9 de abril 2015    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

El epitafio de Don Draper

9 de abril 2015    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Mad Men llega a su final con la muerte de Don Draper aleteando sobre nuestras cabezas gachas. Todas las conversaciones giran en torno a las circunstancias que obligarán al publicista de AMC a arrojarse por la ventana, personificando los célebres títulos de crédito. Error. Deberíamos hablar de su epitafio. ¿Qué mandaría escribir en su lápida nuestro copywriter favorito?

 QUÉ HACES LEYENDO ESTO EN VEZ DE ESTAR FOLLANDO

 Demasiado procaz para el elegante protagonista, aunque condensa en una línea una de sus grandes pasiones: zumbarse a la vecina de camino a comprarse el pan.

DE TODO MENOS IMPOTENTE

Nos vamos acercando. El bueno de Don vivió, como mínimo, dos vidas paralelas. Entre ambas fue soldado, comercial, mecánico o director creativo. Cualquier cosa menos un flojo.

ERES LO QUE QUIEREN QUE SEAS

 Ese podría ser Donald pidiendo grabar en piedra que tus ilusiones son ajenas y tu existencia mediocre. Solo le estás llevando flores porque quieres que tu novia vea en ti a alguien generoso. Das pena.

ME GUSTAN LOS CAMBIOS, PERO ESTE HA SIDO DURO

Él, ante todo, ama la vida. La libertad que produce no poseer un contrato. El sol de california en la cara desnuda. Revolver el pelo con olor a azahar de una actriz novel. Don podría vivir en un cambio constante que no implicara morirse.

LA GENTE SIGUE COMPRANDO CIGARRILLOS

Un hombre de convicciones férreas y frases lapidarias, nunca mejor dicho, jamás renunciaría a recordar cuándo tuvo razón.

VUELVO EN UN RATO

No podemos descartar que llegase tarde a su propio entierro

CUANDO UN HOMBRE ENTRA EN UN FÉRETRO, TRAE TODA SU VIDA CONSIGO

No, este no. Aunque incluya una lectura existencialista (de esas que tanto le gustan), es un epitafio demasiado largo. Solo podría dictarlo al marmolista en un instante de debilidad. Habiendo renunciado a sus nociones de ideación de buenos y breves titulares. Impensable.

LA ÚLTIMA, A MI SALUD

Alcoholismo y humor negro. Dos eslabones del ADN de Don. Honrarías su memoria aderezando un Old Fashioned con pétalos de su corona fúnebre.

DEJÓ ATRÁS UNA MUJER, TRES HIJOS Y UN MONTÓN DE ZORRAS

Este lo firmaría Betty.

ABANDONÉ LA PUBLICIDAD Y ENVEJECÍ FELIZ FRENTE AL MAR

Y este, el que querríamos leer todos.

Mad Men llega a su final con la muerte de Don Draper aleteando sobre nuestras cabezas gachas. Todas las conversaciones giran en torno a las circunstancias que obligarán al publicista de AMC a arrojarse por la ventana, personificando los célebres títulos de crédito. Error. Deberíamos hablar de su epitafio. ¿Qué mandaría escribir en su lápida nuestro copywriter favorito?

 QUÉ HACES LEYENDO ESTO EN VEZ DE ESTAR FOLLANDO

 Demasiado procaz para el elegante protagonista, aunque condensa en una línea una de sus grandes pasiones: zumbarse a la vecina de camino a comprarse el pan.

DE TODO MENOS IMPOTENTE

Nos vamos acercando. El bueno de Don vivió, como mínimo, dos vidas paralelas. Entre ambas fue soldado, comercial, mecánico o director creativo. Cualquier cosa menos un flojo.

ERES LO QUE QUIEREN QUE SEAS

 Ese podría ser Donald pidiendo grabar en piedra que tus ilusiones son ajenas y tu existencia mediocre. Solo le estás llevando flores porque quieres que tu novia vea en ti a alguien generoso. Das pena.

ME GUSTAN LOS CAMBIOS, PERO ESTE HA SIDO DURO

Él, ante todo, ama la vida. La libertad que produce no poseer un contrato. El sol de california en la cara desnuda. Revolver el pelo con olor a azahar de una actriz novel. Don podría vivir en un cambio constante que no implicara morirse.

LA GENTE SIGUE COMPRANDO CIGARRILLOS

Un hombre de convicciones férreas y frases lapidarias, nunca mejor dicho, jamás renunciaría a recordar cuándo tuvo razón.

VUELVO EN UN RATO

No podemos descartar que llegase tarde a su propio entierro

CUANDO UN HOMBRE ENTRA EN UN FÉRETRO, TRAE TODA SU VIDA CONSIGO

No, este no. Aunque incluya una lectura existencialista (de esas que tanto le gustan), es un epitafio demasiado largo. Solo podría dictarlo al marmolista en un instante de debilidad. Habiendo renunciado a sus nociones de ideación de buenos y breves titulares. Impensable.

LA ÚLTIMA, A MI SALUD

Alcoholismo y humor negro. Dos eslabones del ADN de Don. Honrarías su memoria aderezando un Old Fashioned con pétalos de su corona fúnebre.

DEJÓ ATRÁS UNA MUJER, TRES HIJOS Y UN MONTÓN DE ZORRAS

Este lo firmaría Betty.

ABANDONÉ LA PUBLICIDAD Y ENVEJECÍ FELIZ FRENTE AL MAR

Y este, el que querríamos leer todos.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Visita Yellowstone antes de que acabe con el planeta Tierra
La experiencia web de Love Will Tear Us Apart
Cazando talento a base de cerveza
La industria de las armas para mujer
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad