fbpx
11 de junio 2015    /   CREATIVIDAD
por
 

El erotismo del running

11 de junio 2015    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El nuevo anuncio de Bankia te seduce.
Con el fin de mejorar algo la maltratada imagen de la entidad bancaria que tantas pifias económicas ha cometido, Bankia ha puesto en marcha una campaña donde asocia su marca a la superación, el esfuerzo, el trabajo, la cabezonería sana.
El familiar sonido de un despertador llena la habitación. Son las 5:30 de la madrugada y un tipo se levanta para calzarse unas zapatillas que resoplan. Después de hacer un recorrido por delante de los oficios que trabajan a horas intempestivas el hombre llega a Plaza Castilla, se detiene a descansar y echa un vistazo al logo de Bankia.

Sarcasmos y haters del running aparte, lo cierto es que el anuncio funciona hasta que este runner cotidiano se planta ante las Torres Kio. Al espectador se le disparan todas las alarmas y, cuando esta inquietud aún no se ha concretado, ¡zás!, el primer fogonazo: Bankia. No aparece entero para no causar infartos mayores, pero se intuye perfectamente. Después de volver a sacar la cara de esfuerzo de nuestro runner, la cámara enfoca a la torre, con el logo de la entidad en toda su magnificencia esta vez.
El uso del deporte en publicidad no es nuevo, pero nuestros hábitos están cambiando y los anuncios reflejan la creciente importancia que tiene el ejercicio físico en nuestras vidas. Además, hacer deporte ahora mola. Las calles están salpimentadas de runners, hasta el más ajado de tus amigos fumadores ha cambiado su perenne pitillo por unas zapatillas con refuerzo dorso-lateral alucinante para pronador, y alguien ha decidido que las personas que dan saltitos en los semáforos como si se hicieran pis ya no son ridículas.
El deporte es atractivo y la gente que lo hace –cada vez más– lo relaciona con el bienestar personal, de la misma forma que el sexo y el erotismo se asocian al placer. Ambos conceptos conducen a la satisfacción y, de la misma forma que la publicidad ha usado el sexo como reclamo desde el principio de sus tiempos, el empleo del deporte como reclamo está de moda… y subiendo.

Hablando de bancos, este vídeo anuncia una cuenta para estudiantes. Es de Komerčníbanka, uno de los principales bancos de la República Checa. Ahí, forzando.
Siempre han salido estrellas del deporte anunciando yogures o maquinillas de afeitar, pero ahora lo que se vende es el ejercicio físico como modo de vida. El deporte pertenece al consumidor porque se siente identificado con ese tipo que se levanta a las seis de la mañana a correr o con esa chica que hace crossfit tres veces en semana.
Un anuncio de Reebok de 2014 también tira de esfuerzo personal y lo asocia a un sentimiento íntimo de reivindicación de la propia persona. Frases como «correr cuando la mayoría ya se mete en la cama» o «no dejarme vencer por la distancia» se enlazan con «estar preparada para la vida» o «sentirme una privilegiada». El vídeo se remata con un lema estimulante: atletas del mundo real. De un plumazo Reebok ha ascendido a la categoría de atletas a la gente que hace deporte en sus ratos libres. Y eso, hoy, se agradece.
Y una marca tan referente en el mundo del marketing como Apple ha dado una gran importancia al deporte en su anuncio del Watch. El deporte tiene un magnetismo que no tenía antes. Su imagen es sofisticada y funciona para vender. En el anuncio de Apple aparece gente guapa, con ropa ajustada y no exenta de sensualidad.

En otro spot, este de 2011, Apple ya anticipaba el uso del deporte para promocionar su asistente de voz, Siri. El anuncio (dirigido a Estados Unidos) lo abría un hombre corriendo y hablando con su iPhone. Hace tres años y medio, un tipo corriendo para abrir un anuncio de un móvil quedaba extraño, ahora queda atrayente, hasta seductor. Dentro de poco no harán falta tetas en los anuncios, solo runners. Eso sí, para runner no vale un cualquiera sudando la camiseta de ‘Cementos Hernández’ y con las mangas recortadas a tijera.

El nuevo anuncio de Bankia te seduce.
Con el fin de mejorar algo la maltratada imagen de la entidad bancaria que tantas pifias económicas ha cometido, Bankia ha puesto en marcha una campaña donde asocia su marca a la superación, el esfuerzo, el trabajo, la cabezonería sana.
El familiar sonido de un despertador llena la habitación. Son las 5:30 de la madrugada y un tipo se levanta para calzarse unas zapatillas que resoplan. Después de hacer un recorrido por delante de los oficios que trabajan a horas intempestivas el hombre llega a Plaza Castilla, se detiene a descansar y echa un vistazo al logo de Bankia.

Sarcasmos y haters del running aparte, lo cierto es que el anuncio funciona hasta que este runner cotidiano se planta ante las Torres Kio. Al espectador se le disparan todas las alarmas y, cuando esta inquietud aún no se ha concretado, ¡zás!, el primer fogonazo: Bankia. No aparece entero para no causar infartos mayores, pero se intuye perfectamente. Después de volver a sacar la cara de esfuerzo de nuestro runner, la cámara enfoca a la torre, con el logo de la entidad en toda su magnificencia esta vez.
El uso del deporte en publicidad no es nuevo, pero nuestros hábitos están cambiando y los anuncios reflejan la creciente importancia que tiene el ejercicio físico en nuestras vidas. Además, hacer deporte ahora mola. Las calles están salpimentadas de runners, hasta el más ajado de tus amigos fumadores ha cambiado su perenne pitillo por unas zapatillas con refuerzo dorso-lateral alucinante para pronador, y alguien ha decidido que las personas que dan saltitos en los semáforos como si se hicieran pis ya no son ridículas.
El deporte es atractivo y la gente que lo hace –cada vez más– lo relaciona con el bienestar personal, de la misma forma que el sexo y el erotismo se asocian al placer. Ambos conceptos conducen a la satisfacción y, de la misma forma que la publicidad ha usado el sexo como reclamo desde el principio de sus tiempos, el empleo del deporte como reclamo está de moda… y subiendo.

Hablando de bancos, este vídeo anuncia una cuenta para estudiantes. Es de Komerčníbanka, uno de los principales bancos de la República Checa. Ahí, forzando.
Siempre han salido estrellas del deporte anunciando yogures o maquinillas de afeitar, pero ahora lo que se vende es el ejercicio físico como modo de vida. El deporte pertenece al consumidor porque se siente identificado con ese tipo que se levanta a las seis de la mañana a correr o con esa chica que hace crossfit tres veces en semana.
Un anuncio de Reebok de 2014 también tira de esfuerzo personal y lo asocia a un sentimiento íntimo de reivindicación de la propia persona. Frases como «correr cuando la mayoría ya se mete en la cama» o «no dejarme vencer por la distancia» se enlazan con «estar preparada para la vida» o «sentirme una privilegiada». El vídeo se remata con un lema estimulante: atletas del mundo real. De un plumazo Reebok ha ascendido a la categoría de atletas a la gente que hace deporte en sus ratos libres. Y eso, hoy, se agradece.
Y una marca tan referente en el mundo del marketing como Apple ha dado una gran importancia al deporte en su anuncio del Watch. El deporte tiene un magnetismo que no tenía antes. Su imagen es sofisticada y funciona para vender. En el anuncio de Apple aparece gente guapa, con ropa ajustada y no exenta de sensualidad.

En otro spot, este de 2011, Apple ya anticipaba el uso del deporte para promocionar su asistente de voz, Siri. El anuncio (dirigido a Estados Unidos) lo abría un hombre corriendo y hablando con su iPhone. Hace tres años y medio, un tipo corriendo para abrir un anuncio de un móvil quedaba extraño, ahora queda atrayente, hasta seductor. Dentro de poco no harán falta tetas en los anuncios, solo runners. Eso sí, para runner no vale un cualquiera sudando la camiseta de ‘Cementos Hernández’ y con las mangas recortadas a tijera.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Dibujos que nacen del hartazgo de tanta foto de pies y playas en Instagram
Se empieza por los dibujos animados y se termina enganchado
Escribir una novela: Inspírate en las portadas pulp
Vaqueros biónicos: el reciclaje llega a la moda
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • … cuando vuelvo de correr tengo el pene reducido a su mínima expresión. Y eso no es nada erótico. En su máxima expresión probablemente tampoco pero me hace más feliz. Claro que yo soy un neanderthal que relaciona erotismo con pene.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *