fbpx
17 de octubre 2012    /   BUSINESS
por
 

El frigorífico que solo se abre con una sonrisa

17 de octubre 2012    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Están al 100% de acuerdo con la máxima de William James: “No reímos porque somos felices; somos felices porque reímos”. Y para avalar esta tesis, a un grupo de científicos de la Universidad de Tokyo Sony SCL no se les ha ocurrido nada mejor que diseñar un frigorífico que solo se abre con una sonrisa.

Además de conservar los alimentos, el refrigerador ha sido ideado para proporcionar felicidad a sus dueños. ¿Cómo? ‘Obligándoles’ a proporcionarle un sonrisa cada vez que quieran coger algo de su interior.

Para ello, según Japan Today, la nevera dispone de un aparato, al que sus desarrolladores han bautizado como ‘Happiness Counter’, que escanea la cara del individuo en busca de un gesto que evidencie su felicidad. Si lo detecta, la puerta se abre. Si no, permanece cerrada por mucha que sea la fuerza que se emplee para intentar abrirla.

El ‘esfuerzo’ merece la pena porque al sonreír nuestro cuerpo libera endorfinas, lo que incrementa nuestra sensación de bienestar. Por eso, los científicos japoneses creen que el frigorífico puede ser de gran utilidad para aquellas personas que viven solas y a las que, en ocasiones, se les olvida sonreír. Y también, como no, en el entorno laboral.

 

Están al 100% de acuerdo con la máxima de William James: “No reímos porque somos felices; somos felices porque reímos”. Y para avalar esta tesis, a un grupo de científicos de la Universidad de Tokyo Sony SCL no se les ha ocurrido nada mejor que diseñar un frigorífico que solo se abre con una sonrisa.

Además de conservar los alimentos, el refrigerador ha sido ideado para proporcionar felicidad a sus dueños. ¿Cómo? ‘Obligándoles’ a proporcionarle un sonrisa cada vez que quieran coger algo de su interior.

Para ello, según Japan Today, la nevera dispone de un aparato, al que sus desarrolladores han bautizado como ‘Happiness Counter’, que escanea la cara del individuo en busca de un gesto que evidencie su felicidad. Si lo detecta, la puerta se abre. Si no, permanece cerrada por mucha que sea la fuerza que se emplee para intentar abrirla.

El ‘esfuerzo’ merece la pena porque al sonreír nuestro cuerpo libera endorfinas, lo que incrementa nuestra sensación de bienestar. Por eso, los científicos japoneses creen que el frigorífico puede ser de gran utilidad para aquellas personas que viven solas y a las que, en ocasiones, se les olvida sonreír. Y también, como no, en el entorno laboral.

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Bookioo: una página de contactos donde las mujeres mandan
Disfrutamos más de las molestias sin interrupciones y el placer con interrupciones
Utopic_US: La no-oficina con no-jefes
La moda en Silicon Valley de duchas frías y otras situaciones incómodas para afrontar el día
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • En contrapartida no estaría de más que inventasen una báscula que se pusiera a chillar como una loca cada vez que se superase el límite del peso saludable…de hecho ambos serían (muy) complementarios…

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *