14 de febrero 2012    /   IDEAS
por
 

¿Dónde está el león?

14 de febrero 2012    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

La apatía se apodera de tu cuerpo, hace tiempo que no descubres nada nuevo, tu trabajo se ha convertido en rutina. Pasan los meses y todo es prácticamente igual. Siguen los problemas, por supuesto, pero tratas de solucionarlos con las mismas herramientas de siempre. ¡Qué raro!, ya no funcionan.

Tu mente parece que está encorsetada, no da más de sí. Le quitas importancia, piensas que se trata de una mala época… y para colmo echas balones fuera. “La culpa no es mía”, te dices a ti mismo.

Todavía no te has dado cuenta, tienes como un perímetro delimitando cada lugar por donde pasas, es invisible, pero está ahí y en el fondo lo sabes. Te sientes seguro, es tu área. No hay efectividad en los resultados, ya es imposible que la haya, pero estás cómodo y por eso ni te planteas salir para ver qué hay más allá.

Mientras tanto, hay otros que te están adelantado por la derecha. Se han lanzado al vacío. No sabían qué podrían encontrar, pero tanta apatía les empujó al precipicio. Siguen vivos y, lo más importante, están consiguiendo mejores resultados.

Se han dado cuenta que las zonas cerradas y confortables no molan nada. Están bien para estar un rato, pero te hacen desaprovechar tu energía, te marchitan por dentro y te impiden crecer, por no hablar de la imposibilidad de crear algo nuevo y sorprendente.

Empieza haciendo cosas pequeñas como, por ejemplo, intercambiar el sitio de trabajo con un compañero. Todos los días encendiendo el ordenador a la misma hora y en el mismo lugar mentalmente no debe ser bueno. Piénsalo.

No quieras controlar cada momento de cada proyecto. Deja que el proceso creativo fluya, asume que no es malo no tener el control de absolutamente todo. Las posibilidades existen,  pero nunca son tan obvias como te gustaría. Mientras más vallas saltes, más prado verás. La inspiración es fundamental, y no te llega nunca entre cuatro paredes.

Permite que los acontecimientos te cambien, acepta que tu posición no es la única válida, y que otras visiones te pueden abrir un mundo de oportunidades. Incorpora el concepto de cocreación a tus retos, los resultados mejorarán exponencialmente.

No es una cuestión de fuerza o de valentía, no te sigas engañando. Se trata simplemente de tener la voluntad de ‘querer cambiar algo’. El miedo, la incertidumbre, los riesgos, son los ingredientes perfectos para combinar el mejor ‘salto mortal’. Sal del zoo. Huye de tu jaula de confort. Bienvenido a la selva.

Carmen Bustos es socia fundadora de Soulsight.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

La apatía se apodera de tu cuerpo, hace tiempo que no descubres nada nuevo, tu trabajo se ha convertido en rutina. Pasan los meses y todo es prácticamente igual. Siguen los problemas, por supuesto, pero tratas de solucionarlos con las mismas herramientas de siempre. ¡Qué raro!, ya no funcionan.

Tu mente parece que está encorsetada, no da más de sí. Le quitas importancia, piensas que se trata de una mala época… y para colmo echas balones fuera. “La culpa no es mía”, te dices a ti mismo.

Todavía no te has dado cuenta, tienes como un perímetro delimitando cada lugar por donde pasas, es invisible, pero está ahí y en el fondo lo sabes. Te sientes seguro, es tu área. No hay efectividad en los resultados, ya es imposible que la haya, pero estás cómodo y por eso ni te planteas salir para ver qué hay más allá.

Mientras tanto, hay otros que te están adelantado por la derecha. Se han lanzado al vacío. No sabían qué podrían encontrar, pero tanta apatía les empujó al precipicio. Siguen vivos y, lo más importante, están consiguiendo mejores resultados.

Se han dado cuenta que las zonas cerradas y confortables no molan nada. Están bien para estar un rato, pero te hacen desaprovechar tu energía, te marchitan por dentro y te impiden crecer, por no hablar de la imposibilidad de crear algo nuevo y sorprendente.

Empieza haciendo cosas pequeñas como, por ejemplo, intercambiar el sitio de trabajo con un compañero. Todos los días encendiendo el ordenador a la misma hora y en el mismo lugar mentalmente no debe ser bueno. Piénsalo.

No quieras controlar cada momento de cada proyecto. Deja que el proceso creativo fluya, asume que no es malo no tener el control de absolutamente todo. Las posibilidades existen,  pero nunca son tan obvias como te gustaría. Mientras más vallas saltes, más prado verás. La inspiración es fundamental, y no te llega nunca entre cuatro paredes.

Permite que los acontecimientos te cambien, acepta que tu posición no es la única válida, y que otras visiones te pueden abrir un mundo de oportunidades. Incorpora el concepto de cocreación a tus retos, los resultados mejorarán exponencialmente.

No es una cuestión de fuerza o de valentía, no te sigas engañando. Se trata simplemente de tener la voluntad de ‘querer cambiar algo’. El miedo, la incertidumbre, los riesgos, son los ingredientes perfectos para combinar el mejor ‘salto mortal’. Sal del zoo. Huye de tu jaula de confort. Bienvenido a la selva.

Carmen Bustos es socia fundadora de Soulsight.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El enorme (y terrible) negocio de las noticias falsas
Glosario de miserias periodísticas: diez nuevos géneros para una crisis permanente
La alegría de un surfero que no solo busca olas
Londres reclama su cultura nocturna
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Yo de lo único que me he dado cuenta es de que estar en una zona de confort es lo más peligroso que puede haber. Se pierden las ganas de hacer cosas, y muchas veces se pierde lo que creemos que tenemos

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies