30 de junio 2015    /   IDEAS
por
 

El andamio de Joaquín Sabina

30 de junio 2015    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista On fire haciendo clic aquí.

Se autodefine como guitarrista insurgente en su perfil de Twitter. Es también “el andamio” de Sabina dicho por este mismo, que también reconoce que ninguna novia le ha aguantado un tercio del tiempo que lleva con el señor Varona. Treinta y tres años, esto ya va camino de unas bodas de oro… y que dure.

Autoentrevista de Jorge Todolí.
Juntos han compuesto cien canciones, “unas más arriba, unas más abajo”, pero seguro que son ciento y juntos siguen volando. Antonio García de Diego es la tercera pata, no lo olvidemos, sin él tampoco nada sería lo mismo.
Pancho iba para funcionario, aprendía taquigrafía en una academia de día y de noche iba a la otra academia, la de la vida, de nombre La Mandrágora. Allí iba a escuchar a Sabina, Krahe y demás artistas en fase de experimentación, a cada cual, mejor compañía, sin saber que la interrogación sabinera “¿alguién conoce a un guitarrista?”, le cambiaría a Pancho la vida cuando levantó la mano y respondió: “yo me las sé todas”.
No me extiendo más que con un ensayo de poema para darle las gracias por regalarme una hora de su tiempo en un Seiscientos.
Trío de ases
Varona, Sabina y de Diego,
ni Quevedo con la mejor pluma
compone la más top de sus poesías
en calle Melancolía.
Calaveras colgantes, camisa negra y barba madridista,
atlético de pro, por él Sabina se fue pal sur.
Mardito roedor, alcalde de Twitter,
¡que nadie se lo quite!,
queremos leer sus tuits
desde Madrid, Buenos Aires o Guayaquil.
Aunque te dé un gatillazo el Seiscientos,
te protege Neptuno y Joaquín desde Tirso de Molina,
no preocuparse, Carlos Sáinz tuvo más intentos
y si no, nos apeamos en cualquier esquina.
Ojalá todas las noches sabineras
hasta que despuntara el alba
y las voces canallas de Galileo en las trincheras
desafinaran pidiendo un bis a Pancho con Zahara.
Suerte la tuya, andamio del de Relatores,
hermano del De Diego,
¡33 años con el poeta, menudos roedores!
y que vuestros corazones ad aeternum sigan con riego.
El abanico no carrula y trinas,
te arrancas con Y si amanece por fin,
a saber dónde la compusiste con míster Sabina,
siempre habrá un Seiscientos que desemboque en Madrí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista On fire haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista On fire haciendo clic aquí.

Se autodefine como guitarrista insurgente en su perfil de Twitter. Es también “el andamio” de Sabina dicho por este mismo, que también reconoce que ninguna novia le ha aguantado un tercio del tiempo que lleva con el señor Varona. Treinta y tres años, esto ya va camino de unas bodas de oro… y que dure.

Autoentrevista de Jorge Todolí.
Juntos han compuesto cien canciones, “unas más arriba, unas más abajo”, pero seguro que son ciento y juntos siguen volando. Antonio García de Diego es la tercera pata, no lo olvidemos, sin él tampoco nada sería lo mismo.
Pancho iba para funcionario, aprendía taquigrafía en una academia de día y de noche iba a la otra academia, la de la vida, de nombre La Mandrágora. Allí iba a escuchar a Sabina, Krahe y demás artistas en fase de experimentación, a cada cual, mejor compañía, sin saber que la interrogación sabinera “¿alguién conoce a un guitarrista?”, le cambiaría a Pancho la vida cuando levantó la mano y respondió: “yo me las sé todas”.
No me extiendo más que con un ensayo de poema para darle las gracias por regalarme una hora de su tiempo en un Seiscientos.
Trío de ases
Varona, Sabina y de Diego,
ni Quevedo con la mejor pluma
compone la más top de sus poesías
en calle Melancolía.
Calaveras colgantes, camisa negra y barba madridista,
atlético de pro, por él Sabina se fue pal sur.
Mardito roedor, alcalde de Twitter,
¡que nadie se lo quite!,
queremos leer sus tuits
desde Madrid, Buenos Aires o Guayaquil.
Aunque te dé un gatillazo el Seiscientos,
te protege Neptuno y Joaquín desde Tirso de Molina,
no preocuparse, Carlos Sáinz tuvo más intentos
y si no, nos apeamos en cualquier esquina.
Ojalá todas las noches sabineras
hasta que despuntara el alba
y las voces canallas de Galileo en las trincheras
desafinaran pidiendo un bis a Pancho con Zahara.
Suerte la tuya, andamio del de Relatores,
hermano del De Diego,
¡33 años con el poeta, menudos roedores!
y que vuestros corazones ad aeternum sigan con riego.
El abanico no carrula y trinas,
te arrancas con Y si amanece por fin,
a saber dónde la compusiste con míster Sabina,
siempre habrá un Seiscientos que desemboque en Madrí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista On fire haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Por qué las clases sociales están cambiando?
Valle-Inclán: «Este momento efímero contiene todo el pasado y todo el porvenir»
Si el futuro no es como el pasado, ¿tenemos un plan?
Maneras punkis de ganar un Nobel
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad