7 de octubre 2016    /   CREATIVIDAD
por
 

El merchandising que puede derrotar a Donald Trump

7 de octubre 2016    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¿Pueden unos simples pins de solapa salvar el mundo? Evidentemente no, pero si consiguen que Donald Trump no venza en las próximas elecciones estadounidenses, sería más que suficiente.

Ante el riesgo cierto de que el empresario xenófobo, ultraderechista, racista, homófobo y machista pueda ser presidente de los Estados Unidos, un grupo de creativos y diseñadores ha creado Pinswontsavetheworld.com, una web destinada a concienciar de la necesidad de parar el ascenso de Trump a través de la venta de ilustraciones, pegatinas, camisetas, bolsas de tela, pins y otros productos.

«Nuestros compañeros en el estudio, Sagmeister & Walsh (Jessica Walsh and Stefan Sagmeister), comenzaron el proyecto», explica Emily Frank, otra de las promotoras de la iniciativa. «Poco después, se unieron destacados ilustradores y diseñadores, como Brian Rae, Jean Jullien, Timothy Goodman, Olimpia Zagnoli, Ward Sutton, Will Bryant, Coucou Suzette, Adam JK, Ro & Co Studio, Jon Contino, and HORT».

Muy pocas personas en el mundo podrían reunir una alineación tan brillante como esta. Los honorarios de esos profesionales son tan elevados que resultaría imposible hacerles coincidir en un mismo proyecto. Trump, sin embargo, lo ha conseguido sin tener que desembolsar un solo dólar. Todos ellos trabajan gratis y no precisamente para él, sino contra él.

«Los milenials son la generación más progresista de la historia reciente. Sin embargo, sólo un 26% de ellos votaron en las elecciones de 2012», explica Emily Frank. «Eso supone una abstención cercana a los 48 millones de votos. Además, los electores más progresistas están muy reticentes en lo que respecta a Hillary Clinton. A eso se suma que los comicios están muy cerca, lo que hace que estemos realmente asustados».

Conscientes de que los pins, los parches y las bolsas de tela están de moda, Pinswontsavetheworld.com eligió este medio para llegar a los milenials.

«La mayoría del merchandising político es feo y nadie se lo pondría. Por eso hemos creado elementos divertidos que la gente de hoy en día sí podría llevar en reuniones o actos sociales».

Los promotores de la iniciativa son todos amigos. No se ha buscado a nadie fuera de su círculo más cercano y, por comodidad, una vez comenzado el proyecto no han querido incorporar a nadie más. Una decisión que les ha permitido trabajar con confianza y sin limitaciones creativas. Cualquier opinión o representación referente al candidato republicano, hasta dibujarlo como una caca con tupé, ha sido permitido. Entre otras cosas porque, a la vista de las bochornosas apariciones públicas de Trump, seguro que a él le da lo mismo.

«No tenemos ni idea de si Donald Trump o Hillary Clinton conocen el proyecto», explican. «Sería realmente interesante saber su reacción al respecto, pero no es nuestro objetivo. Nuestra intención es movilizar el voto de los milenials».

A pesar de que el target de Pinswontsavetheworld.com está muy definido, no es óbice para que el resto de los habitantes del planeta, que también se verán afectados por Trump y sus políticas, puedan colaborar en el proyecto. «Sí, claro que aceptamos pedidos internacionales y vendemos a todas partes del mundo, pero ese no es el objetivo principal y queda un poco fuera de nuestro campo de actuación».

En la actualidad, Pins Won’t Save the World ya acepta pedidos por internet que, si finalmente no consiguen parar la carrera de Trump hasta la Casa Blanca, por lo menos permitirán que los que colaboren luzcan las creaciones de importantes artistas y diseñadores en su cuerpo, sus ropas o en sus casas, si es que están en pie después de que Trump asuma la presidencia.

¿Pueden unos simples pins de solapa salvar el mundo? Evidentemente no, pero si consiguen que Donald Trump no venza en las próximas elecciones estadounidenses, sería más que suficiente.

Ante el riesgo cierto de que el empresario xenófobo, ultraderechista, racista, homófobo y machista pueda ser presidente de los Estados Unidos, un grupo de creativos y diseñadores ha creado Pinswontsavetheworld.com, una web destinada a concienciar de la necesidad de parar el ascenso de Trump a través de la venta de ilustraciones, pegatinas, camisetas, bolsas de tela, pins y otros productos.

«Nuestros compañeros en el estudio, Sagmeister & Walsh (Jessica Walsh and Stefan Sagmeister), comenzaron el proyecto», explica Emily Frank, otra de las promotoras de la iniciativa. «Poco después, se unieron destacados ilustradores y diseñadores, como Brian Rae, Jean Jullien, Timothy Goodman, Olimpia Zagnoli, Ward Sutton, Will Bryant, Coucou Suzette, Adam JK, Ro & Co Studio, Jon Contino, and HORT».

Muy pocas personas en el mundo podrían reunir una alineación tan brillante como esta. Los honorarios de esos profesionales son tan elevados que resultaría imposible hacerles coincidir en un mismo proyecto. Trump, sin embargo, lo ha conseguido sin tener que desembolsar un solo dólar. Todos ellos trabajan gratis y no precisamente para él, sino contra él.

«Los milenials son la generación más progresista de la historia reciente. Sin embargo, sólo un 26% de ellos votaron en las elecciones de 2012», explica Emily Frank. «Eso supone una abstención cercana a los 48 millones de votos. Además, los electores más progresistas están muy reticentes en lo que respecta a Hillary Clinton. A eso se suma que los comicios están muy cerca, lo que hace que estemos realmente asustados».

Conscientes de que los pins, los parches y las bolsas de tela están de moda, Pinswontsavetheworld.com eligió este medio para llegar a los milenials.

«La mayoría del merchandising político es feo y nadie se lo pondría. Por eso hemos creado elementos divertidos que la gente de hoy en día sí podría llevar en reuniones o actos sociales».

Los promotores de la iniciativa son todos amigos. No se ha buscado a nadie fuera de su círculo más cercano y, por comodidad, una vez comenzado el proyecto no han querido incorporar a nadie más. Una decisión que les ha permitido trabajar con confianza y sin limitaciones creativas. Cualquier opinión o representación referente al candidato republicano, hasta dibujarlo como una caca con tupé, ha sido permitido. Entre otras cosas porque, a la vista de las bochornosas apariciones públicas de Trump, seguro que a él le da lo mismo.

«No tenemos ni idea de si Donald Trump o Hillary Clinton conocen el proyecto», explican. «Sería realmente interesante saber su reacción al respecto, pero no es nuestro objetivo. Nuestra intención es movilizar el voto de los milenials».

A pesar de que el target de Pinswontsavetheworld.com está muy definido, no es óbice para que el resto de los habitantes del planeta, que también se verán afectados por Trump y sus políticas, puedan colaborar en el proyecto. «Sí, claro que aceptamos pedidos internacionales y vendemos a todas partes del mundo, pero ese no es el objetivo principal y queda un poco fuera de nuestro campo de actuación».

En la actualidad, Pins Won’t Save the World ya acepta pedidos por internet que, si finalmente no consiguen parar la carrera de Trump hasta la Casa Blanca, por lo menos permitirán que los que colaboren luzcan las creaciones de importantes artistas y diseñadores en su cuerpo, sus ropas o en sus casas, si es que están en pie después de que Trump asuma la presidencia.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los 5 posts más vistos de la semana
Los personajes experimentales de Jonny Wan
Andrew Tarusov hace posar a las princesas Disney para Playboy
¿Decidimos nosotros la ropa que nos gusta?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad