30 de junio 2022    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Dramawalker: radioteatro participativo para reivindicar la vida en los barrios

30 de junio 2022    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

«Hay una misión del Centro Dramático Nacional que es llegar a la ciudadanía de una manera más concreta, de tú a tú», afirma Fernando Sánchez-Cabezudo, su coordinador artístico. Y precisamente ese es el propósito de Dramawalker: hacer ficción sonora de la memoria urbana uniendo el teatro profesional con las vivencias genuinas del vecindario y las asociaciones locales.

Un proyecto novedoso que nos invita a viajar, hasta la fecha, por los barrios de la Cañada Real en Madrid, el Poblenou en Barcelona, Vite en Santiago de Compostela y San Antonio en Logroño. Y esto suma y sigue, claro. Porque su vocación bien podría ser universal.

«Nos llegan muchas sugerencias de lugares. Creo que, a diferencia de los pódcast, lo que tiene de excepcional Dramawalker es la idea de escuchar las historias in situ y conocer el relato de los propios vecinos y su entorno», reflexiona Sánchez-Cabezudo.

Todo comenzó hace años con la Story Walker, una idea suya en la sala Kubik Fabrik del distrito de Usera (Madrid), que convertía esta zona en un gran escenario coral a través de una aplicación de móvil. Grabaciones que fueron todo un éxito. Y «de aquella experiencia enriquecedora» surge en 2021 la inspiración para esta suerte de radioteatro participativo y comunitario del CDN junto a otras instituciones nacionales e internacionales. La inmersión narrativa puede escucharse en la web del CDN.

CONEXIÓN ENTRE DRAMATURGOS Y VECINOS  

Dramawalker pretende trenzar «un vínculo emotivo e identitario» con el barrio en cuestión a través de intrahistorias personales». Porque los mejores momentos y recuerdos, apunta el coordinador artístico, «viven en lo cotidiano, lo cercano, en las plazas, en los bares, en la gente que nos encontramos por la calle».

«La gente del sitio participa y se siente parte del proyecto. Eso es muy importante: que se sientan empoderados. Son el centro de interés. Y también habla muy bien de los dramaturgos, que dan en el clavo y consiguen llevar la emoción a los vecinos», expone, destacando «la conexión entre todos». Una empatía transformadora, incluso.

Dramawalker Barcelona

«Por ejemplo, cuando hemos ido a la Cañada Real (Madrid) a grabar y hemos escuchado a la gente de allí, el prejuicio con el que entras se quita al salir. En la Cañada teníamos la necesidad de contar historias que no se estaban contando en los medios más generalistas», resuelve.

Dramawalker Madrid

Son meses de trabajo. Esta ficción sonora que nos invita a redescubrir destinos eclécticos de extrarradio al son de los testimonios autóctonos conlleva un proceso creativo muy exigente. Luego, el resultado se paladea con un solo clic, navegando por un mapa interactivo en cada episodio. Transportándonos con el sonido a Santiago de Compostela, Barcelona, Madrid, Logroño

 «LOGROÑO, AL OTRO LADO DEL EBRO»

«Según un dicho popular de la ciudad de Logroño, los muertos, en su último viaje, cruzan el Ebro. Pero al otro lado hay algo más que un cementerio. El Ebro ejerce de frontera natural en una ciudad que le da la espalda al más allá». Así se presenta la última entrega —por ahora— de Dramawalker, que nos guía por el barrio de San Antonio en la capital riojana.

Una singladura compartida con Cuéntalo Festival de Narrativas, el Ayuntamiento de la localidad y El Patio Teatro, cuyos responsables, Izaskun Fernández y Julián Sáenz-López, comentan: «Esperamos caminar pronto por el otro lado del Ebro y sorprendernos y alegrarnos cada vez que observemos a alguien con los cascos puestos. Ojalá este proyecto emocione a los oyentes como nos ha emocionado a nosotros poder llevarlo a cabo».

¿No lo oyes? Tiene canción (Dramawalker La Rioja)

Desde esta laureada compañía escénica se quedan «con lo hermoso del proceso de investigación previo», el lujo de «establecer diálogos con los vecinos y vecinas y encontrar una ciudad nueva a través de sus vivencias».

Así, en El Patio Teatro valoran especialmente «la generosidad con la que personas anónimas se entregaron a regalarnos una nueva mirada». En este caso, Dramawalker refleja el trasiego vital de San Antonio en Logroño a través de seis capítulos. Dramaturgias contemporáneas para acortar distancias y cruzar al otro lado del Ebro de la mano de todos los intervinientes.

 

La incubadora (Dramawalker La Rioja)

«Nos llena de orgullo saber que hay tanto talento», subrayan los actores, felices de formar parte de este gran proyecto. Izaskun Fernández y Julián Sáenz-López celebran «la magia del sonido». «Los sonidistas —Nacho Ugarte y David Garrido— nos han educado en la importancia del sonido y nos han ayudado a desarrollar otra sensibilidad. Y ya nada será como antes».

El zapato (Dramawalker La Rioja)

Porque el hecho de generar atmósferas y paisajes sonoros, despertando diferentes sensaciones y retransmitiendo la historia más auténtica de tantos enclaves únicos, resulta revelador. «Con Dramawalker hemos aprendido a escuchar», apostillan. Que se dice fácil.

Toda esta memoria urbana está siendo rescatada desde el Centro Dramático Nacional con una ficción sonora que abre el telón a la nostalgia y la vitalidad cotidiana de arrabal. Voces que no siempre suenan en las campañas turísticas. Como cantaba Rosendo, icono eterno de barrio: «Véngase conmigo, si me haría usted el favor. Quítese la venda cuando tenga la ocasión».

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

«Hay una misión del Centro Dramático Nacional que es llegar a la ciudadanía de una manera más concreta, de tú a tú», afirma Fernando Sánchez-Cabezudo, su coordinador artístico. Y precisamente ese es el propósito de Dramawalker: hacer ficción sonora de la memoria urbana uniendo el teatro profesional con las vivencias genuinas del vecindario y las asociaciones locales.

Un proyecto novedoso que nos invita a viajar, hasta la fecha, por los barrios de la Cañada Real en Madrid, el Poblenou en Barcelona, Vite en Santiago de Compostela y San Antonio en Logroño. Y esto suma y sigue, claro. Porque su vocación bien podría ser universal.

«Nos llegan muchas sugerencias de lugares. Creo que, a diferencia de los pódcast, lo que tiene de excepcional Dramawalker es la idea de escuchar las historias in situ y conocer el relato de los propios vecinos y su entorno», reflexiona Sánchez-Cabezudo.

Todo comenzó hace años con la Story Walker, una idea suya en la sala Kubik Fabrik del distrito de Usera (Madrid), que convertía esta zona en un gran escenario coral a través de una aplicación de móvil. Grabaciones que fueron todo un éxito. Y «de aquella experiencia enriquecedora» surge en 2021 la inspiración para esta suerte de radioteatro participativo y comunitario del CDN junto a otras instituciones nacionales e internacionales. La inmersión narrativa puede escucharse en la web del CDN.

CONEXIÓN ENTRE DRAMATURGOS Y VECINOS  

Dramawalker pretende trenzar «un vínculo emotivo e identitario» con el barrio en cuestión a través de intrahistorias personales». Porque los mejores momentos y recuerdos, apunta el coordinador artístico, «viven en lo cotidiano, lo cercano, en las plazas, en los bares, en la gente que nos encontramos por la calle».

«La gente del sitio participa y se siente parte del proyecto. Eso es muy importante: que se sientan empoderados. Son el centro de interés. Y también habla muy bien de los dramaturgos, que dan en el clavo y consiguen llevar la emoción a los vecinos», expone, destacando «la conexión entre todos». Una empatía transformadora, incluso.

Dramawalker Barcelona

«Por ejemplo, cuando hemos ido a la Cañada Real (Madrid) a grabar y hemos escuchado a la gente de allí, el prejuicio con el que entras se quita al salir. En la Cañada teníamos la necesidad de contar historias que no se estaban contando en los medios más generalistas», resuelve.

Dramawalker Madrid

Son meses de trabajo. Esta ficción sonora que nos invita a redescubrir destinos eclécticos de extrarradio al son de los testimonios autóctonos conlleva un proceso creativo muy exigente. Luego, el resultado se paladea con un solo clic, navegando por un mapa interactivo en cada episodio. Transportándonos con el sonido a Santiago de Compostela, Barcelona, Madrid, Logroño

 «LOGROÑO, AL OTRO LADO DEL EBRO»

«Según un dicho popular de la ciudad de Logroño, los muertos, en su último viaje, cruzan el Ebro. Pero al otro lado hay algo más que un cementerio. El Ebro ejerce de frontera natural en una ciudad que le da la espalda al más allá». Así se presenta la última entrega —por ahora— de Dramawalker, que nos guía por el barrio de San Antonio en la capital riojana.

Una singladura compartida con Cuéntalo Festival de Narrativas, el Ayuntamiento de la localidad y El Patio Teatro, cuyos responsables, Izaskun Fernández y Julián Sáenz-López, comentan: «Esperamos caminar pronto por el otro lado del Ebro y sorprendernos y alegrarnos cada vez que observemos a alguien con los cascos puestos. Ojalá este proyecto emocione a los oyentes como nos ha emocionado a nosotros poder llevarlo a cabo».

¿No lo oyes? Tiene canción (Dramawalker La Rioja)

Desde esta laureada compañía escénica se quedan «con lo hermoso del proceso de investigación previo», el lujo de «establecer diálogos con los vecinos y vecinas y encontrar una ciudad nueva a través de sus vivencias».

Así, en El Patio Teatro valoran especialmente «la generosidad con la que personas anónimas se entregaron a regalarnos una nueva mirada». En este caso, Dramawalker refleja el trasiego vital de San Antonio en Logroño a través de seis capítulos. Dramaturgias contemporáneas para acortar distancias y cruzar al otro lado del Ebro de la mano de todos los intervinientes.

 

La incubadora (Dramawalker La Rioja)

«Nos llena de orgullo saber que hay tanto talento», subrayan los actores, felices de formar parte de este gran proyecto. Izaskun Fernández y Julián Sáenz-López celebran «la magia del sonido». «Los sonidistas —Nacho Ugarte y David Garrido— nos han educado en la importancia del sonido y nos han ayudado a desarrollar otra sensibilidad. Y ya nada será como antes».

El zapato (Dramawalker La Rioja)

Porque el hecho de generar atmósferas y paisajes sonoros, despertando diferentes sensaciones y retransmitiendo la historia más auténtica de tantos enclaves únicos, resulta revelador. «Con Dramawalker hemos aprendido a escuchar», apostillan. Que se dice fácil.

Toda esta memoria urbana está siendo rescatada desde el Centro Dramático Nacional con una ficción sonora que abre el telón a la nostalgia y la vitalidad cotidiana de arrabal. Voces que no siempre suenan en las campañas turísticas. Como cantaba Rosendo, icono eterno de barrio: «Véngase conmigo, si me haría usted el favor. Quítese la venda cuando tenga la ocasión».

Compártelo twitter facebook whatsapp
A Paul Auster se la suda el Nobel
La gran quema de tebeos de los años 40
Mr. Wonderfuck y la obligación de señalar la estupidez
«Ashes to ashes»: la canción del renacer de David Bowie
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad