fbpx
4 de marzo 2014    /   CREATIVIDAD
por
 

El guardián de los trocitos de madera

4 de marzo 2014    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Hacer una mesa de madera no supone utilizar la madera que ocupará la mesa. Supone la madera de la mesa y sus restos. Lo mismo en el caso de las cajas, el de las sillas, el de los armarios, el de las camas y el de las estanterías del baño. Cada tablón que se corta para formar las piezas conlleva un trocito inutilizado. Apenas una piecita que tras la última serrada suena ¡clas!, en el suelo, y que ni siquiera se merece que miremos su caída. Acabará en la basura. Junto a todo ese montón de piecitas más que, juntas, podrían suponer bosques enteros.

Marco Antonio Arreguin, un artesano autodidacta de Querétaro (Mexico), siempre fue a contracorriente en esto de la filosofía del desecho. Él, de siempre y por inercia aprovechaba cosas utilizadas para darles una segunda vida.

La ropa usada. Los vidrios, macetas… Un día una película le abrió un nuevo mundo en esto de reinventar basura. Las fábricas tiraban, por supuestamente inútiles, miles y miles de pedazos de madera.

1450853_1436277409917491_770722691_n

Allá que fue en su rescate. Diminutos desperdicios producto del embalaje industrial y la construcción eran una fuente perfecta para hacer figuritas y objetos. Al principio solo por hobby. Pero ya cansado de unos cuantos oficios de poco dinero y menos ganas, se le ocurrió que aquella afición suya podría ser un negocio rentable, ecológico, y con una materia prima inagotable. Si nadie quería los cachitos que sobraban, él sí. Se convertiría en algo así como una Madre Teresa de Calcuta de los trocitos de madera olvidados. Nacía su proyecto Chichimecan, la tiendita de los desperdicios.

«Yo no tengo formación de artesano», reconoce, «pero con el tiempo y práctica las maderas fueron revelando formas y posibilidades ocultas, hasta lograr piezas que gustaban mucho a mis conocidos». Al final se ve que agarró el truco a la técnica. Hace siete meses que decidió abandonarlo todo para dedicarse por entero a su nuevo trabajo como artesano del sobrante, que gestiona a través de su página de Facebook.

1463549_1435763493302216_36846032_n

«Existe una necesidad de darle una utilidad práctica a todos esos desperdicios que generamos y acaban en la basura», pone de relieve el lado verde de su idea; «es emprendimiento ecológico, una manera de hacer artesanía y un negocio con la máxima preocupación por la naturaleza».

Lámparas, boles, cajas, joyeros…, para Arreguin cada cadáver de palo que sale de fábrica es un ornamento en bruto que pide ser reutilizado. Puliéndolo un poco, él saca de allí algo. Para poder seguir haciéndolo solicita a través de crowdfunding ayudas para comprar herramientas a cambio de piezas de su última colección de pedazos, De Cuadritos.

Al final resulta que con lo que sobraba de la mesa podíamos construir todas las cosas que después posaremos sobre ella. Arreguin está dispuesto a poner su negocio, y cada uno de las maderitas que pasan por sus manos, en la caja de ahorro de bosques con beneficio a la madre Tierra. ¿Y si todos hiciéramos eso?

1468562_1435764406635458_1860509864_n

1800389_1464424093769489_1635814676_n

1471092_1436314503247115_1548186948_n

1467419_1435763656635533_1737651333_n

1451492_1436277536584145_1603065703_n

1385776_1426171220928110_1746266883_n

1383039_1430951827116716_1316334163_n

 

1013217_1464424140436151_44648593_n

1450214_1435764429968789_139780399_n

1378228_1430951847116714_605233218_n

553059_1436277693250796_1142214900_n

995884_1435763509968881_131394236_n

 

 

Hacer una mesa de madera no supone utilizar la madera que ocupará la mesa. Supone la madera de la mesa y sus restos. Lo mismo en el caso de las cajas, el de las sillas, el de los armarios, el de las camas y el de las estanterías del baño. Cada tablón que se corta para formar las piezas conlleva un trocito inutilizado. Apenas una piecita que tras la última serrada suena ¡clas!, en el suelo, y que ni siquiera se merece que miremos su caída. Acabará en la basura. Junto a todo ese montón de piecitas más que, juntas, podrían suponer bosques enteros.

Marco Antonio Arreguin, un artesano autodidacta de Querétaro (Mexico), siempre fue a contracorriente en esto de la filosofía del desecho. Él, de siempre y por inercia aprovechaba cosas utilizadas para darles una segunda vida.

La ropa usada. Los vidrios, macetas… Un día una película le abrió un nuevo mundo en esto de reinventar basura. Las fábricas tiraban, por supuestamente inútiles, miles y miles de pedazos de madera.

1450853_1436277409917491_770722691_n

Allá que fue en su rescate. Diminutos desperdicios producto del embalaje industrial y la construcción eran una fuente perfecta para hacer figuritas y objetos. Al principio solo por hobby. Pero ya cansado de unos cuantos oficios de poco dinero y menos ganas, se le ocurrió que aquella afición suya podría ser un negocio rentable, ecológico, y con una materia prima inagotable. Si nadie quería los cachitos que sobraban, él sí. Se convertiría en algo así como una Madre Teresa de Calcuta de los trocitos de madera olvidados. Nacía su proyecto Chichimecan, la tiendita de los desperdicios.

«Yo no tengo formación de artesano», reconoce, «pero con el tiempo y práctica las maderas fueron revelando formas y posibilidades ocultas, hasta lograr piezas que gustaban mucho a mis conocidos». Al final se ve que agarró el truco a la técnica. Hace siete meses que decidió abandonarlo todo para dedicarse por entero a su nuevo trabajo como artesano del sobrante, que gestiona a través de su página de Facebook.

1463549_1435763493302216_36846032_n

«Existe una necesidad de darle una utilidad práctica a todos esos desperdicios que generamos y acaban en la basura», pone de relieve el lado verde de su idea; «es emprendimiento ecológico, una manera de hacer artesanía y un negocio con la máxima preocupación por la naturaleza».

Lámparas, boles, cajas, joyeros…, para Arreguin cada cadáver de palo que sale de fábrica es un ornamento en bruto que pide ser reutilizado. Puliéndolo un poco, él saca de allí algo. Para poder seguir haciéndolo solicita a través de crowdfunding ayudas para comprar herramientas a cambio de piezas de su última colección de pedazos, De Cuadritos.

Al final resulta que con lo que sobraba de la mesa podíamos construir todas las cosas que después posaremos sobre ella. Arreguin está dispuesto a poner su negocio, y cada uno de las maderitas que pasan por sus manos, en la caja de ahorro de bosques con beneficio a la madre Tierra. ¿Y si todos hiciéramos eso?

1468562_1435764406635458_1860509864_n

1800389_1464424093769489_1635814676_n

1471092_1436314503247115_1548186948_n

1467419_1435763656635533_1737651333_n

1451492_1436277536584145_1603065703_n

1385776_1426171220928110_1746266883_n

1383039_1430951827116716_1316334163_n

 

1013217_1464424140436151_44648593_n

1450214_1435764429968789_139780399_n

1378228_1430951847116714_605233218_n

553059_1436277693250796_1142214900_n

995884_1435763509968881_131394236_n

 

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
De clones y franquicias
Una telenovela para enseñar a gestionar las finanzas
En lo cuadriculado también hay creatividad
Los 6 posts más vistos de la semana
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *