11 de octubre 2010    /   BUSINESS
por
 

El arquitecto que llevó un trozo de España al corazón de EEUU

11 de octubre 2010    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

En la arquitectura existe una tendencia a subir a los altares la figura del arquitecto como un genio solitario pero muchas veces la historia olvida a los equipos y especialistas que ayudaron a hacer su visión realidad. MIT rinde homenaje a una de estas personas. Se llama Rafael Guastavino, un constructor y arquitecto valenciano que ayudó a construir algunos de los edificios más emblemáticos de EEUU a principios del siglo 20.

«En 1881, un constructor español llamado Rafael Guastavino inmigró a EEUU sin trabajo, sin familia y sin conocimientos de inglés. Pero poseía una pieza valiosa de conocimiento. Guastavino había aprendido una técnica de construcción desconocida en EEUU que permitía construir grandes estructuras y techos arcados decorativos», explica el artículo de MIT.

Durante su estancia en EEUU ayudó a construir edificios emblemáticos y joyas arquitectónicas como la sala de llegadas de Ellis Island, Grand Central Station, La biblioteca pública de Boston y el Museo de Historia Natural en Washington.

Trajo al país norteamericano una forma de trabajar aprendida en Barcelona para hacer estructuras curvadas con ladrillo y azulejos. Con ello creó cúpulas y espirales de forma más eficiente y artesanal, resistentes al fuego.

«Los Guastavinos no solo construían los interiores, los diseñaban también. Los arquitectos le enviaban un dibujo con un espacio en blanco y decían Guastavino aquí».

A pesar de trabajar en proyectos tan importantes, la contribución de Guastavino y su hijo (que tomó las riendas de la empresa después de la muerte de su padre en 1908) apenas se menciona. Ahora un profesor de arquitectura de la universidad  de MIT publica un libro que cuenta su historia.

«John Ochsendorf, un profesor asociado de tecnología de la construcción en el colegio de arquitectura de MIT, quiere recuperar la figura de Guastavino y su familia y darle su merecido reconocimiento en la historia de la arquitectura. Su nuevo libro, Guastavino vaulting: The Art of Structural Tile, ilustra sus logros».

Oyster Bar, Grand Central Station NY

Albany Education Building, NY

Basilica of St. Lawrence, Asheville

Bridgemarket, New York

Ellis Island Registry Hall, New York

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

En la arquitectura existe una tendencia a subir a los altares la figura del arquitecto como un genio solitario pero muchas veces la historia olvida a los equipos y especialistas que ayudaron a hacer su visión realidad. MIT rinde homenaje a una de estas personas. Se llama Rafael Guastavino, un constructor y arquitecto valenciano que ayudó a construir algunos de los edificios más emblemáticos de EEUU a principios del siglo 20.

«En 1881, un constructor español llamado Rafael Guastavino inmigró a EEUU sin trabajo, sin familia y sin conocimientos de inglés. Pero poseía una pieza valiosa de conocimiento. Guastavino había aprendido una técnica de construcción desconocida en EEUU que permitía construir grandes estructuras y techos arcados decorativos», explica el artículo de MIT.

Durante su estancia en EEUU ayudó a construir edificios emblemáticos y joyas arquitectónicas como la sala de llegadas de Ellis Island, Grand Central Station, La biblioteca pública de Boston y el Museo de Historia Natural en Washington.

Trajo al país norteamericano una forma de trabajar aprendida en Barcelona para hacer estructuras curvadas con ladrillo y azulejos. Con ello creó cúpulas y espirales de forma más eficiente y artesanal, resistentes al fuego.

«Los Guastavinos no solo construían los interiores, los diseñaban también. Los arquitectos le enviaban un dibujo con un espacio en blanco y decían Guastavino aquí».

A pesar de trabajar en proyectos tan importantes, la contribución de Guastavino y su hijo (que tomó las riendas de la empresa después de la muerte de su padre en 1908) apenas se menciona. Ahora un profesor de arquitectura de la universidad  de MIT publica un libro que cuenta su historia.

«John Ochsendorf, un profesor asociado de tecnología de la construcción en el colegio de arquitectura de MIT, quiere recuperar la figura de Guastavino y su familia y darle su merecido reconocimiento en la historia de la arquitectura. Su nuevo libro, Guastavino vaulting: The Art of Structural Tile, ilustra sus logros».

Oyster Bar, Grand Central Station NY

Albany Education Building, NY

Basilica of St. Lawrence, Asheville

Bridgemarket, New York

Ellis Island Registry Hall, New York

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Adiós a la cruz gamada para señalizar templos budistas en los planos japoneses
Eventario, el buscador de lugares divertidos
Poemas por encargo contra el sopor y el letargo
Así se prepara Japón, el maestro de la organización, para los Juegos Olímpicos de 2020
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.

f