16 de enero 2012    /   BUSINESS
por
 

El concurso de ideas para la transformación de la playa de El Algarrobico

16 de enero 2012    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El Algarrobico

«Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí». Si Augusto Monterroso no ha pasado aún por Carboneras, debería hacerlo lo antes posible. Verá que, el dinosaurio de hormigón y ladrillo, el hotel del Algarrobico aún sigue allí. El colectivo cultural n’UNDO ha convocado un concurso de ideas centrado en el desmantelamiento del controvertido e inacabado establecimiento.

Las tribulaciones del hotel de la playa del Algarrobico no tienen su origen en la época de los dinosaurios, pero casi. Azata del Sol, la promotora de la construcción, alega que todo se hizo conforme a la normativa y al derecho. Por su parte, las asociaciones ecologistas sostienen que, entre otras irregularidades, la licencia se otorgó sobre unos planos que declaraban, falsamente, la zona como urbanizable. A día de hoy, la construcción está declarada como ilegal aunque recusada ante el Tribunal Supremo, que deberá dictar sentencia cuando lo tenga a bien.

Vericuetos legales aparte, la postura de n’UNDO es crítica con la forma de plantear la construcción de la que hace gala el proyecto del Algarrobico. Han aprovechado, además, la coyuntura para convocar un concurso de ideas qué ofrezca las directrices de guía para un hipotético derribo del gigante.

«El hotel de El Algarrobico pone de manifiesto hasta dónde hemos sido capaces de llegar con el desenfreno consumista y con el todo vale. Nos parece unos de los ejemplos más flagrantes de falta de ética, sentido común y respeto por uno de nuestros bienes más importantes e irrecuperables que es el territorio», explica Alejandro del Castillo, uno de los responsables de la convocatoria.

El problema tiene su miga porque, a pesar del flagrante impacto medioambiental de la construcción hotelera, los habitantes de Carboneras, con su ayuntamiento en la punta de lanza, están a favor de la eventual oferta de trabajo que acarrearía la apertura del alojamiento. «El propio ayuntamiento ha estado defendiendo el proyecto en los tribunales con dinero público y ha realizado varias campañas para sensibilizar a la población sobre el grave agravio que se realizaba con los vecinos al demoler el edificio, como modo de presión en los medios», señala Del Castillo.

Pero claro, ¿cómo decirle a unos ciudadanos que, probablemente, necesiten el empleo en la delicada situación que vivimos, que renuncien a esos puestos de trabajo? «Debemos concienciar también a los vecinos de Carboneras de que su bien más preciado para su futuro y su empleo es el Parque Natural y no el empleo precario y estacionario que el hotel dice generar», cuenta el arquitecto. Ese es uno de los principales objetivos del concurso de ideas. La convocatoria, que está abierta a cualquiera que quiera participar, intentará encontrar maneras de mejorar el entorno de El Algarrobico y una manera coherente de resolver el problema que, a juicio del colectivo, ha generado la construcción del hotel. «Con todas las propuestas se harán varias exposiciones itinerantes que den a conocer las múltiples vías de solución que creemos este problema tiene», dice Alejandro del Castillo.

n’UNDO tiene su propia visión de cómo debería producirse la urbanización de espacios tan especiales como el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar. «Entendemos la necesidad de crear plazas hoteleras pero abogamos por fomentar un turismo menos estacionario y más cultural (el modelo sol y playa está agotado y no puede por precio competir con otro países). No creo que debamos importar modelos hoteleros de resort caribeño y sí apostar por construir como siempre se ha hecho en el lugar, es decir, de modo disperso y sostenible, en muy pequeña escala, con un planeamiento urbanístico dedicado a proteger los valores del lugar y no destinado a garantizar el desarrollo urbanístico».

La convocatoria, que está abierta a la recepción de ideas hasta el próximo 3 de marzo, lleva un premio económico proporcional al número de inscripciones, ya que ésta tiene una cuota para, precisamente, satisfacer el premio. La votación se producirá de manera horizontal entre todos los participantes.

El Algarrobico

«Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí». Si Augusto Monterroso no ha pasado aún por Carboneras, debería hacerlo lo antes posible. Verá que, el dinosaurio de hormigón y ladrillo, el hotel del Algarrobico aún sigue allí. El colectivo cultural n’UNDO ha convocado un concurso de ideas centrado en el desmantelamiento del controvertido e inacabado establecimiento.

Las tribulaciones del hotel de la playa del Algarrobico no tienen su origen en la época de los dinosaurios, pero casi. Azata del Sol, la promotora de la construcción, alega que todo se hizo conforme a la normativa y al derecho. Por su parte, las asociaciones ecologistas sostienen que, entre otras irregularidades, la licencia se otorgó sobre unos planos que declaraban, falsamente, la zona como urbanizable. A día de hoy, la construcción está declarada como ilegal aunque recusada ante el Tribunal Supremo, que deberá dictar sentencia cuando lo tenga a bien.

Vericuetos legales aparte, la postura de n’UNDO es crítica con la forma de plantear la construcción de la que hace gala el proyecto del Algarrobico. Han aprovechado, además, la coyuntura para convocar un concurso de ideas qué ofrezca las directrices de guía para un hipotético derribo del gigante.

«El hotel de El Algarrobico pone de manifiesto hasta dónde hemos sido capaces de llegar con el desenfreno consumista y con el todo vale. Nos parece unos de los ejemplos más flagrantes de falta de ética, sentido común y respeto por uno de nuestros bienes más importantes e irrecuperables que es el territorio», explica Alejandro del Castillo, uno de los responsables de la convocatoria.

El problema tiene su miga porque, a pesar del flagrante impacto medioambiental de la construcción hotelera, los habitantes de Carboneras, con su ayuntamiento en la punta de lanza, están a favor de la eventual oferta de trabajo que acarrearía la apertura del alojamiento. «El propio ayuntamiento ha estado defendiendo el proyecto en los tribunales con dinero público y ha realizado varias campañas para sensibilizar a la población sobre el grave agravio que se realizaba con los vecinos al demoler el edificio, como modo de presión en los medios», señala Del Castillo.

Pero claro, ¿cómo decirle a unos ciudadanos que, probablemente, necesiten el empleo en la delicada situación que vivimos, que renuncien a esos puestos de trabajo? «Debemos concienciar también a los vecinos de Carboneras de que su bien más preciado para su futuro y su empleo es el Parque Natural y no el empleo precario y estacionario que el hotel dice generar», cuenta el arquitecto. Ese es uno de los principales objetivos del concurso de ideas. La convocatoria, que está abierta a cualquiera que quiera participar, intentará encontrar maneras de mejorar el entorno de El Algarrobico y una manera coherente de resolver el problema que, a juicio del colectivo, ha generado la construcción del hotel. «Con todas las propuestas se harán varias exposiciones itinerantes que den a conocer las múltiples vías de solución que creemos este problema tiene», dice Alejandro del Castillo.

n’UNDO tiene su propia visión de cómo debería producirse la urbanización de espacios tan especiales como el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar. «Entendemos la necesidad de crear plazas hoteleras pero abogamos por fomentar un turismo menos estacionario y más cultural (el modelo sol y playa está agotado y no puede por precio competir con otro países). No creo que debamos importar modelos hoteleros de resort caribeño y sí apostar por construir como siempre se ha hecho en el lugar, es decir, de modo disperso y sostenible, en muy pequeña escala, con un planeamiento urbanístico dedicado a proteger los valores del lugar y no destinado a garantizar el desarrollo urbanístico».

La convocatoria, que está abierta a la recepción de ideas hasta el próximo 3 de marzo, lleva un premio económico proporcional al número de inscripciones, ya que ésta tiene una cuota para, precisamente, satisfacer el premio. La votación se producirá de manera horizontal entre todos los participantes.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Dogchild: un videojuego contra el maltrato animal
El guardián del silencio tiene acento mallorquín
Somos Centro y Somos Malasaña: medios hiperlocales para cubrir información de barrio
Vecinos construyen un teatro piedra a piedra para regenerar un pueblo perdido
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • Buen artículo David, has puesto sobre la mesa las diferentes circunstancias que rodean El Algarrobico sin «amarilleos» periodísticos, de manera razonada y parcial. No es siempre el caso en este «particular caso» que siempre salta a la palestra editorial con titulares catastrofistas e interesadas poses mediáticas.

    El Algarrobico tiene la suerte o la desgracia de haber sido escogido como símbolo por la todopoderosa Organización Greenpeace, a mi entender para beneficio de sus propios intereses, pues en la costa de Almería hay cientos de Algarrobicos, y en Murcia, Alicante, Castellón, Tarragona… ¿donde estaban entonces?

    La costa de nuestro país es un «Museo de los Horrores» urbanístico, y estoy de acuerdo con algunos planteamientos de n’UNDO, pero cebarse una y otra vez con el mismo lugar no resuelve el problema, beneficia a quién lo publicita y por encima de todo perjudica a los ciudadanos de Carboneras y por extensión a los almerienses entre los que me incluyo.

    Un saludo

    • Gracias, creo que el debate sólo puede traer beneficios en este tema y, al fin y al cabo, eso es lo que propone n’UNDO. Acerca de lo de Greenpeace, bueno, que haya otros casos no quiere decir que este no merezca ser ‘peleado’.

      Un cordial saludo.

  • Comentarios cerrados.

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad