7 de mayo 2010    /   CREATIVIDAD
por
 

El anuncio que salió bordado

7 de mayo 2010    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Placer haciendo clic aquí.

Balenciaga

Pero literal. Bordado en la tela que se utiliza habitualmente para la realización de patrones. Es el cartel que anuncia una exposición sobre el modisto Balenciaga en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. Los improvisados sastres han sido Herederos de Rowan.

Trabajos así son el resultado de una charla distendida entre agencia y anunciante. Es cierto que hubo un briefing que, como todos, marcaba los objetivos y el target, entre otras cosas. Pero la clave de todo surge en una relajada reunión en la que se habla de la obra y vida del artista y las distintas formas de enfocar la exposición.

De estas reuniones siempre surgen palabras ‘clave’ que permiten traducir la esencia de cada una de las exposiciones. “Una premisa que tenemos clara desde el principio es que nunca mostramos obra”, señala Óscar Bilbao, responsable creativo de herederos de Rowan, “porque lo importante no es la obra en sí, sino lo que despierta en cada uno de los que la contemplan”.

Bilbao recuerda que, incluso en la campaña del Centenario, los protagonistas eran los visitantes, que a lo largo de los cien años de historia pudieron contemplar diez siglos de arte.

En esas conversaciones descubrieron que Balenciaga era el maestro de la aguja. Cocó Chanel decía que “él es único de nosotros que es un verdadero couturier -costurero-” por su dominio de la costura y del manejo de tejidos. Era capaz de deshacer un vestido la noche antes de un desfile o de montar un vestido con un paño de tela, sin apenas cortes ni costuras. “Por eso nuestra gráfica es un ‘patrón’, el principio, la génesis”.

El original ha sido bordado en tela de patrones. Tiene además pequeños guiños para ‘iniciados’ como son el ‘Botón Balenciaga’ que se ve a la izquierda. También los colores y tipos de tela son las utilizadas habitualmente por Balenciaga. Además, se ha cuidado también el tipo de hilo y la forma de bordado.

“Para hacerlo hemos tenido la suerte de contar con el asesoramiento de Kontxu Uzkudum, creadora de la marca Minimil y que en su día fue discípula del maestro. La foto es de José Luís López de Zubiría.

Balenciaga2

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Placer haciendo clic aquí.

Balenciaga

Pero literal. Bordado en la tela que se utiliza habitualmente para la realización de patrones. Es el cartel que anuncia una exposición sobre el modisto Balenciaga en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. Los improvisados sastres han sido Herederos de Rowan.

Trabajos así son el resultado de una charla distendida entre agencia y anunciante. Es cierto que hubo un briefing que, como todos, marcaba los objetivos y el target, entre otras cosas. Pero la clave de todo surge en una relajada reunión en la que se habla de la obra y vida del artista y las distintas formas de enfocar la exposición.

De estas reuniones siempre surgen palabras ‘clave’ que permiten traducir la esencia de cada una de las exposiciones. “Una premisa que tenemos clara desde el principio es que nunca mostramos obra”, señala Óscar Bilbao, responsable creativo de herederos de Rowan, “porque lo importante no es la obra en sí, sino lo que despierta en cada uno de los que la contemplan”.

Bilbao recuerda que, incluso en la campaña del Centenario, los protagonistas eran los visitantes, que a lo largo de los cien años de historia pudieron contemplar diez siglos de arte.

En esas conversaciones descubrieron que Balenciaga era el maestro de la aguja. Cocó Chanel decía que “él es único de nosotros que es un verdadero couturier -costurero-” por su dominio de la costura y del manejo de tejidos. Era capaz de deshacer un vestido la noche antes de un desfile o de montar un vestido con un paño de tela, sin apenas cortes ni costuras. “Por eso nuestra gráfica es un ‘patrón’, el principio, la génesis”.

El original ha sido bordado en tela de patrones. Tiene además pequeños guiños para ‘iniciados’ como son el ‘Botón Balenciaga’ que se ve a la izquierda. También los colores y tipos de tela son las utilizadas habitualmente por Balenciaga. Además, se ha cuidado también el tipo de hilo y la forma de bordado.

“Para hacerlo hemos tenido la suerte de contar con el asesoramiento de Kontxu Uzkudum, creadora de la marca Minimil y que en su día fue discípula del maestro. La foto es de José Luís López de Zubiría.

Balenciaga2

Compártelo twitter facebook whatsapp
El optimismo pesimista de Le Raúl
Por estas razones somos gregarios por amor
Los píxeles en punto de cruz de Paulova
¿Es Barcelona tan cosmopolita como dicen?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.