fbpx
7 de octubre 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Lo del ébola explicado para cuñaos

7 de octubre 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Gol en Las Gaunas. El ébola ya está aquí y nosotros sin comprar rifles. Antes de nada, que no cunda el pánico. El Ministerio de Sanidad, con Ana Mato a la cabeza, se ha puesto a trabajar para gestionar esta crisis.
giphy (2)
Por si aún no saben quién es Ana Mato, es la Ministra de Sanidad del Gobierno de España. Si vieron la rueda de prensa de ayer por la tarde, era la presentadora del acto, la que sale junto a las imágenes de los extraterrestres amarillos.
vQV867
Bien. Todo comienza cuando el pasado mes de agosto se identifica un caso de contagio por el virus del Ébola en Liberia. Se trata del misionero Miguel Pajares y se decide que lo suyo es traerlo a España, en un avión con los sillones forrados de plástico.
Por estas cosas que tiene la vida, se le ingresa en el Hospital Carlos III, un hospital que poco antes había visto cómo se desmantelaba la unidad de enfermedades infecciosas que albergaba habitaciones aisladas adecuadas para estos menesteres. Una pena, la crisis nos golpea a todos y el personal del hospital ya se quejaba por ello.
Lamentablemente, Miguel Pajares fallece y poco más de un mes después llega otro misionero, esta vez desde Sierra Leona. Manuel García Viejo fallece a final de septiembre.
Ahora viene la parte divertida.
giphy (1)
La enfermera se sintió regulín y se acercó a ver si podían hacerle un análisis, que con esto del Ébola nunca se sabe. Efectivamente, se confirmó que tenía algo de fiebre pero no la suficiente como para no dejarla marchar a casa. ¿Por qué iba a resultar sospechoso que una enfermera que había tratado a un paciente de Ébola tuviera fiebre?
giphy (4)
Ayer mismo se confirmó que la enfermera tiene el ‘bisho’ dentro. Maldita sea. ¿Cómo es posible que haya ocurrido? ¿Cómo ha llegado el virus a España? ¿Cómo ha podido escapar del control en un hospital que, quizás y solo quizá, no estaba completamente preparado? ¿Cómo es posible que haya resultado ineficaz el protocolo diseñado por el Ministerio de Sanidad? Un protocolo que, no olvidemos, descartaba el riesgo de contagio según la propia ministra.
giphy (3)
 
Hoy, poco menos de 24 horas después, para una buena parte de la prensa, la culpa es de la propia enfermera que, es de suponer, trajo el virus a España, lo metió en el hospital y se contagió a propósito solo para fastidiar a una ministra cuya gestión había sido intachable hasta el lunes por la mañana.
Llegados a este punto, con tres pacientes más aislados en el hospital Carlos III y 52 vigilados, con el personal sanitario avisando de que lo peor está por llegar, con Europa pidiendo explicaciones de por qué España es así de cenutria, y con España diciendo que ya casi que se pasan otro día, que hoy no nos viene bien, nos queda encontrar a los culpables.
Descartados la ministra Mato y el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, porque uno no puede estar en todos los detalles nimios que afectan a la cotidianeidad de un ministerio o una consejería, nos queda un único culpable.

OLA K ASE. Foto de Love Will Tear Us Aznar
OLA K ASE. Foto de Love Will Tear Us Aznar

 
Pero tranquilos, Ana Mato y su equipo están al mando de la situación. Nada malo puede ocurrir. Nosotros, intentando anticiparnos a los hechos, hemos recopilado una serie de inputs basados en la trayectoria de los responsables de gestionar esta crisis y los hemos sumado a unas variables hipotéticas que pueden ocurrir a raíz de esa gestión de los acontecimientos. Hemos introducido todos esos datos en nuestro Ordenador 2000, que es como se llama el ingenio de inteligencia artificial que barajamos para estos casos, y estos son los resultados.
Esta es la reconstrucción del mejor escenario posible en 96 horas en la capital madrileña. Sábado, Plaza del Dos de Mayo. Malasaña. Podríais pensar que esto es un after cualquier del madrileño barrio, pero no. Es el ébola.
malasana
El after, de hecho, es esto.
Kk9EV2
 
La obligación de los medios es, por un lado, escribir posts graciosos -sabemos que aquí estamos fracasando- y, por otro, transmitir tranquilidad a la ciudadanía a través de la rigurosidad en la información. Por eso, queridos ciudadanos, debéis saber que el ébola se transmite de la siguiente manera:

  • Caca: Sí.
  • Culo: No si está seco.
  • Pedo: Solo si viene con tarzanito.
  • Pis: Sí.
  • Sangre: Sí.
  • Saliva: Sí.
  • Aire: No. Mantened a los afectados y a los ministros a una distancia de un palo de escoba.

Ahora, queridos cuñaos, ya tenéis información suficiente para bajar al bar a pontificar. Solo recordad una cosa: si vuestro compañero de vinos vomita sangre y sabéis que no tiene una úlcera, es ébola. Huid.
giphy

Gol en Las Gaunas. El ébola ya está aquí y nosotros sin comprar rifles. Antes de nada, que no cunda el pánico. El Ministerio de Sanidad, con Ana Mato a la cabeza, se ha puesto a trabajar para gestionar esta crisis.
giphy (2)
Por si aún no saben quién es Ana Mato, es la Ministra de Sanidad del Gobierno de España. Si vieron la rueda de prensa de ayer por la tarde, era la presentadora del acto, la que sale junto a las imágenes de los extraterrestres amarillos.
vQV867
Bien. Todo comienza cuando el pasado mes de agosto se identifica un caso de contagio por el virus del Ébola en Liberia. Se trata del misionero Miguel Pajares y se decide que lo suyo es traerlo a España, en un avión con los sillones forrados de plástico.
Por estas cosas que tiene la vida, se le ingresa en el Hospital Carlos III, un hospital que poco antes había visto cómo se desmantelaba la unidad de enfermedades infecciosas que albergaba habitaciones aisladas adecuadas para estos menesteres. Una pena, la crisis nos golpea a todos y el personal del hospital ya se quejaba por ello.
Lamentablemente, Miguel Pajares fallece y poco más de un mes después llega otro misionero, esta vez desde Sierra Leona. Manuel García Viejo fallece a final de septiembre.
Ahora viene la parte divertida.
giphy (1)
La enfermera se sintió regulín y se acercó a ver si podían hacerle un análisis, que con esto del Ébola nunca se sabe. Efectivamente, se confirmó que tenía algo de fiebre pero no la suficiente como para no dejarla marchar a casa. ¿Por qué iba a resultar sospechoso que una enfermera que había tratado a un paciente de Ébola tuviera fiebre?
giphy (4)
Ayer mismo se confirmó que la enfermera tiene el ‘bisho’ dentro. Maldita sea. ¿Cómo es posible que haya ocurrido? ¿Cómo ha llegado el virus a España? ¿Cómo ha podido escapar del control en un hospital que, quizás y solo quizá, no estaba completamente preparado? ¿Cómo es posible que haya resultado ineficaz el protocolo diseñado por el Ministerio de Sanidad? Un protocolo que, no olvidemos, descartaba el riesgo de contagio según la propia ministra.
giphy (3)
 
Hoy, poco menos de 24 horas después, para una buena parte de la prensa, la culpa es de la propia enfermera que, es de suponer, trajo el virus a España, lo metió en el hospital y se contagió a propósito solo para fastidiar a una ministra cuya gestión había sido intachable hasta el lunes por la mañana.
Llegados a este punto, con tres pacientes más aislados en el hospital Carlos III y 52 vigilados, con el personal sanitario avisando de que lo peor está por llegar, con Europa pidiendo explicaciones de por qué España es así de cenutria, y con España diciendo que ya casi que se pasan otro día, que hoy no nos viene bien, nos queda encontrar a los culpables.
Descartados la ministra Mato y el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, porque uno no puede estar en todos los detalles nimios que afectan a la cotidianeidad de un ministerio o una consejería, nos queda un único culpable.

OLA K ASE. Foto de Love Will Tear Us Aznar
OLA K ASE. Foto de Love Will Tear Us Aznar

 
Pero tranquilos, Ana Mato y su equipo están al mando de la situación. Nada malo puede ocurrir. Nosotros, intentando anticiparnos a los hechos, hemos recopilado una serie de inputs basados en la trayectoria de los responsables de gestionar esta crisis y los hemos sumado a unas variables hipotéticas que pueden ocurrir a raíz de esa gestión de los acontecimientos. Hemos introducido todos esos datos en nuestro Ordenador 2000, que es como se llama el ingenio de inteligencia artificial que barajamos para estos casos, y estos son los resultados.
Esta es la reconstrucción del mejor escenario posible en 96 horas en la capital madrileña. Sábado, Plaza del Dos de Mayo. Malasaña. Podríais pensar que esto es un after cualquier del madrileño barrio, pero no. Es el ébola.
malasana
El after, de hecho, es esto.
Kk9EV2
 
La obligación de los medios es, por un lado, escribir posts graciosos -sabemos que aquí estamos fracasando- y, por otro, transmitir tranquilidad a la ciudadanía a través de la rigurosidad en la información. Por eso, queridos ciudadanos, debéis saber que el ébola se transmite de la siguiente manera:

  • Caca: Sí.
  • Culo: No si está seco.
  • Pedo: Solo si viene con tarzanito.
  • Pis: Sí.
  • Sangre: Sí.
  • Saliva: Sí.
  • Aire: No. Mantened a los afectados y a los ministros a una distancia de un palo de escoba.

Ahora, queridos cuñaos, ya tenéis información suficiente para bajar al bar a pontificar. Solo recordad una cosa: si vuestro compañero de vinos vomita sangre y sabéis que no tiene una úlcera, es ébola. Huid.
giphy

Compártelo twitter facebook whatsapp
Día Mundial del Día Internacional
Shakespeare necesita mecanógrafos para que transcriban sus manuscritos
Maldito bautizo
Reales Censores del Reino de Iberia Sumergida
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 0
  • Aunque se intente quitar dramatismo el asunto el tema es serio. Lo que es para hacérselo mirar es que el propio personal sanitario ya aviso de que no era buena idea el traer al misionario español infectado porque el sistema no estaba preparado parra llevar a cabo esa acción de mnaera segura y a pesar de eso se trajo.. Ahora resulta que por ese nivel de «estupidez» somos el primer país en el que hay un infectado que no se ha contagiado en Africa.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *