1 de abril 2016    /   BUSINESS
por
 

Economía de la manipulación: cómo el 1% se enriquece engañando al otro 99%

1 de abril 2016    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

La gran apuesta cuenta la historia de quienes manejaban los hilos en Estados Unidos cuando estalló la crisis en el mercado inmobiliario, allá por 2008: los bancos de inversiones que manipulaban a las agencias de calificación y a sus propios clientes, las agencias de calificación que engañaban con valores falsos o un gobierno indulgente que suavizaba la regulación y miraba para otro lado.

«Me acabo de dar cuenta de que hay una industria, llamada economía de consumo, que existe, básicamente, para timar a la gente» es una de las frases que Michael Lewis, autor del libro en el que se basa el film, pone en boca de Steve Eisman, el analista y asesor financiero que inspiró el personaje cinematográfico de Mark Baum.

portada pequeño

Dos premios Nobel de Economía, que no viven en la ficción, sino en un escenario muy real, han llegado a la misma conclusión que Eisman. George Akerlof y Robert Shiller desmenuzan en su libro La economía de la manipulación –recientemente editado en castellano por Deusto− esa filosofía del «yo te defraudo, tú me defraudas» que hace girar el engranaje del capitalismo actual.

Una práctica de la que «cada vez somos más conscientes», nos explica Shiller, sobre todo después de la crisis económica. Apunta que la desconfianza actual podría ser incluso exagerada. «Hay una tendencia a demonizar la banca, pero la gente piensa que su vecino o su primo banqueros son buenas personas», asegura. «La mayoría de la gente, incluidos los banqueros, tiene sentido de la moralidad y la bondad».

Ni Shiller ni su colega consideran malvados a los que, como Baum, se percataron de la «tormenta perfecta» que estaba por llegar en 2008 y decidieron lucrarse con la catástrofe. Apostaron porque los productos económicos con los que comerciaban los bancos de inversión –que escondían préstamos e hipotecas de alto riesgo– iban a desvalorizarse.

Estos individuos solo querían, como el resto, tomar un pedazo de pastel, aunque para ello tuvieran que manipular, engañar u ocultar información. Para describir esta estrategia, los autores reformulan el significado de phishing, el fraude informático. En el libro se refieren a él como «una manera de hacer que alguien tome una decisión que beneficia al defraudador, pero no al crédulo [que cae en la trampa]».

La conducta se repite continuamente, en cadena, y no solo a nivel macroeconómico. Cada consumidor es un incauto manipulable. «El objetivo de cualquier empresario consiste en hacerte gastar dinero: producir tentaciones a las que no puedas resistirte». Desde el cachorrito que te mira desde el escaparate de la tienda de mascotas a las chocolatinas y golosinas del estante junto a la caja del supermercado, pasando por las gangas de un concesionario: todo está diseñado para aprovechar tus debilidades y hacerte desenfundar la cartera.

Somos vulnerables, según los dos premiados, porque «nuestras decisiones están basadas en las historias que nos contamos a nosotros mismos sobre cada situación», influidos por emociones y pensamientos. La meta de los vendedores, sean del tipo que sean, es saber manipular el cuento que nos autorrelatamos: «Cambia el foco de atención de la gente y cambiarás las decisiones que toman».

En este entorno manipulativo, el equilibrio de mercado que predicaba Adam Smith tendría lugar, pero no en términos «de lo que realmente queremos», sino en base a lo que compramos porque nos incitan a ello. Según explican Akerlof y Shiller, tenemos dos tipos de gustos, aquellos que nos llevan a tomar las decisiones que verdaderamente nos convienen y aquellos que impulsan nuestras decisiones reales. Y no siempre coinciden.

Estas elecciones sesgadas son en parte la causa de que nos cueste tanto llegar a fin de mes, incluso aunque el sueldo lo permita. «La mayoría de los consumidores terminan los meses o las semanas preocupándose por cómo van a pagar sus facturas, y frecuentemente fracasan», dicen los autores. «Somos mucho más ricos de lo que éramos en los años 30, pero también tenemos más necesidades que los mercados han inventado para nosotros».

643373285_5d9bef69ec_o

Para ambos expertos, lo que en realidad rige la economía es el equilibrio manipulativo, basado en la premisa de que «si tenemos algún punto débil, alguien se aprovechará de él». En términos mercantiles: «Cualquier posibilidad de obtener más beneficios de los habituales será aprovechada». Si pueden timarte, lo harán, independientemente de que seas un individuo o una empresa.

Porque, para sobrevivir en el mercado, las compañías también basan su estrategia en los embustes. «Por desgracia, es algo necesario, porque sus competidores también lo hacen, hasta el límite que establezcan los reguladores y las cámaras de comercio», señala Shiller.

Lanzan anzuelos a los consumidores, a los clientes, pero también engañan a su competencia. Los autores repasan en las páginas del libro casos como el de las farmacéuticas que manipulan a la FDA estadounidense y los políticos que hacen creer a los electores que son «uno del montón» pese a embolsarse cantidades ingentes de dinero.

Sin embargo, no buscan apuntar con su dedo acusador a los mercados ni a los consumidores. Las estafas, dicen, son inevitables «como consecuencia no de la maldad de las personas, sino del funcionamiento natural de la economía». Y entre tanto lince especulador, admiten la existencia de héroes, individuos íntegros capaces de sortear las trampas para abogar por el bien común.

El objetivo de su libro, explican, no es revelar un nuevo paradigma económico, sino mostrar cómo la cultura del embuste soporta los cimientos de la economía moderna que «nos permite a los que vivimos en países desarrollados disfrutar de un nivel de vida que sería la envidia de generaciones anteriores». Pero no nos engañemos, «también nos ha traído la manipulación».

——————-

Las imágenes de este artículo son propiedad, por orden de aparición, de Eden, Janine and Jim y couchmedia

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

La gran apuesta cuenta la historia de quienes manejaban los hilos en Estados Unidos cuando estalló la crisis en el mercado inmobiliario, allá por 2008: los bancos de inversiones que manipulaban a las agencias de calificación y a sus propios clientes, las agencias de calificación que engañaban con valores falsos o un gobierno indulgente que suavizaba la regulación y miraba para otro lado.

«Me acabo de dar cuenta de que hay una industria, llamada economía de consumo, que existe, básicamente, para timar a la gente» es una de las frases que Michael Lewis, autor del libro en el que se basa el film, pone en boca de Steve Eisman, el analista y asesor financiero que inspiró el personaje cinematográfico de Mark Baum.

portada pequeño

Dos premios Nobel de Economía, que no viven en la ficción, sino en un escenario muy real, han llegado a la misma conclusión que Eisman. George Akerlof y Robert Shiller desmenuzan en su libro La economía de la manipulación –recientemente editado en castellano por Deusto− esa filosofía del «yo te defraudo, tú me defraudas» que hace girar el engranaje del capitalismo actual.

Una práctica de la que «cada vez somos más conscientes», nos explica Shiller, sobre todo después de la crisis económica. Apunta que la desconfianza actual podría ser incluso exagerada. «Hay una tendencia a demonizar la banca, pero la gente piensa que su vecino o su primo banqueros son buenas personas», asegura. «La mayoría de la gente, incluidos los banqueros, tiene sentido de la moralidad y la bondad».

Ni Shiller ni su colega consideran malvados a los que, como Baum, se percataron de la «tormenta perfecta» que estaba por llegar en 2008 y decidieron lucrarse con la catástrofe. Apostaron porque los productos económicos con los que comerciaban los bancos de inversión –que escondían préstamos e hipotecas de alto riesgo– iban a desvalorizarse.

Estos individuos solo querían, como el resto, tomar un pedazo de pastel, aunque para ello tuvieran que manipular, engañar u ocultar información. Para describir esta estrategia, los autores reformulan el significado de phishing, el fraude informático. En el libro se refieren a él como «una manera de hacer que alguien tome una decisión que beneficia al defraudador, pero no al crédulo [que cae en la trampa]».

La conducta se repite continuamente, en cadena, y no solo a nivel macroeconómico. Cada consumidor es un incauto manipulable. «El objetivo de cualquier empresario consiste en hacerte gastar dinero: producir tentaciones a las que no puedas resistirte». Desde el cachorrito que te mira desde el escaparate de la tienda de mascotas a las chocolatinas y golosinas del estante junto a la caja del supermercado, pasando por las gangas de un concesionario: todo está diseñado para aprovechar tus debilidades y hacerte desenfundar la cartera.

Somos vulnerables, según los dos premiados, porque «nuestras decisiones están basadas en las historias que nos contamos a nosotros mismos sobre cada situación», influidos por emociones y pensamientos. La meta de los vendedores, sean del tipo que sean, es saber manipular el cuento que nos autorrelatamos: «Cambia el foco de atención de la gente y cambiarás las decisiones que toman».

En este entorno manipulativo, el equilibrio de mercado que predicaba Adam Smith tendría lugar, pero no en términos «de lo que realmente queremos», sino en base a lo que compramos porque nos incitan a ello. Según explican Akerlof y Shiller, tenemos dos tipos de gustos, aquellos que nos llevan a tomar las decisiones que verdaderamente nos convienen y aquellos que impulsan nuestras decisiones reales. Y no siempre coinciden.

Estas elecciones sesgadas son en parte la causa de que nos cueste tanto llegar a fin de mes, incluso aunque el sueldo lo permita. «La mayoría de los consumidores terminan los meses o las semanas preocupándose por cómo van a pagar sus facturas, y frecuentemente fracasan», dicen los autores. «Somos mucho más ricos de lo que éramos en los años 30, pero también tenemos más necesidades que los mercados han inventado para nosotros».

643373285_5d9bef69ec_o

Para ambos expertos, lo que en realidad rige la economía es el equilibrio manipulativo, basado en la premisa de que «si tenemos algún punto débil, alguien se aprovechará de él». En términos mercantiles: «Cualquier posibilidad de obtener más beneficios de los habituales será aprovechada». Si pueden timarte, lo harán, independientemente de que seas un individuo o una empresa.

Porque, para sobrevivir en el mercado, las compañías también basan su estrategia en los embustes. «Por desgracia, es algo necesario, porque sus competidores también lo hacen, hasta el límite que establezcan los reguladores y las cámaras de comercio», señala Shiller.

Lanzan anzuelos a los consumidores, a los clientes, pero también engañan a su competencia. Los autores repasan en las páginas del libro casos como el de las farmacéuticas que manipulan a la FDA estadounidense y los políticos que hacen creer a los electores que son «uno del montón» pese a embolsarse cantidades ingentes de dinero.

Sin embargo, no buscan apuntar con su dedo acusador a los mercados ni a los consumidores. Las estafas, dicen, son inevitables «como consecuencia no de la maldad de las personas, sino del funcionamiento natural de la economía». Y entre tanto lince especulador, admiten la existencia de héroes, individuos íntegros capaces de sortear las trampas para abogar por el bien común.

El objetivo de su libro, explican, no es revelar un nuevo paradigma económico, sino mostrar cómo la cultura del embuste soporta los cimientos de la economía moderna que «nos permite a los que vivimos en países desarrollados disfrutar de un nivel de vida que sería la envidia de generaciones anteriores». Pero no nos engañemos, «también nos ha traído la manipulación».

——————-

Las imágenes de este artículo son propiedad, por orden de aparición, de Eden, Janine and Jim y couchmedia

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El resurgimiento (web) del periodismo latinoamericano
La carta náutica de la innovación
Por favor, no hagas publicidad de mi producto (gracias)
Tomar una birra con tu difunto y otras rarezas de los entierros en los Balcanes
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 15
  • LAs compañías (malvadas) usan los puntos débiles del consumidor para inducirles a comprar.
    Tú y yo vendemos legítimamente nuestro libro y no usamos nunca estrategias que usan esas debilidades para que entre la gente a nuestra web.
    Me parece bien la crítica, siempre que incluya la auto-crítica también. Un saludo y gracias por el artículo.

  • Habrá que leer el libro. En cualquier caso a lo que aquí se llama manipulación, timos, o embustes, en las empresa se denomina marketing o técnicas de venta.
    Entre lo que las personas necesitamos y lo que las empresas nos ofrecen hay un abismo. Y como las empresas no nos pueden obligar a comprar sus productos o usar sus servicios, no tienen más remedio que intentar convencernos de que los «necesitamos» . En realidad quien lo necesita (vender) es la empresa.
    En cualquier caso es muy fácil decir todo esto de las malvadas empresas desde el punto de vista académico, pero la realidad es que casi todos trabajamos en una empresa y nuestro puesto de trabajo y sueldo depende de que haya consumidores, que también somos nosotros. Es un círculo vicioso.
    Mientras todos queramos ganar más, difícilmente saldremos de este círculo.

  • Y en muchas otras ocasiones no es necesario aprovecharse del punto debil de las personas, basta con obligar a la gente a usar determinado producto o servicio.
    Primero se ofrece de forma gratuita para que vea los pros que tiene y luego cuando todo el mundo lo tiene se aplica la estrategia estimada para ese producto.

    Por ejemplo se está comenzando a hablar de la eliminación del dinero en efectivo y que los pagos se hagan con el smarphone, nos lo venden como un progreso y una ventaja, pero si alguien no quiere usarlo, los interesados en que todo el mundo use un smartphone como forma de pago, pondrán todas las trabas posibles a quién quiera pagar en efectivo para que finalmente no le quede otra opción que pasar por el aro.
    Esto sucede con infinidad de productos o servicios.

  • Utilizar un libro para seguir metiéndonos la misma ideología de siempre: capitalismo malo, manipulación de la buena gente … y ¿comunismo bueno?

  • Interesante artículo. Sólo apuntar que no existen los premios Nobel de Economia, es un premio del Banco de Suiza que intenta parecerse a los premios Nobel de verdad. Tal vez la Economia no tenga tanta ciencia como la que nos pretenden vender…

  • Timocapitalismo es lo que nos toca vivir y asumir agachando la cabeza. Cualquiera sabe que la corrupción es la sangre del capitalismo. Allí donde hay dinero hay corrupción. Y donde más dinero hay, más corrupción tenemos: EEUU, Alemania, China etc… La mayor corrupción se da cuando el estado, los bancos y las multinacionales se alían. Es lo que en EEUU se llama el estado corporativo. El timocapitalismo va unido a la timodemocracia donde los lobbies se han hecho dueños de los partidos políticos y la política con sus donaciones (corrupción legalizada). La unión de el estado con banqueros e industriales tiene otro nombre: fascismo, que no es mas que la forma radical que adopta el timocapitalismo. Lo peor de todo es que han convencido a la población de que no hay alternativa, de que es esto o el caos, de que, al fin y al cabo, este es el mejor de los sistemas posibles. Se ha acabado con la imaginación política y la gente es incapaz del pensamiento utópico que es el que, al fin y al cabo, ha sido capaz de soñar y lograr gran parte de los avances de los que hoy disfrutamos.

  • Bonito cuento para tratar de justificar que los estafadores y ladrones sigan siendo estafadores y ladrones. Por eso les han dado el premio Nobel, para tratar de exonerar a la banda de criminales que dirige la economía. No somos seres manejados por las fuerzas «incontroladas» del mercado. Somos personas que tomamos decisiones en base también a unos principios y valores, no solo por las circunstancias. Las estafas no son «naturales», son acciones de personas que son responsables de ellas, y por tales deben acabar en la cárcel. Por otra parte, los medios de comunicación deben denunciarlos, y no tratar de justificarlos, como hace este artículo al difundir esta ideología de justificación del robo.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies