fbpx
29 de noviembre 2013    /   BUSINESS
por
 

El hijo bastardo de Linkedin y Match.com

29 de noviembre 2013    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Al teléfono, el cofundador y CEO de Good.Co, Samar Birwadker, confiesa que “todo es una locura” desde que “hace unas semanas” abrieran la beta pública de su servicio de caza talentos por Internet que usa técnicas de las páginas web de encontrar pareja. Han pasado de 6.000 a 60.000 usuarios. “La cuestión es si es del tipo de ‘me quiero matar’ o del de ‘no puedo dormir por la noche’”, bromea, “en realidad es muy divertido y estamos teniendo mucha atención de clientes, usuarios, inversores…”.

El hijo bastardo de Linkedin y Match.com logró a principios de noviembre un millón y medio de dólares en capital aportado por Playfair Capital, Talent Equity Ventures y otros inversores, convencidos del potencial de su combinación de narcisismo, análisis de personalidad y emparejamiento de perfiles de trabajadores con diversas culturas empresariales.

“¿Crees que las situaciones de alto estrés son… inevitables pero manejables o un subidón de adrenalina?”; “¿Cuando haces deporte el fin de semana es para ganar o para divertirte?”; “¿Qué palabra te resulta más atractiva… poder o coraje?”… Estas son algunas de las 17 preguntas que este sistema usa para determinar el perfil del usuario, que se ve reflejado en un coqueto arquetipo con el careto de un señor famoso- Bruce Lee o Margaret Tatcher en el caso de un perfil Técnico, Bono o Angelina Jolie si tu faceta es Humanitario, Gandhi o Yoko Ono para los Idealistas...- y el tipo de estructura empresarial-Familia Nuclear, Unidad de Comando, Exploradores Intergalácticos-en la que el candidato encajaría mejor.

“Nuestra fuerza es que no somos el típico y aburrido sistema de reclutamiento”, explica Birwadker, “sino que somos muy agradables para los usuarios y especialmente para los ‘millennials’, cuya aproximación al lugar de trabajo es muy diferente a la de las generaciones anteriores”.

Goodco2Según arguyen en Good.co, como encaja la personalidad del trabajador con la de su equipo es determinante para que permanezca en una empresa. “Si tenemos en cuenta que en muchos casos pasamos más tiempo en el trabajo que en casa con nuestra pareja, no le demos la misma importancia a nuestro empleo que a encontrar al compañero sentimental”.

“Cuando dicen que nos parecemos a un sistema de citas por Internet tienen razón”, se defiende Birwadker, “y es debido a que podemos aprender mucho de ellos para humanizar y personalizar el proceso”.

Aunque, siendo Linkedin la red social que mejor ha llevado su paso a empresa cotizada, ¿qué hay de malo en sus métodos? “Internet ha cambiado completamente las reglas de reclutamiento y encontrar a alguien solo basándonos en sus habilidades, si tenemos en cuenta el coste de tiempo y dinero que supone emplear a alguien…”, reflexiona, “lo que pretendemos es ayudar a las personas a identificar sus fuerzas y las compañías a ver tendencias dentro de sus equipos de trabajo y emparejarlos con los trabajadores”.

Birwadker asegura que una de sus preocupaciones es si una persona podría fingir sus características como se engaña con el inglés en el currículum español medio.

“Otras páginas les preguntan a los usuarios si son creativos o no, si les gusta salir con gente o no”, asegura, “pero si observas nuestras preguntas, verás que no te cuestionan si eres diplomático o no, si no si eres como un esgrimista o un boxeador”. En su opinión todo es más subliminal y se trata de detectar las motivaciones ocultas de cada persona, para lo que además están implementando una nueva característica por la que la red del propio usuario valorará cuan acertada es la descripción de Good.co.

“En Good.co ya hay gente que ha encontrado trabajo, otros que lo han usado para formar equipos de deportes, también en las universidades…”, asegura con emoción en la voz. Good.co saldrá de su fase beta, si todo va bien, en el primer trimestre de 2014. Aseguran dar un marco cuantitativo a algo tan esotérico como la personalidad y la cultura empresarial, que nunca serán capaces de llegar a nivel humano pero que pueden acercase. “Cuanto más sepamos de nuestros usuarios, más acertado será el sistema”, sentencia Birwadker.

Al teléfono, el cofundador y CEO de Good.Co, Samar Birwadker, confiesa que “todo es una locura” desde que “hace unas semanas” abrieran la beta pública de su servicio de caza talentos por Internet que usa técnicas de las páginas web de encontrar pareja. Han pasado de 6.000 a 60.000 usuarios. “La cuestión es si es del tipo de ‘me quiero matar’ o del de ‘no puedo dormir por la noche’”, bromea, “en realidad es muy divertido y estamos teniendo mucha atención de clientes, usuarios, inversores…”.

El hijo bastardo de Linkedin y Match.com logró a principios de noviembre un millón y medio de dólares en capital aportado por Playfair Capital, Talent Equity Ventures y otros inversores, convencidos del potencial de su combinación de narcisismo, análisis de personalidad y emparejamiento de perfiles de trabajadores con diversas culturas empresariales.

“¿Crees que las situaciones de alto estrés son… inevitables pero manejables o un subidón de adrenalina?”; “¿Cuando haces deporte el fin de semana es para ganar o para divertirte?”; “¿Qué palabra te resulta más atractiva… poder o coraje?”… Estas son algunas de las 17 preguntas que este sistema usa para determinar el perfil del usuario, que se ve reflejado en un coqueto arquetipo con el careto de un señor famoso- Bruce Lee o Margaret Tatcher en el caso de un perfil Técnico, Bono o Angelina Jolie si tu faceta es Humanitario, Gandhi o Yoko Ono para los Idealistas...- y el tipo de estructura empresarial-Familia Nuclear, Unidad de Comando, Exploradores Intergalácticos-en la que el candidato encajaría mejor.

“Nuestra fuerza es que no somos el típico y aburrido sistema de reclutamiento”, explica Birwadker, “sino que somos muy agradables para los usuarios y especialmente para los ‘millennials’, cuya aproximación al lugar de trabajo es muy diferente a la de las generaciones anteriores”.

Goodco2Según arguyen en Good.co, como encaja la personalidad del trabajador con la de su equipo es determinante para que permanezca en una empresa. “Si tenemos en cuenta que en muchos casos pasamos más tiempo en el trabajo que en casa con nuestra pareja, no le demos la misma importancia a nuestro empleo que a encontrar al compañero sentimental”.

“Cuando dicen que nos parecemos a un sistema de citas por Internet tienen razón”, se defiende Birwadker, “y es debido a que podemos aprender mucho de ellos para humanizar y personalizar el proceso”.

Aunque, siendo Linkedin la red social que mejor ha llevado su paso a empresa cotizada, ¿qué hay de malo en sus métodos? “Internet ha cambiado completamente las reglas de reclutamiento y encontrar a alguien solo basándonos en sus habilidades, si tenemos en cuenta el coste de tiempo y dinero que supone emplear a alguien…”, reflexiona, “lo que pretendemos es ayudar a las personas a identificar sus fuerzas y las compañías a ver tendencias dentro de sus equipos de trabajo y emparejarlos con los trabajadores”.

Birwadker asegura que una de sus preocupaciones es si una persona podría fingir sus características como se engaña con el inglés en el currículum español medio.

“Otras páginas les preguntan a los usuarios si son creativos o no, si les gusta salir con gente o no”, asegura, “pero si observas nuestras preguntas, verás que no te cuestionan si eres diplomático o no, si no si eres como un esgrimista o un boxeador”. En su opinión todo es más subliminal y se trata de detectar las motivaciones ocultas de cada persona, para lo que además están implementando una nueva característica por la que la red del propio usuario valorará cuan acertada es la descripción de Good.co.

“En Good.co ya hay gente que ha encontrado trabajo, otros que lo han usado para formar equipos de deportes, también en las universidades…”, asegura con emoción en la voz. Good.co saldrá de su fase beta, si todo va bien, en el primer trimestre de 2014. Aseguran dar un marco cuantitativo a algo tan esotérico como la personalidad y la cultura empresarial, que nunca serán capaces de llegar a nivel humano pero que pueden acercase. “Cuanto más sepamos de nuestros usuarios, más acertado será el sistema”, sentencia Birwadker.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Jeff Jarvis: “El futuro del periodismo pasa por los emprendedores y la colaboración”
La segunda vida de las velas de barco
Airbnb, 9flats y Wimdu. La batalla de los clones ha empezado
Threadless: Una comunidad de diseño de camisetas con más de 1,4 millones de usuarios
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *