BRANDED CONTENT

BRANDED CONTENT
12 de enero 2012    /   BRANDED CONTENT
 

El community gardener reemplaza al community manager

12 de enero 2012    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

El principio empieza en las palabras. Escucha: ‘pirata’, ‘ataque’, ‘defensa’, ‘guerra’, ‘ladrón’… ¿Estamos en un campo de batalla o frente a un ordenador? ¿Es un soldado o un usuario? “El vocabulario que utilizamos determina la idea que tenemos de las cosas”, asegura Dave Neary, fundador de Neary Consulting. “¿Los llaman ladrones porque están reduciendo las ganancias de una empresa? ¿Los llaman piratas porque están compartiendo contenidos y están siendo buenos vecinos?”.

Neary cuestionó los términos que se utilizan en la tecnología, en la charla que ofreció esta mañana en la Open Source Conference, que se celebra en Granada los días 12 y 13 de enero.

Está claro. Las palabras pirata, ladrón, ataque… establecen desde la elección misma de esos términos ‘lo que está bien’ y ‘lo que está mal’. Y rascando un poco se llega a su filosofía detrás. La de un modelo abierto o un modelo cerrado.

Pero no ocurre solo con las palabras. También sucede con los conceptos. Hablar de ‘community manager’ es muy cuestionable. A Neary le suena a llevar un rebaño. “Parece que el CM es alguien que dice a muchas otras personas por dónde ir”.

“Prefiero hablar de construir comunidades”, indicó el fundador de Neary Consulting. “Las comunidades se van formando mediante un proceso orgánico. No es algo mecánico ni tampoco es una relación peer to peer”.

Neary planteó cambiar el término community management por community gardening. “En la naturaleza puedes ver semillas o puedes intuir que algo va a pasar, pero no puedes controlar todo lo que ocurre. En las comunidades online sucede igual. Por eso me parece una buena metáfora”, indicó. “Esta idea me gusta también para hacer que las ciudades crezcan así. Compartiendo, creciendo de forma orgánica…”.

“Lo que tenemos que hacer en una comunidad online es lo mismo que haríamos en un jardín”, comentó. “Tenemos que crear las circunstancias para que las plantas crezcan sanas y fuertes”.

Dice Neary que hay una máxima que se puede aplicar perfectamente en las comunidades en red.

Todo lo que ya se ha hecho se volverá a hacer
No hay nada nuevo bajo el sol

“En Facebook, Twitter y otras redes sociales ocurre así”, señaló. “Es muy importante aprender de lo que ya ha ocurrido porque volverá a suceder. Hay muchos comportamientos que se repiten. Las comunidades, online u offline, al final se basan en lo mismo. Personas más relaciones”.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

El principio empieza en las palabras. Escucha: ‘pirata’, ‘ataque’, ‘defensa’, ‘guerra’, ‘ladrón’… ¿Estamos en un campo de batalla o frente a un ordenador? ¿Es un soldado o un usuario? “El vocabulario que utilizamos determina la idea que tenemos de las cosas”, asegura Dave Neary, fundador de Neary Consulting. “¿Los llaman ladrones porque están reduciendo las ganancias de una empresa? ¿Los llaman piratas porque están compartiendo contenidos y están siendo buenos vecinos?”.

Neary cuestionó los términos que se utilizan en la tecnología, en la charla que ofreció esta mañana en la Open Source Conference, que se celebra en Granada los días 12 y 13 de enero.

Está claro. Las palabras pirata, ladrón, ataque… establecen desde la elección misma de esos términos ‘lo que está bien’ y ‘lo que está mal’. Y rascando un poco se llega a su filosofía detrás. La de un modelo abierto o un modelo cerrado.

Pero no ocurre solo con las palabras. También sucede con los conceptos. Hablar de ‘community manager’ es muy cuestionable. A Neary le suena a llevar un rebaño. “Parece que el CM es alguien que dice a muchas otras personas por dónde ir”.

“Prefiero hablar de construir comunidades”, indicó el fundador de Neary Consulting. “Las comunidades se van formando mediante un proceso orgánico. No es algo mecánico ni tampoco es una relación peer to peer”.

Neary planteó cambiar el término community management por community gardening. “En la naturaleza puedes ver semillas o puedes intuir que algo va a pasar, pero no puedes controlar todo lo que ocurre. En las comunidades online sucede igual. Por eso me parece una buena metáfora”, indicó. “Esta idea me gusta también para hacer que las ciudades crezcan así. Compartiendo, creciendo de forma orgánica…”.

“Lo que tenemos que hacer en una comunidad online es lo mismo que haríamos en un jardín”, comentó. “Tenemos que crear las circunstancias para que las plantas crezcan sanas y fuertes”.

Dice Neary que hay una máxima que se puede aplicar perfectamente en las comunidades en red.

Todo lo que ya se ha hecho se volverá a hacer
No hay nada nuevo bajo el sol

“En Facebook, Twitter y otras redes sociales ocurre así”, señaló. “Es muy importante aprender de lo que ya ha ocurrido porque volverá a suceder. Hay muchos comportamientos que se repiten. Las comunidades, online u offline, al final se basan en lo mismo. Personas más relaciones”.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los sorprendentes sellos de Alemania del Este
Una caja de herramientas creativas que cabe en un cuaderno
Diez pistas para transitar por una vida feliz
Art&Breakfast: el poder inspirador de los hoteles
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 9
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies