31 de julio 2012    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

El amor conservado al vacío de Haruhiko Kawaguchi

31 de julio 2012    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Que el corte en el suministro de oxígeno viene siendo un técnica sexual desde tiempos inmemoriales es un hecho. Que da mal rollo ver algo así es tan cierto como lo primero. Por eso, la serie de fotos de Haruhiko Kawaguchi apela en Flesh Love a la contradicción del amor y el sufrimiento para dejar en el espectador un poso de desasosiego altamente estimulante.

El golpe al observador es aún más rotundo cuando se sabe que no hay ningún tipo de efecto ni truco en las imágenes del artista japonés. Kawaguchi se sirvió únicamente de una aspiradora, unas bolsas de plástico y los intrépidos voluntarios que tuvieron a bien introducirse en ellas. «Quería preservar ese sentimiento para siempre», explicaba al medio alemán Spiegel.

Foto de Katherine Kane

La realización del trabajo, que se llevó a cabo en la cocina del artista en Tokio, no estuvo exenta de riesgos. «Los hombres eran los que más pánico mostraron. Uno de ellos incluso si orinó encima», declaró Kawaguchi. «Eso sí, ninguno de ellos fue capaz de romper la bolsa desde dentro». Finalmente, y tras fotografiar a más de 80 parejas, el japonés se alegra de no haber tenido incidentes graves.

El fotógrafo lubricó los cuerpos de sus modelos para evitar la abrasión del plástico al presionar la piel. Cuenta que la sensación no es del todo agradable ya que el plástico tapona las fosas nasales, presiona en los párpados y crea la misma sensación en los oidos que cuando alguien se sumerge en las profundidades acuáticas a gran velocidad. Por suerte, Kawaguchi contaba con oxígeno en spray para inyectar en las bolsas en caso de emergencia y, finalmente, el proyecto salió como reflejan las fotos: brillante y bien conservado.

Que el corte en el suministro de oxígeno viene siendo un técnica sexual desde tiempos inmemoriales es un hecho. Que da mal rollo ver algo así es tan cierto como lo primero. Por eso, la serie de fotos de Haruhiko Kawaguchi apela en Flesh Love a la contradicción del amor y el sufrimiento para dejar en el espectador un poso de desasosiego altamente estimulante.

El golpe al observador es aún más rotundo cuando se sabe que no hay ningún tipo de efecto ni truco en las imágenes del artista japonés. Kawaguchi se sirvió únicamente de una aspiradora, unas bolsas de plástico y los intrépidos voluntarios que tuvieron a bien introducirse en ellas. «Quería preservar ese sentimiento para siempre», explicaba al medio alemán Spiegel.

Foto de Katherine Kane

La realización del trabajo, que se llevó a cabo en la cocina del artista en Tokio, no estuvo exenta de riesgos. «Los hombres eran los que más pánico mostraron. Uno de ellos incluso si orinó encima», declaró Kawaguchi. «Eso sí, ninguno de ellos fue capaz de romper la bolsa desde dentro». Finalmente, y tras fotografiar a más de 80 parejas, el japonés se alegra de no haber tenido incidentes graves.

El fotógrafo lubricó los cuerpos de sus modelos para evitar la abrasión del plástico al presionar la piel. Cuenta que la sensación no es del todo agradable ya que el plástico tapona las fosas nasales, presiona en los párpados y crea la misma sensación en los oidos que cuando alguien se sumerge en las profundidades acuáticas a gran velocidad. Por suerte, Kawaguchi contaba con oxígeno en spray para inyectar en las bolsas en caso de emergencia y, finalmente, el proyecto salió como reflejan las fotos: brillante y bien conservado.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Las economías que el PIB no puede medir
Lory Money, el youtuber que inocula el síndrome de Chiquito de la Calzada
@Hombre_Normal: el personaje de Instagram que reivindica la normalidad
Niceballs: un dispositivo para tocarse las pelotas que puede aumentar el rendimiento laboral
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 6
  • Comentarios cerrados.

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad