3 de julio 2012    /   DIGITAL
por
 

El blog de Richard es la polla

3 de julio 2012    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Tenemos, por un lado, los blogs que son capaces de hacernos pensar, de estimularnos de una u otra manera o de servirnos para generar ideas nuevas. Luego están aquellos que trascienden, que por algún extraño motivo, tienen la capacidad de pasar a la historia y sentar las bases de lo que será el futuro. Es el caso de Where is Richard?, un blog con un solo calificativo no apto para menores.

Ahora que no nos ve nadie, ¿qué eres capaz de hacer a partir de un cimbrel? Esa es la idea en torno ala cual gira todo lo que ocurre en Where is Richard?, un blog que ha decidido rendir culto al clásico pene pintado en un papel y al que han bautizado, claro, como Richard.

Cada semana, la web lanza un nabo característico, diferente a todos los anteriores, con el objetivo de que sean los lectores lo que desaten la creatividad y propongan interpretaciones artísticas del mismo. Por supuesto, dichas reinterpretaciones no tienen por que tener ninguna connotación erótica o pornográfica.

El resultado es una serie de escenas moldeadas con herramientas tan fiables como el MS-Paint en las que el objetivo es encontrar, precisamente eso, la herrramienta. El ejercicio, podría calificarle como lejano a la dificultad, pero el nivel de bizarrismo sí alcanza cotas de complicada digestión.

Tenemos, por un lado, los blogs que son capaces de hacernos pensar, de estimularnos de una u otra manera o de servirnos para generar ideas nuevas. Luego están aquellos que trascienden, que por algún extraño motivo, tienen la capacidad de pasar a la historia y sentar las bases de lo que será el futuro. Es el caso de Where is Richard?, un blog con un solo calificativo no apto para menores.

Ahora que no nos ve nadie, ¿qué eres capaz de hacer a partir de un cimbrel? Esa es la idea en torno ala cual gira todo lo que ocurre en Where is Richard?, un blog que ha decidido rendir culto al clásico pene pintado en un papel y al que han bautizado, claro, como Richard.

Cada semana, la web lanza un nabo característico, diferente a todos los anteriores, con el objetivo de que sean los lectores lo que desaten la creatividad y propongan interpretaciones artísticas del mismo. Por supuesto, dichas reinterpretaciones no tienen por que tener ninguna connotación erótica o pornográfica.

El resultado es una serie de escenas moldeadas con herramientas tan fiables como el MS-Paint en las que el objetivo es encontrar, precisamente eso, la herrramienta. El ejercicio, podría calificarle como lejano a la dificultad, pero el nivel de bizarrismo sí alcanza cotas de complicada digestión.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Soy Una Pringada: ese espejo que escupe la verdad a la cara
Evgeny Morozov: “Estamos delegando nuestras decisiones a Silicon Valley”
México limpio, año cuatro
¿Hay que dividir Google y Facebook para salvar la cultura?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • Comentarios cerrados.

    Publicidad