fbpx
26 de octubre 2015    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

El fotógrafo que busca la complicidad en la mirada de desconocidos

26 de octubre 2015    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

«Mi fotografía tiene mucho de espontaneidad. Intento retratar momentos reales, miradas con significado y sentimiento». En su página web, Diego Arroyo se autodefine como «director de arte y fotógrafo apasionado».
396c9d11556979.560f98acaf46b
«Me siento más fotógrafo, porque es realmente lo que me sale hacer sin pedirle permiso a nadie. Aun así la dirección de arte me apasiona, me da la oportunidad de trabajar con gente increíble, de valorar el trabajo de otra forma, con más perspectiva, y de inspirarme constantemente con el talento ajeno», cuenta Diego, que descubrió la fotografía a los 17 años.
a2a1cb29913911.560a697ac709c
El retrato predomina en su trabajo, algo que eligió de forma casi inconsciente. «Me siento atraído por el reto que supone el retrato: buscar esa chispa especial, ese momento en el que bajamos la guardia y mostramos lo que llevamos dentro. Es algo que admiro y valoro mucho en el trabajo de otros fotógrafos», reconoce.
2a18cb29913911.560a697ad7192
Steve McCurry es, sin duda, su mayor referencia. Otros nombres como Sebastião Salgado, Yann Arthus-Bertrand, Erwin Olaf y Joey Lawrence representan una fuente de inspiración para el trabajo de Arroyo, junto al cine, la ilustración y el arte en general.
boa
Etiopía, Kenia, Camboya y Nepal son algunos de los lugares donde ha producido sus series fotográficas. «Viajé a Nepal en 2014, unos meses antes de los terribles terremotos. Fue horrible seguir las noticias y ver la desesperación de la gente desde tan lejos», recuerda Diego.
04663e29913911.560a697abdf8d
En este país, Arroyo se adentró en las zonas rurales. «Me gustó mucho todo el bajo Mustang: austero, remoto y místico», asegura este fotógrafo, que se quedó prendado por la espiritualidad que permea la vida cotidiana y la cultura de Nepal.
c0237229913911.560a697ad4ad6
Diego tuvo la oportunidad de compartir vivencias con algunos de las personas a las que retrató. «Pude dormir bajo el mismo techo y llevar su modo de vida durante unos días: me quedé en casas hechas de barro y madera, junto a las mulas, comiendo la misma comida y participando de sus rituales. Con otros tan sólo me pude permitir encuentros breves», recuerda.
33cf8c29913911.560a697ac9e34
«Por desgracia no vivo únicamente de la fotografía, así que en general los viajes son mucho más cortos de lo que me gustaría, alrededor de 20 días o un mes, aunque hay excepciones», añade.
e9931911556979.560f99b382faf
Cuando le preguntan cuál es su trabajo preferido, no duda: Etiopía, que considera su «trabajo más evocador».
En la actualidad, está trabajando en una serie sobre Japón. «Me pareció una cultura apasionante. Creo que va a salir algo interesante», concluye.
d2168b11556979.560f9969816ba
d56dea9473279.560d418889f1f
5d88c211556979.560f99b36932a
e1514b9473279.560d4197552d0
b47e5e29913911.560a697ade3e3
b18fa729913911.560a697abb2c5
10608522_1043732435639429_4572842197777332044_o
42864429913911.560a697ad6092
6f00b429913911.560a697acdae8
e1514b9473279.560d4197552d0

«Mi fotografía tiene mucho de espontaneidad. Intento retratar momentos reales, miradas con significado y sentimiento». En su página web, Diego Arroyo se autodefine como «director de arte y fotógrafo apasionado».
396c9d11556979.560f98acaf46b
«Me siento más fotógrafo, porque es realmente lo que me sale hacer sin pedirle permiso a nadie. Aun así la dirección de arte me apasiona, me da la oportunidad de trabajar con gente increíble, de valorar el trabajo de otra forma, con más perspectiva, y de inspirarme constantemente con el talento ajeno», cuenta Diego, que descubrió la fotografía a los 17 años.
a2a1cb29913911.560a697ac709c
El retrato predomina en su trabajo, algo que eligió de forma casi inconsciente. «Me siento atraído por el reto que supone el retrato: buscar esa chispa especial, ese momento en el que bajamos la guardia y mostramos lo que llevamos dentro. Es algo que admiro y valoro mucho en el trabajo de otros fotógrafos», reconoce.
2a18cb29913911.560a697ad7192
Steve McCurry es, sin duda, su mayor referencia. Otros nombres como Sebastião Salgado, Yann Arthus-Bertrand, Erwin Olaf y Joey Lawrence representan una fuente de inspiración para el trabajo de Arroyo, junto al cine, la ilustración y el arte en general.
boa
Etiopía, Kenia, Camboya y Nepal son algunos de los lugares donde ha producido sus series fotográficas. «Viajé a Nepal en 2014, unos meses antes de los terribles terremotos. Fue horrible seguir las noticias y ver la desesperación de la gente desde tan lejos», recuerda Diego.
04663e29913911.560a697abdf8d
En este país, Arroyo se adentró en las zonas rurales. «Me gustó mucho todo el bajo Mustang: austero, remoto y místico», asegura este fotógrafo, que se quedó prendado por la espiritualidad que permea la vida cotidiana y la cultura de Nepal.
c0237229913911.560a697ad4ad6
Diego tuvo la oportunidad de compartir vivencias con algunos de las personas a las que retrató. «Pude dormir bajo el mismo techo y llevar su modo de vida durante unos días: me quedé en casas hechas de barro y madera, junto a las mulas, comiendo la misma comida y participando de sus rituales. Con otros tan sólo me pude permitir encuentros breves», recuerda.
33cf8c29913911.560a697ac9e34
«Por desgracia no vivo únicamente de la fotografía, así que en general los viajes son mucho más cortos de lo que me gustaría, alrededor de 20 días o un mes, aunque hay excepciones», añade.
e9931911556979.560f99b382faf
Cuando le preguntan cuál es su trabajo preferido, no duda: Etiopía, que considera su «trabajo más evocador».
En la actualidad, está trabajando en una serie sobre Japón. «Me pareció una cultura apasionante. Creo que va a salir algo interesante», concluye.
d2168b11556979.560f9969816ba
d56dea9473279.560d418889f1f
5d88c211556979.560f99b36932a
e1514b9473279.560d4197552d0
b47e5e29913911.560a697ade3e3
b18fa729913911.560a697abb2c5
10608522_1043732435639429_4572842197777332044_o
42864429913911.560a697ad6092
6f00b429913911.560a697acdae8
e1514b9473279.560d4197552d0

Compártelo twitter facebook whatsapp
Maldito bautizo
Un hombre se come su tablet y muere
El universo subacuático de Enric Adrian Gener
El dudoso negocio de vender coartadas para escurrir el bulto
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *