8 de febrero 2022    /   WDCVALENCIA2022
por
 

Valencia 360: ¿Cómo será la Malvarrosa o la huerta valenciana en el futuro?

8 de febrero 2022    /   WDCVALENCIA2022     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

¿Cómo será Valencia en el futuro? ¿Cómo afectará la tecnología a nuestro entorno físico? ¿Cómo serán los espacios públicos del futuro? ¿Cómo evolucionará la movilidad y cómo afectará a nuestras calles? Estas son las preguntas sobre las que pivota el proyecto Valencia 360, una iniciativa enmarcada en la celebración de Valencia Capital Mundial del Diseño 2022.

Como parte de la agenda de la capitalidad mundial del diseño, el pasado 3 de febrero se inauguraba la muestra Valencia 360 en el centro de innovación social y urbana Las Naves. Este centro se une así a la dirección de Valencia Capital Mundial del Diseño 2022 a través de la participación de su laboratorio para un futuro mejor Futur·Lab.

Para la muestra, la organización independiente Non Architecture seleccionó a cinco equipos de diseñadores para participar en la creación de «una serie de visualizaciones de varias localizaciones de la ciudad de Valencia». En cada una de ellas, el equipo de diseñadores ha plasmado en 360º una Valencia futura e imaginada a través de las claves de la utopía y la distopía. Cada una de las visualizaciones ofrece una serie de cuestiones que podrían tener (a tenor del tiempo presente y las previsiones) un impacto considerable en nuestras sociedades futuras, en general, y en la capital levantina, en particular.

LA TORRE QUE MIRA AL MAR

Lloyd Martin.

El arquitecto y diseñador zimbabuense Lloyd Martin propone una revisión  de la rotonda de la Torre Miramar, aquella entrada faraónica a la ciudad del Turia que incluía una torre de 45 metros para ver el mar que terminó cerrándose porque se estropeó el ascensor.

Para Valencia 360, Martin imagina cómo será la Torre Miramar en 2030. Su visión del futuro más distópico propone que los problemas presentes en la rotonda podrían resolverse mediante «el modelo actual de diseño urbano de ingeniería aditiva». En esta visualización, el poner parches acabaría por hacer que las cosas fuesen a peor, en vez de resolverlas.

En la visión utópica, Martin propone una recuperación de la rotonda a través de la omnipresencia de los vehículos automatizados y la infraestructura sostenible en torno a un espacio público volcado hacia las personas. Dicho espacio permite la recuperación de un entorno fragmentado por la falta de cohesión urbanística.

LA HUERTA VALENCIANA DEL FUTURO

Ex Figura

El estudio Ex Figura propone una reflexión en torno al papel de la huerta en el futuro de la sociedad, pero también de la sostenibilidad de la presencia humana en el planeta. Así, su reinterpretación de la huerta valenciana se centra en las posibilidades que se abren frente a dos escenarios.

Por un lado, aquel en el que la agricultura y sus exigencias no se racionalizan, que podría llevar al colapso y a la desertificación de Valencia. Y, por otro, aquel en el que se adoptan otras formas de cultivar, centradas en la producción de alimentos, pero también en la sostenibilidad. En este último, las altas torres de cultivo vertical podrían incluso llegar a ser un activo para la capital valenciana, convertidas en símbolos reconocibles de una ciudad y una región que, entre otras cosas, vive pegada al suelo que cultiva.

LA PLAZA DE LA VIRGEN

C-Lab Atelier

El trío de arquitectos valencianos que componen C-LAB Atelier, Alicia Marco, Mar Monfort y Eduardo Puertes, propone que, como ya ha sucedido en otras capitales europeas, el centro de la ciudad de Valencia (en concreto la plaza de la Verge) podría caer víctima de la turistificación. Las dinámicas producidas por una orientación excesiva a los visitantes y el capitalismo voraz terminarían por hacer de la ciudad un parque temático para turistas.

Franquicias de fast food cañí, alojamientos para turistas y la omnipresencia de las cámaras de fotos se adueñan de una Valencia que ha perdido su carácter para convertirse en otra cosa. El contraste lo ofrece una ciudad centrada en sus habitantes. Basada en la movilidad sostenible, la presencia de la naturaleza y con los productos frescos de la huerta valenciana ocupando el lugar que les corresponde. Así, desde C-LAB, ante una plaza para visitar contraponen una plaza para estar.

EL RÍO TURIA

Quatre-Caps

Desde el estudio valenciano de visualización Quatre-Caps, formado por los arquitectos y artistas Bernat Ivars, Carlos López, Didac Sendra, Juan Suay y Miguel Tomás, proponen que, por estar sujetas a la acción humana, tanto la distopía como la utopía se persiguen la una a la otra en una suerte de pescadilla que se muerde la cola.

En su propuesta, la civilización actúa como una enfermedad para el planeta. El cauce del río Turia del 2050 muestra dos posibilidades, aquella en la que el colapso precede al cambio y aquella en la que el cambio es precisamente la causa del colapso.

LA MALVA-ROSA 2.0

Rarea Studio

Los arquitectos valencianos afincados en Londres, Patricia Mascarell y Daniel Vera, integrados en Rarea Studio, imaginan una playa de la Malvarrosa 2.0, versión virtual de la playa más famosa de Valencia. En la propuesta de Rarea Studio, la Malva-rosa 2.0, una playa en clave metaversal, acoge la presencia de unos individuos que cada vez pasan más tiempo en entornos virtuales que reales.

En ese contexto, los entornos virtuales evolucionan de la misma forma en la que en su momento lo hicieron los urbanos. El aumento de la población virtual empuja las ciudades en direcciones concretas en las que la interacción y el uso del espacio por parte de sus habitantes pueden dar un giro negativo. Así, la Malva-Rosa 2.0 puede ser un lugar sometido a las necesidades comerciales del capitalismo o un lugar en el que disfrutar de la naturaleza y la conexión (virtual) con el mar Mediterráneo.

La muestra está disponible desde el 3 de febrero aquí. Las imágenes pueden verse a través de un teléfono inteligente, un ordenador o gafas de realidad virtual.

Como parte de Valencia World Design Capital 2022, este mes de febrero hay muchas otras actividades programadas, entre ellas la exposición de ¿Por qué soy así? sobre el diseño de objetos cotidianos en el Centre del Carme Cultura Contemporània (a partir del 11), o la exposición de Pepe Gimeno, A través de la postverdad, a partir del 25 de febrero en la Fundación Chirivella Soriano. Pincha aquí  para acceder a estas y otras actividades.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

¿Cómo será Valencia en el futuro? ¿Cómo afectará la tecnología a nuestro entorno físico? ¿Cómo serán los espacios públicos del futuro? ¿Cómo evolucionará la movilidad y cómo afectará a nuestras calles? Estas son las preguntas sobre las que pivota el proyecto Valencia 360, una iniciativa enmarcada en la celebración de Valencia Capital Mundial del Diseño 2022.

Como parte de la agenda de la capitalidad mundial del diseño, el pasado 3 de febrero se inauguraba la muestra Valencia 360 en el centro de innovación social y urbana Las Naves. Este centro se une así a la dirección de Valencia Capital Mundial del Diseño 2022 a través de la participación de su laboratorio para un futuro mejor Futur·Lab.

Para la muestra, la organización independiente Non Architecture seleccionó a cinco equipos de diseñadores para participar en la creación de «una serie de visualizaciones de varias localizaciones de la ciudad de Valencia». En cada una de ellas, el equipo de diseñadores ha plasmado en 360º una Valencia futura e imaginada a través de las claves de la utopía y la distopía. Cada una de las visualizaciones ofrece una serie de cuestiones que podrían tener (a tenor del tiempo presente y las previsiones) un impacto considerable en nuestras sociedades futuras, en general, y en la capital levantina, en particular.

LA TORRE QUE MIRA AL MAR

Lloyd Martin.

El arquitecto y diseñador zimbabuense Lloyd Martin propone una revisión  de la rotonda de la Torre Miramar, aquella entrada faraónica a la ciudad del Turia que incluía una torre de 45 metros para ver el mar que terminó cerrándose porque se estropeó el ascensor.

Para Valencia 360, Martin imagina cómo será la Torre Miramar en 2030. Su visión del futuro más distópico propone que los problemas presentes en la rotonda podrían resolverse mediante «el modelo actual de diseño urbano de ingeniería aditiva». En esta visualización, el poner parches acabaría por hacer que las cosas fuesen a peor, en vez de resolverlas.

En la visión utópica, Martin propone una recuperación de la rotonda a través de la omnipresencia de los vehículos automatizados y la infraestructura sostenible en torno a un espacio público volcado hacia las personas. Dicho espacio permite la recuperación de un entorno fragmentado por la falta de cohesión urbanística.

LA HUERTA VALENCIANA DEL FUTURO

Ex Figura

El estudio Ex Figura propone una reflexión en torno al papel de la huerta en el futuro de la sociedad, pero también de la sostenibilidad de la presencia humana en el planeta. Así, su reinterpretación de la huerta valenciana se centra en las posibilidades que se abren frente a dos escenarios.

Por un lado, aquel en el que la agricultura y sus exigencias no se racionalizan, que podría llevar al colapso y a la desertificación de Valencia. Y, por otro, aquel en el que se adoptan otras formas de cultivar, centradas en la producción de alimentos, pero también en la sostenibilidad. En este último, las altas torres de cultivo vertical podrían incluso llegar a ser un activo para la capital valenciana, convertidas en símbolos reconocibles de una ciudad y una región que, entre otras cosas, vive pegada al suelo que cultiva.

LA PLAZA DE LA VIRGEN

C-Lab Atelier

El trío de arquitectos valencianos que componen C-LAB Atelier, Alicia Marco, Mar Monfort y Eduardo Puertes, propone que, como ya ha sucedido en otras capitales europeas, el centro de la ciudad de Valencia (en concreto la plaza de la Verge) podría caer víctima de la turistificación. Las dinámicas producidas por una orientación excesiva a los visitantes y el capitalismo voraz terminarían por hacer de la ciudad un parque temático para turistas.

Franquicias de fast food cañí, alojamientos para turistas y la omnipresencia de las cámaras de fotos se adueñan de una Valencia que ha perdido su carácter para convertirse en otra cosa. El contraste lo ofrece una ciudad centrada en sus habitantes. Basada en la movilidad sostenible, la presencia de la naturaleza y con los productos frescos de la huerta valenciana ocupando el lugar que les corresponde. Así, desde C-LAB, ante una plaza para visitar contraponen una plaza para estar.

EL RÍO TURIA

Quatre-Caps

Desde el estudio valenciano de visualización Quatre-Caps, formado por los arquitectos y artistas Bernat Ivars, Carlos López, Didac Sendra, Juan Suay y Miguel Tomás, proponen que, por estar sujetas a la acción humana, tanto la distopía como la utopía se persiguen la una a la otra en una suerte de pescadilla que se muerde la cola.

En su propuesta, la civilización actúa como una enfermedad para el planeta. El cauce del río Turia del 2050 muestra dos posibilidades, aquella en la que el colapso precede al cambio y aquella en la que el cambio es precisamente la causa del colapso.

LA MALVA-ROSA 2.0

Rarea Studio

Los arquitectos valencianos afincados en Londres, Patricia Mascarell y Daniel Vera, integrados en Rarea Studio, imaginan una playa de la Malvarrosa 2.0, versión virtual de la playa más famosa de Valencia. En la propuesta de Rarea Studio, la Malva-rosa 2.0, una playa en clave metaversal, acoge la presencia de unos individuos que cada vez pasan más tiempo en entornos virtuales que reales.

En ese contexto, los entornos virtuales evolucionan de la misma forma en la que en su momento lo hicieron los urbanos. El aumento de la población virtual empuja las ciudades en direcciones concretas en las que la interacción y el uso del espacio por parte de sus habitantes pueden dar un giro negativo. Así, la Malva-Rosa 2.0 puede ser un lugar sometido a las necesidades comerciales del capitalismo o un lugar en el que disfrutar de la naturaleza y la conexión (virtual) con el mar Mediterráneo.

La muestra está disponible desde el 3 de febrero aquí. Las imágenes pueden verse a través de un teléfono inteligente, un ordenador o gafas de realidad virtual.

Como parte de Valencia World Design Capital 2022, este mes de febrero hay muchas otras actividades programadas, entre ellas la exposición de ¿Por qué soy así? sobre el diseño de objetos cotidianos en el Centre del Carme Cultura Contemporània (a partir del 11), o la exposición de Pepe Gimeno, A través de la postverdad, a partir del 25 de febrero en la Fundación Chirivella Soriano. Pincha aquí  para acceder a estas y otras actividades.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Te atreves a ir a las Fallas vestida con un kimono?
Nollamap: al rescate del patrimonio arquitectónico valenciano
La Venuseta, el helado de una Venus sin teta que recauda fondos contra el cáncer de mama
Valencia 2022: diseñar el futuro desde el presente
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad