7 de septiembre 2012    /   IDEAS
por
 

El erotismo sugerido tras la cortina

7 de septiembre 2012    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Acostumbrados al puritanismo de la América de los años 50, cuesta hacerse a la idea de que se jugase con fotos de desnudos domésticos. La sagrada institución familiar, lo que ocurre dentro del ámbito doméstico, se ve amenazado por el exhibicionismo de quien nunca perdió el sentido lúdico y sugerente de la fotografía, por muy represivo que fuese el escenario. Por eso resulta muy inusual que medio siglo después el esfuerzo creativo vaya encaminado a cubrir más que mostrar lo que se censuró en aquella época.

Todo tiene una explicación y Drape, el proyecto fotográfico de Eva Stenram, también. La fotógrafa sueca ha echado las cortinas en una serie de fotografías vintage que ha relaizado con películas originales de la época. «Compré negativos originales de los 50 y los 60. En ellos aparecían mujeres posando en interiores de casas, delante de cortinas, ofreciendo una mirada del espacio íntimo», explica. «Las he manipulado para ocultarlas parcialmente».

Con la ayuda de Photoshop, Stenram quiere reforzar el rol de la cortina como barrera entre lo público y lo privado. Las cortinas se encontraban originalmente tras las modelos, pero a la sueca se le ocurrió que en lugar de descubrir tenía que ocultar. «La relación entre lo privado y lo público es particularmente interesante en la fotografía erótica. Quería jugar con esto», señala.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Acostumbrados al puritanismo de la América de los años 50, cuesta hacerse a la idea de que se jugase con fotos de desnudos domésticos. La sagrada institución familiar, lo que ocurre dentro del ámbito doméstico, se ve amenazado por el exhibicionismo de quien nunca perdió el sentido lúdico y sugerente de la fotografía, por muy represivo que fuese el escenario. Por eso resulta muy inusual que medio siglo después el esfuerzo creativo vaya encaminado a cubrir más que mostrar lo que se censuró en aquella época.

Todo tiene una explicación y Drape, el proyecto fotográfico de Eva Stenram, también. La fotógrafa sueca ha echado las cortinas en una serie de fotografías vintage que ha relaizado con películas originales de la época. «Compré negativos originales de los 50 y los 60. En ellos aparecían mujeres posando en interiores de casas, delante de cortinas, ofreciendo una mirada del espacio íntimo», explica. «Las he manipulado para ocultarlas parcialmente».

Con la ayuda de Photoshop, Stenram quiere reforzar el rol de la cortina como barrera entre lo público y lo privado. Las cortinas se encontraban originalmente tras las modelos, pero a la sueca se le ocurrió que en lugar de descubrir tenía que ocultar. «La relación entre lo privado y lo público es particularmente interesante en la fotografía erótica. Quería jugar con esto», señala.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Corte tropical
Turismo indígena: la alternativa comunitaria al resort de pulserita
Barcelona prefiere las manifestaciones a las exposiciones
Tú chuta que yo enciendo la luz
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
f