fbpx
19 de marzo 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

El cirujano de las vespas

19 de marzo 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

1003_472422296144806_2057428930_n
Emir Velázquez es un artesano de vespas. Compra motocicletas usadas y se dedica a reinventarlas. Algunas con materiales reciclados, pedazos de basura o partes de otras motocicletas antiguas para tener diseños nunca antes vistos. Un trabajo poco común que consiste en convertir motocicletas normales y aburridas en “motos con actitud”, en sus propias palabras.
Este artesano callejero tiene su estudio en la céntrica colonia Roma de la ciudad de México. Un piso pequeño, en una planta baja, que utiliza como laboratorio. En él, ha asesinado y revivido vespas. Las ha descompuesto en mil pedazos y luego las ha vuelto a unir. Algunas con asientos de leopardo, otras con diseños de arte huichol, alguna con la bandera inglesa, más de una al estilo militar… Las combinaciones son infinitas.
Las Vespas modificadas las vende por pedido o en algunos bazares callejeros. Emir nunca ha puesto su propia tienda ni trabaja a gran escala. Todo el negocio es completamente artesanal y su principal meta es que la gente flipe con sus diseños. “Nuestro objetivo es que la moto sea un objeto que llame la atención al rodar por la ciudad, que la gente voltee a mirar y exclame sorprendida porque no ha visto algo igual. El reto es la originalidad, nuestro limite es tu imaginación”, explica el artesano.
208630_479539808766388_1915964887_n
El proyecto se inició hace unos cinco años. Sus vecinos tenían Vespas y él quería una también, solo que más original. Velázquez empezó a utilizar su imaginación para transformar estas motocicletas urbanas y empezó a comercializarlas. Poco a poco montó su taller independiente en el que trabajan tres personas más con una amplia cartera de proveedores.
Se ha empezado a correr la voz sobre su destreza con las motos entre personas que han visto sus piezas, se interesan por su peculiaridad y quieren una. Hay quienes le han llegado a pedir que les diseñe una vespa como cuadro para colgar en la pared.
Su proceso creativo es sencillo. Tiene una idea y busca cualquier tipo de material para hacerlo. Aunque algunos inversionistas se han interesado en comercializar sus creaciones a gran escala, él prefiere conservar el lado artístico y urbano de su trabajo.
530667_461165130603856_1640376725_n
La reconstrucción puede costar entre 2.500 y 4.000 euros más el coste de la moto. Si se trata solo de personalización, el montante puede ser de unos mil euros más la moto. El precio total a la hora de venderlo, apunta Emir, depende de la dificultad y originalidad del pedido. Una de sus Vespas, la que está pintada por todos lados con diseños huicholes, llegó a venderse por cerca de 31.000 euros en Estados Unidos.
–¿Qué tipo de personas están interesadas en comprar una moto así? – le preguntamos.
— Pues gente exigente con buen gusto y excéntricos con estilo – responde el cirujano de las Vespas.
El trabajo se gesta en unos nueve meses. Lo más importante es saber lo que quiere exactamente el cliente y en base a ello empezar a crear. El propio Emir cambia constantemente de Vespa y dice que todas son sus favoritas «por igual». Según el cirujano mecánico lo que más le gusta de su trabajo es «saber que estaba olvidada y la vimos renacer”.
549199_477186809001688_660823657_n
574773_472406939479675_1934985853_n
23734_447014282018941_26323273_n
47070_452646821455687_312527753_n
542814_477189722334730_779083253_n
62402_475534529166916_1460744565_n
408397_457133551007014_2102274415_n

1003_472422296144806_2057428930_n
Emir Velázquez es un artesano de vespas. Compra motocicletas usadas y se dedica a reinventarlas. Algunas con materiales reciclados, pedazos de basura o partes de otras motocicletas antiguas para tener diseños nunca antes vistos. Un trabajo poco común que consiste en convertir motocicletas normales y aburridas en “motos con actitud”, en sus propias palabras.
Este artesano callejero tiene su estudio en la céntrica colonia Roma de la ciudad de México. Un piso pequeño, en una planta baja, que utiliza como laboratorio. En él, ha asesinado y revivido vespas. Las ha descompuesto en mil pedazos y luego las ha vuelto a unir. Algunas con asientos de leopardo, otras con diseños de arte huichol, alguna con la bandera inglesa, más de una al estilo militar… Las combinaciones son infinitas.
Las Vespas modificadas las vende por pedido o en algunos bazares callejeros. Emir nunca ha puesto su propia tienda ni trabaja a gran escala. Todo el negocio es completamente artesanal y su principal meta es que la gente flipe con sus diseños. “Nuestro objetivo es que la moto sea un objeto que llame la atención al rodar por la ciudad, que la gente voltee a mirar y exclame sorprendida porque no ha visto algo igual. El reto es la originalidad, nuestro limite es tu imaginación”, explica el artesano.
208630_479539808766388_1915964887_n
El proyecto se inició hace unos cinco años. Sus vecinos tenían Vespas y él quería una también, solo que más original. Velázquez empezó a utilizar su imaginación para transformar estas motocicletas urbanas y empezó a comercializarlas. Poco a poco montó su taller independiente en el que trabajan tres personas más con una amplia cartera de proveedores.
Se ha empezado a correr la voz sobre su destreza con las motos entre personas que han visto sus piezas, se interesan por su peculiaridad y quieren una. Hay quienes le han llegado a pedir que les diseñe una vespa como cuadro para colgar en la pared.
Su proceso creativo es sencillo. Tiene una idea y busca cualquier tipo de material para hacerlo. Aunque algunos inversionistas se han interesado en comercializar sus creaciones a gran escala, él prefiere conservar el lado artístico y urbano de su trabajo.
530667_461165130603856_1640376725_n
La reconstrucción puede costar entre 2.500 y 4.000 euros más el coste de la moto. Si se trata solo de personalización, el montante puede ser de unos mil euros más la moto. El precio total a la hora de venderlo, apunta Emir, depende de la dificultad y originalidad del pedido. Una de sus Vespas, la que está pintada por todos lados con diseños huicholes, llegó a venderse por cerca de 31.000 euros en Estados Unidos.
–¿Qué tipo de personas están interesadas en comprar una moto así? – le preguntamos.
— Pues gente exigente con buen gusto y excéntricos con estilo – responde el cirujano de las Vespas.
El trabajo se gesta en unos nueve meses. Lo más importante es saber lo que quiere exactamente el cliente y en base a ello empezar a crear. El propio Emir cambia constantemente de Vespa y dice que todas son sus favoritas «por igual». Según el cirujano mecánico lo que más le gusta de su trabajo es «saber que estaba olvidada y la vimos renacer”.
549199_477186809001688_660823657_n
574773_472406939479675_1934985853_n
23734_447014282018941_26323273_n
47070_452646821455687_312527753_n
542814_477189722334730_779083253_n
62402_475534529166916_1460744565_n
408397_457133551007014_2102274415_n

Compártelo twitter facebook whatsapp
El absurdo y las piernas abiertas de las paredes de París
El poder creativo de la naranja
La ciudad mundial de DeckTwo
Rótulos comerciales al dente
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Tengo la fortuna de conocer a este gran artista urbano, además de su gran creatividad su calidad humana es incomparable, un genio que ha encontrado en las Vespas su lienzo. Cada obra es hecha a conciencia y tener una de sus piezas es llevar rodando una obra de arte urbana que se alimenta de miradas y elogios por este gran artista. Una felicitación a Emir porque en 5 años ha logrado llevar su obra a Europa y ser reconocida por una gran revista.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *