas las fotos de Dogs in cars son nocturnas. «Es más cinematográfico, más Hitchcock», aclara Usborne. «Ofrece más espacio para los sueños y los mundos paralelos. El día, además, se asocia más a dejar perros abandonados en coches ardiendo bajo el sol».

La oscuridad, por otro lado, le permite volver a experimentar aquellos miedos que sintió de niño. «Lo que no esperaba era ver tantas reacciones sutiles de los perros: algunos tristes, otros expectantes, algunos enojados, otros abatidos… Fue como si al abrir una caja de lápices de color gris me sorprendiera ver tantas sombras en su interior».

Dogs in cars

Los perros que le sirven de modelo no aparecen en books de fotos animales. Usborne los descubre por la calle mientras pasea a los suyos. Habla con los propietarios y les pregunta si querrían colaborar en un proyecto artístico un tanto peculiar. Casi todos aceptan.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

NEW BOOK: The Silence of Dogs in Cars // a photography book from our very own co-founder, Martin Usborne… Once left in a car, for a short while as a young kid, Martin remembers the feeling that no-one might come back. Around about the same time he identified and fell in love with dogs – they were also silent, just as he felt in the car. A few decades later the two memories fused into this strangely melancholic but also subtly humorous project. Behind the eyes of these dogs are feelings that humans so often avoid: the fear of being alone, the uncertainty of the unknown, but also a certain hope that can be found in silence. ​ ​Previously a large format book by the wonderful @kehrerverlag, we couldn’t resist re-releasing it as a slighty-more-affordable-but-equally-lovely Hoxton Mini Press edition. Think of it as a mini-schnauzer to an earlier Great Dane. Out 5 March and available to pre-order online now.

Una publicación compartida de Hoxton Mini Press (@hoxtonminipress) el

Al preguntarle por sus referentes artísticos, el londinense cita tres: su favorito, Todd Hido, por su humor, tono y dramatismo oculto («Sus fotos del paisaje americano tomadas desde el interior de un coche son sublimes»); Edward Hopper, «por capturar ese sentido de anhelo y represión emocional, y también el silencio y la quietud», y Gregory Crewdson, «por su iluminación y narrativa».

Terminar este libro le ha llevado tres años de trabajo. «Cada imagen lleva al menos una semana de trabajo entre encontrar el coche, la localización, organizar la sesión y hacerla y el trabajo de edición que lleva después».

«Los perros han sido siempre mi puente hacia el mundo animal. Son accesibles, quieren entendernos y nosotros queremos comprenderlos a ellos», concluye. «Los gatos, por otro lado, solo quieren comida y salir al jardín… Mira, puedes ser una persona de perros o de gatos. Yo soy de perros y no podré convertir a nadie a mi religión. Si crees en los perros, crees en los perros».

Compártelo twitter facebook whatsapp
The Ropantic Show: Renovar el armario de forma sostenible y gratis
Lionside Football, el juego oficial de muchos clubes de fútbol
Tres libros llenos de haikus visuales para estimular la mente sin psicotrópicos
La edición de junio de Yorokobu ya está en la calle
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad