27 de abril 2016    /   CINE/TV
por
 

El purismo español: una rémora para difundir ‘El Quijote’

27 de abril 2016    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Pocos hablarán de Cervantes y su obra pasada la conmemoración del IV centenario de la muerte. La misma celebración es una metáfora agria sobre la actualidad del autor madrileño. Reino Unido celebra la muerte de Shakespeare como fiesta; España, la de Cervantes como obligación.

Realmente, hay homenajes al dramaturgo inglés cada año: menciones en los medios y adaptaciones de su obra en el cine y la televisión. Por contra, en el audiovisual español son raras las referencias a Cervantes y El Quijote, y pocas las adaptaciones.

Menciones

En la televisión de habla inglesa hay referencias a Shakespeare y su obra en series policiacas, de médicos, dramáticas… Incluso en el culebrón Empire se menciona —explícitamente la obra del bardo y se usa como esquema dramático. La serie comienza siendo El rey Lear y continúa a mitad de la segunda temporada como Ricardo II. Lucious Lyon se considera el rey en el capítulo Una rosa por cualquier otro nombre, título sacado de Romeo y Julieta. Lucious lo explica para el público que desconoce a Ricardo II. Así se transmite la cultura anglonorteamericana: se instruye deleitando.

¿Y las menciones a Cervantes en las series españolas? El Ministerio del Tiempo es una excepción. Puede que en el episodio sobre Cervantes haya mayor número de referencias al autor que en todo el audiovisual español de la última década. Un episodio emotivo que muestra cómo la desmitificación y el entretenimiento se convierten en pedagogía. Muchos espectadores repasaron la vida y obra del madrileño gracias a este guion. (Como anteriormente la vida y obras de Lope de Vega o Picasso y Dalí).

Al margen de El Ministerio del tiempo, uno recuerda más menciones al Quijote y a Cervantes en la ficción norteamericana que en la nacional. Un ejemplo reciente: en la serie The Newsroom de Aaron Sorkin, don Quijote es el héroe a imitar. El periodista es el Quijote frente al tipo poderoso que maneja el mundo en la sombra con llamadas de teléfono.

Adaptaciones

William Shakespeare tiene 1.150 créditos como autor o inspirador en IMDB. (Internet Movie Database: Base de datos de películas en internet). Cervantes, por contra, 115 créditos.

Es cierto que Shakespeare fue más prolífico, pero nueve de las adaptaciones cinematográficas sobre la obra del español son de Las novelas ejemplares. Las otras, sobre don Quijote o sus personajes, en muchos casos, fieles al texto cervantino. Una fidelidad nociva para la difusión del Quijote.

Además de fieles adaptaciones, los créditos de Shakespeare incluyen dramas como My Own Private Idaho (Enrique III y Enrique IV); musicales como West Side Story (Romeo y Julieta); cine de animación como El Rey León (Hamlet) y películas de ciencia ficción como Planeta prohibido (La tempestad).

Al cine inglés y el norteamericano le gusta colocar a Shakespeare en distintas épocas y ambientes. Por contra, el cine español ha mostrado excesivo respeto a la letra del Quijote; tanto como el mundo académico e intelectual hasta hace poco.

Don Quijote de la Mancha - Serie de animación
Don Quijote de la Mancha (1979-1981) Ambicioso intento de RTVE por acercar El Quijote a los niños de su tiempo. Un proyecto hoy inviable por su apego al texto original.

La reverencia al texto original es una rémora para difundir El Quijote

En el mundo de las letras, las adaptaciones a un lenguaje contemporáneo del Quijote levantan ampollas a los puristas. Ya sea la de Andrés Trapiello (2015) como la de Pérez Reverte (2016) para alumnos de secundaria. La oposición recuerda a quienes condenaron las traducciones de la Biblia del latín a las lenguas de los pueblos. A las élites culturales, religiosas y económicas les conviene poner trabas al pueblo para que acceda a la cultura. (William Tyndale, el primer traductor de la Biblia del latín al inglés, fue quemado vivo).

Trapiello considera:

«Es absurdo que nosotros no pudiéramos hacer lo que todos los lectores del mundo: que leen en sus lenguas respectivas, cómodamente […]. La gente que traduce El Quijote al alemán no lo traduce a un alemán del siglo XVI, lo traduce a un alemán del siglo XXI».

Las traducciones de Shakespeare son culpables de que pensemos que el autor utiliza un lenguaje moderno. Pero Shakespeare también es adaptado al inglés contemporáneo en textos y representaciones.

Oxford marca pautas en Re-editing Shakespeare for the Modern Reader (Reeditar Shakespeare para lectores modernos).

Y el lingüista James McWhorter de la Universidad de Columbia actualizaría a Shakespeare por completo:

«El inglés del siglo XVI no es fácil para el público».

Pero es extraño que el cine y la televisión españoles, lejos de la intelectualidad, se haya acercado con miedo al Quijote. Cada adaptación del Quijote, incluso las destinadas a los niños, se mueve con cadenas.

Adaptar una obra al cine o la televisión no es colocar una cámara frente a las palabras. Y menos frente al Quijote, bello, inteligente, pero carente de estructura cinematográfica. Una adaptación del Quijote debería partir del personaje más que de las idas y venidas de Alonso Quijano.

Faltan referencias, por supuesto, y falta valentía para propuestas arriesgadas aunque suenen absurdas. Un don Quijote contra los vampiros o los zombies podría interesar a un público moderno. Quizá un Quijote que a fuerza de ver películas de Clint Eastwood y Charles Bronson se vea como héroe del barrio. Unos Rinconete y Cortadillo como nuevos diputados de un monipodio vendido a las grandes empresas. Por esta falta de Cervantes y Quijote ojalá cristalice el Quijote detective de Anaïs Schaaff, Pablo Olivares y Javier Olivares (el equipo de El Ministerio de el Tiempo).

Si El Quijote fuera una obra inglesa, BBC hubiera sacado una decena de versiones, desde canónicas a irreverentes. La reverencia, el purismo mata el arte; paraliza la difusión del legado cultural y nos empobrece.

Imagen principal: El Ministerio del Tiempo. La patrulla del tiempo muestra a Cervantes la importancia del Quijote.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Pocos hablarán de Cervantes y su obra pasada la conmemoración del IV centenario de la muerte. La misma celebración es una metáfora agria sobre la actualidad del autor madrileño. Reino Unido celebra la muerte de Shakespeare como fiesta; España, la de Cervantes como obligación.

Realmente, hay homenajes al dramaturgo inglés cada año: menciones en los medios y adaptaciones de su obra en el cine y la televisión. Por contra, en el audiovisual español son raras las referencias a Cervantes y El Quijote, y pocas las adaptaciones.

Menciones

En la televisión de habla inglesa hay referencias a Shakespeare y su obra en series policiacas, de médicos, dramáticas… Incluso en el culebrón Empire se menciona —explícitamente la obra del bardo y se usa como esquema dramático. La serie comienza siendo El rey Lear y continúa a mitad de la segunda temporada como Ricardo II. Lucious Lyon se considera el rey en el capítulo Una rosa por cualquier otro nombre, título sacado de Romeo y Julieta. Lucious lo explica para el público que desconoce a Ricardo II. Así se transmite la cultura anglonorteamericana: se instruye deleitando.

¿Y las menciones a Cervantes en las series españolas? El Ministerio del Tiempo es una excepción. Puede que en el episodio sobre Cervantes haya mayor número de referencias al autor que en todo el audiovisual español de la última década. Un episodio emotivo que muestra cómo la desmitificación y el entretenimiento se convierten en pedagogía. Muchos espectadores repasaron la vida y obra del madrileño gracias a este guion. (Como anteriormente la vida y obras de Lope de Vega o Picasso y Dalí).

Al margen de El Ministerio del tiempo, uno recuerda más menciones al Quijote y a Cervantes en la ficción norteamericana que en la nacional. Un ejemplo reciente: en la serie The Newsroom de Aaron Sorkin, don Quijote es el héroe a imitar. El periodista es el Quijote frente al tipo poderoso que maneja el mundo en la sombra con llamadas de teléfono.

Adaptaciones

William Shakespeare tiene 1.150 créditos como autor o inspirador en IMDB. (Internet Movie Database: Base de datos de películas en internet). Cervantes, por contra, 115 créditos.

Es cierto que Shakespeare fue más prolífico, pero nueve de las adaptaciones cinematográficas sobre la obra del español son de Las novelas ejemplares. Las otras, sobre don Quijote o sus personajes, en muchos casos, fieles al texto cervantino. Una fidelidad nociva para la difusión del Quijote.

Además de fieles adaptaciones, los créditos de Shakespeare incluyen dramas como My Own Private Idaho (Enrique III y Enrique IV); musicales como West Side Story (Romeo y Julieta); cine de animación como El Rey León (Hamlet) y películas de ciencia ficción como Planeta prohibido (La tempestad).

Al cine inglés y el norteamericano le gusta colocar a Shakespeare en distintas épocas y ambientes. Por contra, el cine español ha mostrado excesivo respeto a la letra del Quijote; tanto como el mundo académico e intelectual hasta hace poco.

Don Quijote de la Mancha - Serie de animación
Don Quijote de la Mancha (1979-1981) Ambicioso intento de RTVE por acercar El Quijote a los niños de su tiempo. Un proyecto hoy inviable por su apego al texto original.

La reverencia al texto original es una rémora para difundir El Quijote

En el mundo de las letras, las adaptaciones a un lenguaje contemporáneo del Quijote levantan ampollas a los puristas. Ya sea la de Andrés Trapiello (2015) como la de Pérez Reverte (2016) para alumnos de secundaria. La oposición recuerda a quienes condenaron las traducciones de la Biblia del latín a las lenguas de los pueblos. A las élites culturales, religiosas y económicas les conviene poner trabas al pueblo para que acceda a la cultura. (William Tyndale, el primer traductor de la Biblia del latín al inglés, fue quemado vivo).

Trapiello considera:

«Es absurdo que nosotros no pudiéramos hacer lo que todos los lectores del mundo: que leen en sus lenguas respectivas, cómodamente […]. La gente que traduce El Quijote al alemán no lo traduce a un alemán del siglo XVI, lo traduce a un alemán del siglo XXI».

Las traducciones de Shakespeare son culpables de que pensemos que el autor utiliza un lenguaje moderno. Pero Shakespeare también es adaptado al inglés contemporáneo en textos y representaciones.

Oxford marca pautas en Re-editing Shakespeare for the Modern Reader (Reeditar Shakespeare para lectores modernos).

Y el lingüista James McWhorter de la Universidad de Columbia actualizaría a Shakespeare por completo:

«El inglés del siglo XVI no es fácil para el público».

Pero es extraño que el cine y la televisión españoles, lejos de la intelectualidad, se haya acercado con miedo al Quijote. Cada adaptación del Quijote, incluso las destinadas a los niños, se mueve con cadenas.

Adaptar una obra al cine o la televisión no es colocar una cámara frente a las palabras. Y menos frente al Quijote, bello, inteligente, pero carente de estructura cinematográfica. Una adaptación del Quijote debería partir del personaje más que de las idas y venidas de Alonso Quijano.

Faltan referencias, por supuesto, y falta valentía para propuestas arriesgadas aunque suenen absurdas. Un don Quijote contra los vampiros o los zombies podría interesar a un público moderno. Quizá un Quijote que a fuerza de ver películas de Clint Eastwood y Charles Bronson se vea como héroe del barrio. Unos Rinconete y Cortadillo como nuevos diputados de un monipodio vendido a las grandes empresas. Por esta falta de Cervantes y Quijote ojalá cristalice el Quijote detective de Anaïs Schaaff, Pablo Olivares y Javier Olivares (el equipo de El Ministerio de el Tiempo).

Si El Quijote fuera una obra inglesa, BBC hubiera sacado una decena de versiones, desde canónicas a irreverentes. La reverencia, el purismo mata el arte; paraliza la difusión del legado cultural y nos empobrece.

Imagen principal: El Ministerio del Tiempo. La patrulla del tiempo muestra a Cervantes la importancia del Quijote.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Un nuevo género: el iCorto
¿Aparcas tu bici con seguridad? El test Hal Ruzal
Western en Downton Abbey
Monstruos animados colgados en una pared
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 6
  • Curioso. Esta semana he pensado lo mismo. Vi por internet una imagen cómica en la que Don Quijote y Sancho llegaban a los molinos y estos se ponían a luchar contra un Titán de la serie «Shingeki no Kyojin» (Ataque a los Titanes).

    Me puse a pensar y… Que poco hay sobre el Quijote fuera del libro. De pequeño vi los dibujos y me parecieron infumables. A día de hoy se los pones a un niño y creo que directamente te odia de por vida. A mi me gustaría que se explotara este personaje con diferentes historias, que se contara la historia de este en otra época, videojuegos…

    En videojuegos la figura del Quijote, que yo recuerde, solo sale de enemigo en Maldita Castilla y en el videojuego basado en la serie de animación, y pienso que se podrían hacer cosas mejores.

    • No conocía “Shingeki no Kyojin”. Gracias. Otra prueba de que en el extranjero sacan más partido al personaje que en España. Tengo ganas de ver el de Terry Gilliam si algún día ve la luz.

  • Estoy de acuerdo en que no se difunde como debería… y bien analizado y explotado sería fuente de turismo e ingresos… pero el problema es la falta de rigor (en este punto no estoy de acuerdo). Ojalá lo hubiese!! Aún la visión que se tiene es la que nos dejó Dore en el siglo XIX… visión muy alejada de la realidad de la época de Cervantes. Por poner un ejemplo, hay una parte en la que habla que en la olla hay más de vaca que carnero… eso nos habla de una Mancha verde (si no no habría vacas)… no empieza a cambiar la visión?? (pensemos en las Lagunas de Ruidera). Tb nos indica la tecnología punta que había en ese momento en España al citar a los molinos de viento (el equivalente a los parques eólicos actuales), …, por poner dos ejemplos… Volvemos a fustigarnos con esa visión triste de España que hemos heredado del XIX y que por falta de investigaciones, publicaclones y divulgación no cambiamos.
    El Quijote es una fuente apasionante de datos de una gran época… pero hace falta estudiar con más rigor esa época y no partir de tópicos desfasados… la verdad es que no me extraña que a la gente le parezca un rollo el Quijote y la cultura en general!!

  • El analfabetismo continua campando a sus anchas en nuestros pobre país comparando dos autores incomparables. Cervantes &Shakespeare.
    No me cansaré de repetir que Shakespeare es el máximo exponente del teatro de las pasiones humanas, del espectáculo del ser humano, todo lo contario que Cervantes que es el máximo exponente de la novela de la forma de la forma de ser tradicional española, de la introspección. No se pueden comparar ni se puede convertir a Cervantes en un espectáculo. El Quijote es una novela. Es la mejor de las novelas. Todos sabemos que cuando mejor es una novela más difícil es convertirla en espectáculo, en teatro. La celebración de Cervantes es la lectura sosegada en casa del El Quijote. Sólo eso. Aunque nadie se pueda hacer la foto con eso. Ni haga caja.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies