4 de junio 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Don Cicleto, una red de parkings de bicis en Madrid

4 de junio 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¿Por qué no cambiamos la ciudad entre todos? Esa fue la pregunta que se planteó Pablo Rosa cuando empezó a esbozar su idea. Cada uno lo hace, claro, como quiere, como puede o como le resulta más sencillo. En el caso de Rosa, lo más fácil era hacerlo a lomos de la bici.
1620612_737663906252279_1529502761_nDon Cicleto, el proyecto con el que Pablo Rosa quiere cambiar Madrid, es una acción mutante, el resultado de la evolución de una idea. «El año pasado traté de montar la primera red privada de alquiler de bicicletas eléctricas en Madrid. Utilizaba tecnología propia, desarrollada y patentada por mí junto a mis socios de Bike-In/Geofoton. Cuando parecía que el tema de la financiación estaba resuelto, el Ayuntamiento de Madrid anunció que su sistema de bicicletas públicas se haría con bici eléctrica. Me quise pegar un tiro cuando lo supe», explica Rosa.
Tras el shock, llegó la obligación de cambiar la idea para aprovechar todo lo que ya había aprendido. «Si Bicimad se dirigía a quien no tenía bici, yo me iba a dirigir a quien ya la tiene y que prefiere la suya propia. Así, desde el principio sabíamos que no íbamos a competir. Me dije que la idea de Don Cicleto debería ser la de facilitar el uso de la bici en Madrid».
Si el Monstruo del Espagueti Volador quiere (Rosa dixit), su iniciativa echará a andar este mismo mes, aunque aún en fase de pruebas. Don Cicleto es una red de aparcamientos para bicicletas que se extenderá por la ciudad de Madrid y que tratará de resolver uno de los mayores problemas que tienen los ciclistas urbanos. «¿Dónde leches dejamos la bici de la manera más segura sin que tengamos que quitar espacio al salón de casa, sin discutir con la novia, el conserje o los vecinos?», se preguntó.
Don Cicleto contará con lugares para dejar la bicicleta solo durante el día o de la mañana a las 12 de la noche, y también la opción de dejarla a dormir fuera de casa. «La idea es que todo el mundo pueda acceder, por lo menos, al servicio de uso diurno. Como toda buena start-up, todo podrá cambiar en función de lo que pase cuando el servicio esté en la calle», dice el manchego. Por eso, la cuota de socio va de los 19,9 euros por trimestre (o 59,9 euros anuales) por ese servicio diurno a los 59,9 euros trimestrales por dejar las bicis las 24 horas fuera de casa.
1888561_743497452335591_1853107469_n
La aventura comienza en la zona centro, con más de una decena de puntos de aparcamiento. Rosa dice que quiere «que sea la gente quien me diga por donde continuar. ¿Tetuán o Arganzuela? Que decidan los usuarios».
Cuenta el fundador de Don Cicleto que quiere que la bicicleta pase de ser «un medio de transporte a ser un medio de comunicación, un modo de relacionarse con las personas». Eso pasa inevitablemente por eliminar las barreras que, como ascensores estrechos o pisos poco espaciosos, impiden una traslación natural del rol de peatón al de ciclista y viceversa. Coger y dejar la bicicleta sin preocupaciones es un empujón más a la normalización de su uso.
Si queréis conocer a Don Cicleto de primera mano, estará este próximo fin de semana en el festival Con B de Bici, que se celebra en el Matadero de Madrid. Entrada gratuita.

¿Por qué no cambiamos la ciudad entre todos? Esa fue la pregunta que se planteó Pablo Rosa cuando empezó a esbozar su idea. Cada uno lo hace, claro, como quiere, como puede o como le resulta más sencillo. En el caso de Rosa, lo más fácil era hacerlo a lomos de la bici.
1620612_737663906252279_1529502761_nDon Cicleto, el proyecto con el que Pablo Rosa quiere cambiar Madrid, es una acción mutante, el resultado de la evolución de una idea. «El año pasado traté de montar la primera red privada de alquiler de bicicletas eléctricas en Madrid. Utilizaba tecnología propia, desarrollada y patentada por mí junto a mis socios de Bike-In/Geofoton. Cuando parecía que el tema de la financiación estaba resuelto, el Ayuntamiento de Madrid anunció que su sistema de bicicletas públicas se haría con bici eléctrica. Me quise pegar un tiro cuando lo supe», explica Rosa.
Tras el shock, llegó la obligación de cambiar la idea para aprovechar todo lo que ya había aprendido. «Si Bicimad se dirigía a quien no tenía bici, yo me iba a dirigir a quien ya la tiene y que prefiere la suya propia. Así, desde el principio sabíamos que no íbamos a competir. Me dije que la idea de Don Cicleto debería ser la de facilitar el uso de la bici en Madrid».
Si el Monstruo del Espagueti Volador quiere (Rosa dixit), su iniciativa echará a andar este mismo mes, aunque aún en fase de pruebas. Don Cicleto es una red de aparcamientos para bicicletas que se extenderá por la ciudad de Madrid y que tratará de resolver uno de los mayores problemas que tienen los ciclistas urbanos. «¿Dónde leches dejamos la bici de la manera más segura sin que tengamos que quitar espacio al salón de casa, sin discutir con la novia, el conserje o los vecinos?», se preguntó.
Don Cicleto contará con lugares para dejar la bicicleta solo durante el día o de la mañana a las 12 de la noche, y también la opción de dejarla a dormir fuera de casa. «La idea es que todo el mundo pueda acceder, por lo menos, al servicio de uso diurno. Como toda buena start-up, todo podrá cambiar en función de lo que pase cuando el servicio esté en la calle», dice el manchego. Por eso, la cuota de socio va de los 19,9 euros por trimestre (o 59,9 euros anuales) por ese servicio diurno a los 59,9 euros trimestrales por dejar las bicis las 24 horas fuera de casa.
1888561_743497452335591_1853107469_n
La aventura comienza en la zona centro, con más de una decena de puntos de aparcamiento. Rosa dice que quiere «que sea la gente quien me diga por donde continuar. ¿Tetuán o Arganzuela? Que decidan los usuarios».
Cuenta el fundador de Don Cicleto que quiere que la bicicleta pase de ser «un medio de transporte a ser un medio de comunicación, un modo de relacionarse con las personas». Eso pasa inevitablemente por eliminar las barreras que, como ascensores estrechos o pisos poco espaciosos, impiden una traslación natural del rol de peatón al de ciclista y viceversa. Coger y dejar la bicicleta sin preocupaciones es un empujón más a la normalización de su uso.
Si queréis conocer a Don Cicleto de primera mano, estará este próximo fin de semana en el festival Con B de Bici, que se celebra en el Matadero de Madrid. Entrada gratuita.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Dick Art: fotografía tu pene como si de un top model se tratara
¿Somos unos PIGS (cerdos)?
El Tumblr de la era VHS
El origen de los dichos: Más feo que Picio
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.

Publicidad