Publicado: 02 de julio 2024 11:12  /   MANERAS DE VIVIR
por
 

‘Dopamine dressing’: vestirse para ser feliz

Publicado: 02 de julio 2024 11:12  /   MANERAS DE VIVIR     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
dopamine dressing

¿Alguna vez te has puesto esa camiseta amarilla chillón y has sentido que el mundo era un poquito menos gris? ¿O has salido a la calle con esos calcetines de flamencos y has notado que la gente sonreía más? Pues resulta que no estás loco (bueno, quizás un poco, pero en el buen sentido). Lo que estás experimentando es el dopamine dressing, la última tendencia en moda que promete hacerte más feliz a base de colores y estampados.

¿Qué narices es esta nueva tendencia?

Imagina que tu armario fuera una farmacia y tu ropa, la medicación. Pues esta moda vendría a ser algo así como un antidepresivo en forma de tejido. La idea es simple: vestirse con prendas que te hagan sentir bien, que te den un chute de dopamina (esa hormona del placer que nuestro cerebro libera cuando comemos chocolate o nos dan un like en Instagram).

Pero ojo, que esto no es cosa de hippies modernos ni de gurús de la autoayuda. La ciencia tiene algo que decir al respecto. Estudios en psicología de la moda han demostrado que la ropa que llevamos puede afectar a nuestro estado de ánimo y comportamiento. Es lo que se conoce como enclothed cognition o cognición vestimentaria (sí, suena a trabalenguas, pero es más fácil de entender que de pronunciar).

Un poco de historia para presumir delante de tu cuñado

Este término no es nuevo pero ha ganado popularidad en los últimos años, especialmente después de la pandemia. Porque, después de pasarnos meses en pijama (admitámoslo, todos tenemos ese pijama que parece haber sobrevivido a varias guerras), la gente empezó a ansiar un poco de color y alegría en sus vidas.

Pero la idea de que la ropa afecta nuestro estado de ánimo viene de lejos. Ya en la antigua Roma, los colores de las togas indicaban el estatus social. Y en la Edad Media, llevar ciertos colores podía costarte la cabeza (literalmente). Así que sí, la ropa siempre ha sido algo más que un trozo de tela para tapar nuestras vergüenzas.

Cómo vestirse para la felicidad sin parecer un semáforo

Ahora bien, antes de que salgas corriendo a comprarte un traje de banana (que los hay, lo he comprobado), hay que entender que esta tendencia no se trata solo de vestirse como un arcoíris ambulante. La clave está en encontrar lo que a ti te hace sentir bien.

  1. Conoce tus colores: Cada persona tiene colores que le favorecen más. Puede que el amarillo te haga parecer un limón con indigestión, pero el azul te ilumina la cara. Experimenta y encuentra tus tonos aliados.
  2. Juega con las texturas: A veces, no es solo el color, sino cómo se siente la prenda. Ese jersey suave que parece un abrazo o esos pantalones que te hacen sentir que puedes conquistar el mundo.
  3. Menos es más: No hace falta vestirse como una piñata para practicar esta moda. A veces, un toque de color en los accesorios puede ser suficiente.
  4. Rompe las reglas: ¿Quién dijo que no puedes llevar rosa y rojo juntos? O estampados diferentes. Si te hace feliz, hazlo.
  5. Confianza es la clave: Al final, lo más importante es cómo te sientes. Si te pones algo y te sientes como un superhéroe, vas por buen camino.

Los gurús de la moda opinan (y nosotros escuchamos, o no)

Los expertos están divididos. Algunos ven esta tendencia como una revolución, una forma de empoderamiento a través de la ropa. Otros la consideran una moda pasajera, otro intento más de la industria por vendernos la felicidad en forma de pantalones de lentejuelas.

Pero lo cierto es que, tendencia o no, la idea de vestirse para sentirse bien no es descabellada. Al fin y al cabo, ¿no es eso lo que deberíamos hacer siempre? Vestirse no solo para agradar a los demás, sino para agradarnos a nosotros mismos.

El lado oscuro de vestirse para la felicidad (porque siempre hay uno)

Como toda tendencia, esta tiene su parte controvertida. Algunos críticos argumentan que promueve el consumismo y la idea de que la felicidad se puede comprar. Y no les falta razón. Es fácil caer en la trampa de pensar que necesitamos constantemente prendas nuevas para sentirnos bien.

Además, está el tema de la sostenibilidad. En un mundo donde la industria de la moda es una de las más contaminantes, ¿es ético promover el consumo de ropa como fuente de felicidad?

La clave está en encontrar el equilibrio. Vestirse para la felicidad no significa necesariamente comprar ropa nueva. Puede ser tan simple como redescubrir prendas olvidadas en el fondo del armario o intercambiar ropa con amigos.

¿Y si no funciona conmigo?

Aquí viene la parte importante: esta tendencia no es una solución mágica. Si te sientes deprimido o ansioso, ponerte una camisa de colores no va a resolver tus problemas (aunque puede que te saque una sonrisa). La salud mental es un tema serio que requiere atención profesional cuando es necesario.

Lo que sí puede hacer el dopamine dressing es ser una herramienta más en tu arsenal de bienestar. Como comer sano, hacer ejercicio o meditar. Es un pequeño acto de autocuidado diario que puede marcar la diferencia.

El futuro es… ¿de colores?

¿Hacia dónde va esta moda? Algunos predicen que evolucionará hacia algo más holístico, integrando no solo el color, sino también la sostenibilidad y el bienestar emocional en la moda.

Otros creen que veremos una fusión entre tecnología y moda, con prendas que cambien de color según nuestro estado de ánimo (imagina una camiseta que se vuelva roja cuando estás enfadado, ¡menudo chivato!).

Sea como sea, lo cierto es que esta tendencia nos ha hecho reflexionar sobre la relación que tenemos con nuestra ropa y cómo esta puede influir en nuestro bienestar.

Vístete y sé feliz (o al menos inténtalo)

Al final, el dopamine dressing es una invitación a jugar, a experimentar y a no tomarnos demasiado en serio. Es recordar que la moda puede ser divertida y que, a veces, un poco de color puede iluminar nuestro día.

Así que la próxima vez que abras tu armario, pregúntate: ¿qué me hace sentir bien hoy? Puede que la respuesta te sorprenda. Y si alguien te mira raro por la calle porque vas vestido como un arcoíris, sonríe y piensa: «Es que hoy me he vestido de dopamina».

Y recuerda, la mejor prenda que puedes llevar siempre es una sonrisa. Aunque, seamos sinceros, una chaqueta de cuero también mola mucho.

¿Alguna vez te has puesto esa camiseta amarilla chillón y has sentido que el mundo era un poquito menos gris? ¿O has salido a la calle con esos calcetines de flamencos y has notado que la gente sonreía más? Pues resulta que no estás loco (bueno, quizás un poco, pero en el buen sentido). Lo que estás experimentando es el dopamine dressing, la última tendencia en moda que promete hacerte más feliz a base de colores y estampados.

¿Qué narices es esta nueva tendencia?

Imagina que tu armario fuera una farmacia y tu ropa, la medicación. Pues esta moda vendría a ser algo así como un antidepresivo en forma de tejido. La idea es simple: vestirse con prendas que te hagan sentir bien, que te den un chute de dopamina (esa hormona del placer que nuestro cerebro libera cuando comemos chocolate o nos dan un like en Instagram).

Pero ojo, que esto no es cosa de hippies modernos ni de gurús de la autoayuda. La ciencia tiene algo que decir al respecto. Estudios en psicología de la moda han demostrado que la ropa que llevamos puede afectar a nuestro estado de ánimo y comportamiento. Es lo que se conoce como enclothed cognition o cognición vestimentaria (sí, suena a trabalenguas, pero es más fácil de entender que de pronunciar).

Un poco de historia para presumir delante de tu cuñado

Este término no es nuevo pero ha ganado popularidad en los últimos años, especialmente después de la pandemia. Porque, después de pasarnos meses en pijama (admitámoslo, todos tenemos ese pijama que parece haber sobrevivido a varias guerras), la gente empezó a ansiar un poco de color y alegría en sus vidas.

Pero la idea de que la ropa afecta nuestro estado de ánimo viene de lejos. Ya en la antigua Roma, los colores de las togas indicaban el estatus social. Y en la Edad Media, llevar ciertos colores podía costarte la cabeza (literalmente). Así que sí, la ropa siempre ha sido algo más que un trozo de tela para tapar nuestras vergüenzas.

Cómo vestirse para la felicidad sin parecer un semáforo

Ahora bien, antes de que salgas corriendo a comprarte un traje de banana (que los hay, lo he comprobado), hay que entender que esta tendencia no se trata solo de vestirse como un arcoíris ambulante. La clave está en encontrar lo que a ti te hace sentir bien.

  1. Conoce tus colores: Cada persona tiene colores que le favorecen más. Puede que el amarillo te haga parecer un limón con indigestión, pero el azul te ilumina la cara. Experimenta y encuentra tus tonos aliados.
  2. Juega con las texturas: A veces, no es solo el color, sino cómo se siente la prenda. Ese jersey suave que parece un abrazo o esos pantalones que te hacen sentir que puedes conquistar el mundo.
  3. Menos es más: No hace falta vestirse como una piñata para practicar esta moda. A veces, un toque de color en los accesorios puede ser suficiente.
  4. Rompe las reglas: ¿Quién dijo que no puedes llevar rosa y rojo juntos? O estampados diferentes. Si te hace feliz, hazlo.
  5. Confianza es la clave: Al final, lo más importante es cómo te sientes. Si te pones algo y te sientes como un superhéroe, vas por buen camino.

Los gurús de la moda opinan (y nosotros escuchamos, o no)

Los expertos están divididos. Algunos ven esta tendencia como una revolución, una forma de empoderamiento a través de la ropa. Otros la consideran una moda pasajera, otro intento más de la industria por vendernos la felicidad en forma de pantalones de lentejuelas.

Pero lo cierto es que, tendencia o no, la idea de vestirse para sentirse bien no es descabellada. Al fin y al cabo, ¿no es eso lo que deberíamos hacer siempre? Vestirse no solo para agradar a los demás, sino para agradarnos a nosotros mismos.

El lado oscuro de vestirse para la felicidad (porque siempre hay uno)

Como toda tendencia, esta tiene su parte controvertida. Algunos críticos argumentan que promueve el consumismo y la idea de que la felicidad se puede comprar. Y no les falta razón. Es fácil caer en la trampa de pensar que necesitamos constantemente prendas nuevas para sentirnos bien.

Además, está el tema de la sostenibilidad. En un mundo donde la industria de la moda es una de las más contaminantes, ¿es ético promover el consumo de ropa como fuente de felicidad?

La clave está en encontrar el equilibrio. Vestirse para la felicidad no significa necesariamente comprar ropa nueva. Puede ser tan simple como redescubrir prendas olvidadas en el fondo del armario o intercambiar ropa con amigos.

¿Y si no funciona conmigo?

Aquí viene la parte importante: esta tendencia no es una solución mágica. Si te sientes deprimido o ansioso, ponerte una camisa de colores no va a resolver tus problemas (aunque puede que te saque una sonrisa). La salud mental es un tema serio que requiere atención profesional cuando es necesario.

Lo que sí puede hacer el dopamine dressing es ser una herramienta más en tu arsenal de bienestar. Como comer sano, hacer ejercicio o meditar. Es un pequeño acto de autocuidado diario que puede marcar la diferencia.

El futuro es… ¿de colores?

¿Hacia dónde va esta moda? Algunos predicen que evolucionará hacia algo más holístico, integrando no solo el color, sino también la sostenibilidad y el bienestar emocional en la moda.

Otros creen que veremos una fusión entre tecnología y moda, con prendas que cambien de color según nuestro estado de ánimo (imagina una camiseta que se vuelva roja cuando estás enfadado, ¡menudo chivato!).

Sea como sea, lo cierto es que esta tendencia nos ha hecho reflexionar sobre la relación que tenemos con nuestra ropa y cómo esta puede influir en nuestro bienestar.

Vístete y sé feliz (o al menos inténtalo)

Al final, el dopamine dressing es una invitación a jugar, a experimentar y a no tomarnos demasiado en serio. Es recordar que la moda puede ser divertida y que, a veces, un poco de color puede iluminar nuestro día.

Así que la próxima vez que abras tu armario, pregúntate: ¿qué me hace sentir bien hoy? Puede que la respuesta te sorprenda. Y si alguien te mira raro por la calle porque vas vestido como un arcoíris, sonríe y piensa: «Es que hoy me he vestido de dopamina».

Y recuerda, la mejor prenda que puedes llevar siempre es una sonrisa. Aunque, seamos sinceros, una chaqueta de cuero también mola mucho.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Gökotta: la milenaria tradición sueca para comenzar bien el día
Simp: el pagafantas 3.0
Terapia con videojuegos: jugar para superar traumas y fobias
El método Pomodoro: cómo gestionar tu tiempo de manera efectiva
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *