6 de septiembre 2013    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

El español y sus mil maneras de ser hijo de puta

6 de septiembre 2013    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

A veces pasa. Lo suyo es ser gentil, respetuoso y bien hablado. Uno trata de ser cortés con todas las personas porque nadie debe de ofender a nadie, porque la paciencia es la madre de la ciencia, y porque así  nos lo han enseñado. Pero ¿qué haces con todos esos hinchapelotas que viven para sacarte de tus casillas? ¡Hombre por Dios! Es que tampoco se lo puede callar uno todo.

Suerte que a los hispanohablantes, además de educación, nos hayan enseñado tantos magníficos, grandilocuentes y elaborados tacos. También se llaman insultos, injurias, garabatos, improperios, palabrotas, agravios, ofensas, ultrajes, desprecios o escarnios. Tan comunes y ocurrentes, que incluso los practicamos asiduamente entre amigos y en corros cercanos.

Cuidado con quien quiera pasarse de listo en cualquier país que maneje el castellano. En español,  siempre tendremos un as en la manga por si hay que echar un all in a un pelotudo, a un pendejo, a un gil o a un simple cabronazo.

Dejaremos constancia sólo de algunos de ellos, ya que son tantos, tantos, que todos sería demasiado. Que sean los lectores los que añadan en sus comentarios los modismos que más les llenen la boca cuando están realmente cabreados.

En España hay muchos muy sagaces. ¿Quién puede evitar inflar los carrillos cuando blasfema contra un gilipollas, un tío mierdas, un hijo de puta – o joputa en su defecto-, un cabrón, un soplapollas, un mamonazo o un caraculo? Habría que ser comemierdas para no quedarse a gusto después de expulsar tales lindeces por los labios. *(pollaboba, bobomierda, singuango, machango, arretranco, huevón, canchanchán, penco, guanajo, godo, cantamañanas)

No mames, wey, que en México tampoco se quedan cortos si les da el venazo. Y es que decirle a alguien que es un un cabrón, un pendejo, un menso, un culero, un huevón, un mamón o un hijo de la chingada también relaja sobremanera.

Turno para América Central:_

En Guatelama se ofenden con mierda, cara de pija, cerote, pizado, escuálido o muco, por decir algunos.

A los de El Salvador les pirra espetar pinche y lo que siga. Aunque tampoco se les da mal hijoputear con los vocablos, chucha.

En Honduras pendejo, perro, leño o cueco.

Y en Nicaragua también les gusta prefijar con pinche a cualquier hijo de la chingada. Si no, un simple cabrón bastará para doblegar al pendejo.

Los de Costa Rica ofenden con carepicha, carepepa o caregorro a cualquier imbécil que se les cruce en el camino.

Mientras, en Panamá prefieren ultrajar con rancio, chuchamadre o caraverga.

Para Cuba hay algunos tan originales como alambique, cazuelero o bellaco. Y ahí que son muy caribeños no queda mal decirle al agraviado que es una auténtico comepapayas.

En Puerto Rico, gringo style, se puede ser tan hijoeputa como motherfucker.

Y en República Dominicana achinca, palomo, mama ñema, mamasijalla, ahuevao o asomago bastará para defenderse. Utilice camú para indicar a su a interpelado que es un tipo poco agraciado si ve que se le queda corto el elenco.

¿Alguien cree que los Sudamericanos tienen pelos en la lengua? Error quien piense eso.

Que en Venezuela se injurian con huevón, malparío, pajúo, ladilla, ijuemadre, ijueputa, maldito, coñoetumadre, mamahuevo, marico, becerro, ahuevoniado, venado, malcogido o cachapera.

Pues en Colombia antes de llegar a las manos se dicen gonorrea, care verga, care pito, chupamedias, gazofia, malparido, perchanta, carachimba o soplacondón. Hasta el hijoeputa lo multiplican en doblehijueputa y triplehijueputa para que el adversario haga las cuentas.

En Ecuadorcara de mierda, cabrón, reconcha tu madre, trepa verga, chupa pija, care mazo, y lo rematan con un ándate a la mierda y un ven para mearte, por muy mal que suene eso.

En Perú les gusta mucho decir hijoeperra, tracacho, hijo de puta, conchadetumadre o reculeado. Pero, ¿hay algo más llenabocas que apelar a la reparinputadetumadre?  Chapó al anónimo inventor del vocablo.

En Bolivia conocen a quien se merece que le digan que es un porras, un imbécil, o un culeado.

Y en esas Paraguay se queda con rakore, tavy y chendetuhermana.

En Chile se abstienen de insultar a nadie con culeao. Lo suyo es kuliao de toda la vida. Pero por si no se da por aludido el escuchador, siempre quedará  mal pario, saco de weas, conchetumadre,  chupa pico, valí callampa, guacho kuliao o sapo. En caso de emergencia mentar al choro de la hermana.

Argentina boludo, pelotudo, gil, puto, payaso, cruel, cajetudo, conchaetumadre, malcogido, gallego, gila, sorete o hijo de puta. Si se agrava la cosa el che pregunta si “me venís a bardiar” y sugieren que se les tire de la goma.

Exactamente del mismo sitio piden que se les tire en Uruguay los uruguayos, que comparten léxico con su vecina en esto de los malos palabros.

En África, en Guinea Ecuatorial, donde hablan francés, portugués y castellano, les da igual decirte que eres un connard a lo galo, filho da puta en luso, o un hijo de puta con todas las letras en cristalina jerga cervantina.

Hasta aquí este artículo soez y malhablado. La verdad es que se queda uno a gusto. No sean boniatos y déjense de tabúes, que en la filología todo esto está contemplado. Además, en los días de la censura digital, ¿existe otro blog que anime a sus lectores a que suelten de todo por esa boquita? ¿Tú de dónde eres? Y lo que es más importante, ¿de qué manera llamas en tú país a esos memos que se lo han ganado?

* (Tras los asteriscos se añadirán las fórmulas que aporten los lectores de cada país)

Más ejercicios lingüísticos:

El español y sus mil maneras de follar

El español y sus mil maneras de pasarlo cojonudo

¿Nos estás leyendo desde latinoamérica? Puedes seguirnos en nuestro canal de Yorokobu América en Twitter y Facebook.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

A veces pasa. Lo suyo es ser gentil, respetuoso y bien hablado. Uno trata de ser cortés con todas las personas porque nadie debe de ofender a nadie, porque la paciencia es la madre de la ciencia, y porque así  nos lo han enseñado. Pero ¿qué haces con todos esos hinchapelotas que viven para sacarte de tus casillas? ¡Hombre por Dios! Es que tampoco se lo puede callar uno todo.

Suerte que a los hispanohablantes, además de educación, nos hayan enseñado tantos magníficos, grandilocuentes y elaborados tacos. También se llaman insultos, injurias, garabatos, improperios, palabrotas, agravios, ofensas, ultrajes, desprecios o escarnios. Tan comunes y ocurrentes, que incluso los practicamos asiduamente entre amigos y en corros cercanos.

Cuidado con quien quiera pasarse de listo en cualquier país que maneje el castellano. En español,  siempre tendremos un as en la manga por si hay que echar un all in a un pelotudo, a un pendejo, a un gil o a un simple cabronazo.

Dejaremos constancia sólo de algunos de ellos, ya que son tantos, tantos, que todos sería demasiado. Que sean los lectores los que añadan en sus comentarios los modismos que más les llenen la boca cuando están realmente cabreados.

En España hay muchos muy sagaces. ¿Quién puede evitar inflar los carrillos cuando blasfema contra un gilipollas, un tío mierdas, un hijo de puta – o joputa en su defecto-, un cabrón, un soplapollas, un mamonazo o un caraculo? Habría que ser comemierdas para no quedarse a gusto después de expulsar tales lindeces por los labios. *(pollaboba, bobomierda, singuango, machango, arretranco, huevón, canchanchán, penco, guanajo, godo, cantamañanas)

No mames, wey, que en México tampoco se quedan cortos si les da el venazo. Y es que decirle a alguien que es un un cabrón, un pendejo, un menso, un culero, un huevón, un mamón o un hijo de la chingada también relaja sobremanera.

Turno para América Central:_

En Guatelama se ofenden con mierda, cara de pija, cerote, pizado, escuálido o muco, por decir algunos.

A los de El Salvador les pirra espetar pinche y lo que siga. Aunque tampoco se les da mal hijoputear con los vocablos, chucha.

En Honduras pendejo, perro, leño o cueco.

Y en Nicaragua también les gusta prefijar con pinche a cualquier hijo de la chingada. Si no, un simple cabrón bastará para doblegar al pendejo.

Los de Costa Rica ofenden con carepicha, carepepa o caregorro a cualquier imbécil que se les cruce en el camino.

Mientras, en Panamá prefieren ultrajar con rancio, chuchamadre o caraverga.

Para Cuba hay algunos tan originales como alambique, cazuelero o bellaco. Y ahí que son muy caribeños no queda mal decirle al agraviado que es una auténtico comepapayas.

En Puerto Rico, gringo style, se puede ser tan hijoeputa como motherfucker.

Y en República Dominicana achinca, palomo, mama ñema, mamasijalla, ahuevao o asomago bastará para defenderse. Utilice camú para indicar a su a interpelado que es un tipo poco agraciado si ve que se le queda corto el elenco.

¿Alguien cree que los Sudamericanos tienen pelos en la lengua? Error quien piense eso.

Que en Venezuela se injurian con huevón, malparío, pajúo, ladilla, ijuemadre, ijueputa, maldito, coñoetumadre, mamahuevo, marico, becerro, ahuevoniado, venado, malcogido o cachapera.

Pues en Colombia antes de llegar a las manos se dicen gonorrea, care verga, care pito, chupamedias, gazofia, malparido, perchanta, carachimba o soplacondón. Hasta el hijoeputa lo multiplican en doblehijueputa y triplehijueputa para que el adversario haga las cuentas.

En Ecuadorcara de mierda, cabrón, reconcha tu madre, trepa verga, chupa pija, care mazo, y lo rematan con un ándate a la mierda y un ven para mearte, por muy mal que suene eso.

En Perú les gusta mucho decir hijoeperra, tracacho, hijo de puta, conchadetumadre o reculeado. Pero, ¿hay algo más llenabocas que apelar a la reparinputadetumadre?  Chapó al anónimo inventor del vocablo.

En Bolivia conocen a quien se merece que le digan que es un porras, un imbécil, o un culeado.

Y en esas Paraguay se queda con rakore, tavy y chendetuhermana.

En Chile se abstienen de insultar a nadie con culeao. Lo suyo es kuliao de toda la vida. Pero por si no se da por aludido el escuchador, siempre quedará  mal pario, saco de weas, conchetumadre,  chupa pico, valí callampa, guacho kuliao o sapo. En caso de emergencia mentar al choro de la hermana.

Argentina boludo, pelotudo, gil, puto, payaso, cruel, cajetudo, conchaetumadre, malcogido, gallego, gila, sorete o hijo de puta. Si se agrava la cosa el che pregunta si “me venís a bardiar” y sugieren que se les tire de la goma.

Exactamente del mismo sitio piden que se les tire en Uruguay los uruguayos, que comparten léxico con su vecina en esto de los malos palabros.

En África, en Guinea Ecuatorial, donde hablan francés, portugués y castellano, les da igual decirte que eres un connard a lo galo, filho da puta en luso, o un hijo de puta con todas las letras en cristalina jerga cervantina.

Hasta aquí este artículo soez y malhablado. La verdad es que se queda uno a gusto. No sean boniatos y déjense de tabúes, que en la filología todo esto está contemplado. Además, en los días de la censura digital, ¿existe otro blog que anime a sus lectores a que suelten de todo por esa boquita? ¿Tú de dónde eres? Y lo que es más importante, ¿de qué manera llamas en tú país a esos memos que se lo han ganado?

* (Tras los asteriscos se añadirán las fórmulas que aporten los lectores de cada país)

Más ejercicios lingüísticos:

El español y sus mil maneras de follar

El español y sus mil maneras de pasarlo cojonudo

¿Nos estás leyendo desde latinoamérica? Puedes seguirnos en nuestro canal de Yorokobu América en Twitter y Facebook.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Dile adiós a la oficina con estos truquillos para trabajar desde casa
Machina diseña ropa con tecnología integrada para hacer ‘máquinas vestibles’
Cuatro palabras que cambian su esencia para convertirse en preposiciones
Putochinomaricón: cómo abofetear a posturistas, homófobos y racistas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 21
    • ¡Muy bueno el artículo ! Dejo mi aporte: en Argentina, cuando el hijo de puta es de gran calibre, será un «hijo de mil putas», «hijo de remil putas» o «hijo de un camión lleno de putas». O, si no, será un «hijo de yuta» (con todas las variantes anteriores), mi preferido, para no ofender a las putas relacionándolas con semejantes «soretes (mal cagados)». (Yuta: policía.)
      Coincido con los que señalaron el uso de gallego (que es ofensivo, pero para referirse a todos los españoles en general, no se usa en estos casos) y cruel (yo también me reiría más que ofenderme).

    • en Chile te has quedado corto, el huevon lo usamos 2 de cada 3 palabras y hasta es un verbo, «huevear» tambien sus variantes como hinchahuevas, tocahuevas, ahueonao, etc. Luego esta la concha con sus superlativos, reconchasumare, y las combinaciones con chucha, chuchasumare, andate a la chucha, a la recontrachura, etc. Ademas si la ch se cambia por sh, el deleite es aun mayor

  • “En Perú les gusta mucho decir hijoeperra, tracacho, opa o reculiado. Pero, ¿hay algo más llenabocas que apelar a la reparinputadetumadre? Chapó al anónimo inventor del vocablo.”

    Ahora, mi comentario es como sigue:

    En el Perú sí se suele decir “hijoeperra”, aunque no es precisamente la obscenidad léxica más usada. La más común en este país andino es “conchetumadre” y sus variantes (en lugar de “reparinputadetumadre” se usa la variante “reparimpampuctetumadre”).

    Por otro lado, expresiones como “reculiado” se usa más en Chile.

    Finalmente, no sé de dónde sacaron “tracacho” u “opa”, voces cuasi extintas en este país.

    En conclusión, teniendo en cuenta la parte correspondiente al Perú, su artículo resulta deficiente, escasamente informado. Me pregunto si en otros casos también desatinaron, y me quedo con esa duda.
    ___
    • Les dejo unos enlaces ilustrativos:
    http://www.youtube.com/watch?v=LCAxokHyrMo
    https://www.youtube.com/watch?v=z0ZpEOigWZ0
    https://www.youtube.com/watch?v=ojKlQpZJ874
    https://www.youtube.com/watch?v=ao9YuexMFTI

  • Che boludo q articulo de la puta madre, q hijo de puta!
    El forro de david dejo un link con una cancion de un grupo de cabezas de pija que suenan tan bien como la concha de tu madre, yo te dejo otro de un par de pajeros q hacien un humor de la concha de la lora, http://www.youtube.com/watch?v=1LUR7c8-S6o
    Saludos desde la puta argentina y andate a la mierda.
    PD(puto deforme): Hey idiota, nunca escuche a nadie decir cruel o gallego como insulto, salvo cruel en alguna novela de mierda. Además gil, seguro faltan un monton de malas palabras mas, pero ahora no acuerdo de ninguna ya q no soy de decirlas (?).

  • En Argentina le decimos «gallego» a los españoles, sean o no de Galicia, pero jamás como un insulto, así como le decimos tanos a los italianos, sin intención de ofender.
    Cruel? Jamás usamos esa palabra!! Si en una discusión acalorada alguien, para tratar de ofenderme, me dice que soy cruel, más que ofenderme, me voy a reir.
    Lo que sí usamos mucho es «pelotudo», «forro», «conchudo» y muchas veces le agregamos un «de mierda» (con una r muy pronunciada). «Boludo» lo usamos en lugar de decir «che», o los dos juntos en la expresión «che, boludo…» como un apelativo para nuestros amigos, y a la muchachada muchas veces le decimos «la gilada», sólo porque para nosotros, hay palabrotas que más que insultos son una muestra de afecto. Como cuando decimos que alguien es un «hijo de puta» con una sonrisa en la cara, mientras lo felicitamos o nos alegramos por nuestro amigo por haber hecho algo muy bien.
    Muy bueno el artículo igualmente.

  • En El Salvador, pinche es usuado pero no mucho.
    Para insultar a gusto está el cerote, ijueputa, pendejo, cabrón, que puede ir o no acompañado con un «de mierda».
    Además, siempre está el ijuesetentamilputas, ijuelaverga.

    • (El Salvador) también, cuando estamos con los nervios de punta acostumbramos a decir «hijuelagranputa», haciendo énfasis en «lagran» que hasta suena a inspiración o desenfado: «Mirá hijuelagranputa malparido, te voy a dar verga (una paliza) por pendejo que sos» <> «Vieja más hijelagranputa esa».

  • Ah, y te dejo otra canción:
    http://www.youtube.com/watch?v=Uzcl2gNL3zg

    Soy un imbécil, soy medio tarado,/ soy nulo, soy un retardado. / Nunca pasé la edad de la bobera, /
    en el mate yo tengo madera.

    Ya no sé si se me nota / la cara de idiota / o el aire de nabo. /Aunque también soy un ganso / y si un día me canso, / me convierto en pavo.

    Zanguango

    Soy un zapato, un estúpido, un bobo, / no sé ni donde estoy parado. / No me doy cuenta de nada, /soy tonto y retonto, /soy un abombado.

    Tengo un helado aplastado en la frente, /en la mente, tengo detergente. / Soy medio sonso y tres cuartos boludo, / soy necio, soy un pelotudo.

    Soy un vejiga, soy un banana, /soy un zapallo y un tarambana.
    Soy un zanguango, / soy un imbecil de rango.

    Soy medio choto, soy un bobito, / soy lo más tito, soy un vejerto, / un buenas noches que nunca me despierto.

    Soy un peligro, soy un inútil, /soy medio lelo, soy como un castigo del cielo / o un verdadero
    flagelo.

    Soy un desastre, soy un estorbo, / soy mucho peor que un cero a la izquierda, /soy una plaga,
    soy un imbécil de mierda.

  • En Costa Rica también decimos:

    – «Me cago en tu madre (padre), pedazo de hijueputa, malparido»: Después de esto no hay marcha atrás, alguien se tendrá que comer un puño.

    – «Mamahuevos»: Se le dice a un chupamedias o lambiscón.

    – «Tarado»: Idiota.

    – «Malparido»

    – «Jalame el hule»: No me interesa, no moleste.

    – «Va’ pa’ la mierda» o «Va’ pal’ carajo»

    – «Va’ a ver quien se lo coge»

    – «Cerote»

    – «Soplas», «Sopla pichas»: Es alguien que no sabe de lo que habla o un tonto

  • En Panamá se dice chucha e’ su madre que es muy vulgar, car’ e’ verga y car’ e’ pinga serían sinónimos. Lo de «rancio» no sé donde lo sacaron, tal vez es una equivocación. La palabra «cueco» le pertenece a nuestro país con definición de homosexual, también «cuecón.»

    Otros insultos:
    -awebao/ahueva’o/ahuevado

    -Webón/huevón

    -Pendejo/pendejito

    -Mongolo/mongolito

    -Vergajo

    -Malparido

    -Hijueputa/hijo e’ la gran puta/hijoelaverga

    -Vete pa’ la verga/ pal carajo/ pa’ la pinga/ pa’ la mierda/ pa’ la chucha (de tu madre)

    -tas’ en panga/pinga/verga = no estás en nada/ apestas (en algo)

    -vales verga

  • tío. me ha encantado. Yo también uso insultar diciendo: eres un supcionador de semen.. o tienes el color de la mierda… o … perro asqueroso… o basura humana…

    te quedas a gusto…

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies