6 de diciembre 2012    /   IDEAS
por
 

El hombre que planta árboles en el desierto

6 de diciembre 2012    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Una noche una gota de rocío se deslizaba por el pétalo de una flor. Es algo que pasa todas las noches. Pero hace dos décadas alguien se maravilló de esa imagen tan cotidiana. Gracias a eso hoy crecen árboles en el desierto del Sáhara, en Atacama o en Monegros.

Pieter Hoff, un empresario holandés, pensó desde la ventana de su laboratorio de Ámsterdam que lo mismo que la flor se beneficia de la humedad del ambiente él podría inventar algo que recogiera esa humedad en gran escala para que, por ejemplo, crecieran árboles. En 2010, su invento, el Groasis Waterboxx, fue elegido el mejor del año por la revista Popular Science. El iPad quedó segundo. Una caja de agua permitía que cualquier semilla pudiera crecer en cualquier ambiente, hasta en el más árido.

La apariencia del waterboxx es rudimentaria. Parece una maceta de plástico coronada con un tapa en forma de exprimidor con un ocho en medio. La eficacia, sin embargo, es de casi el 90%. De cada cien semillas que planta con este sistema solo no sobreviven doce. La instalación también es sencilla y su funcionamiento arranca con tan solo tres litros de agua. El secreto es que maximiza la eficacia mediante el goteo de agua a la tierra y que capta la humedad del ambiente para que la planta crezca. El precio es de diez cajas por 270 dólares (Unos 208 euros).

El revolucionario invento ya ha sido probado en tres continentes. El gobierno de China negocia con el holandés para emprender diferentes proyectos. También ha llegado a España. Aquí la implementación más ambiciosa del invento se ha hecho en la comarca de Los Monegros, en Aragón, una de las zonas más áridas e inhóspitas del país. El programa LIFE+, impulsado por la Unión Europea y en el que participa la Universidad de Valladolid, está reforestando con este sistema también áreas de Valladolid, León, Zamora, Zaragoza y Barcelona.

Los beneficios del waterboxx van desde la plácida sombra en un camino a cincuenta grados de temperatura, hasta el reconocimiento social de las mujeres africanas que pueden sembrar árboles, pasando por la recuperación de plantas en peligro de extinción, que por ejemplo, ayudan a fabricar el caucho. En el caso de los Monegros, por ejemplo, la creación de humedales filtra el agua de los riegos y la limpia de impurezas antes de que desemboquen en el río Flumen.

Hoff recorre el mundo con un par de maletas para vender su producto. Su sueño, declaró a The New York Times, es que algún día cada persona de los países pobres pueda comprarse una caja. “Si fuéramos capaces de plantar dos millones de hectáreas con árboles podríamos resolver muchos de los problemas del mundo”.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Una noche una gota de rocío se deslizaba por el pétalo de una flor. Es algo que pasa todas las noches. Pero hace dos décadas alguien se maravilló de esa imagen tan cotidiana. Gracias a eso hoy crecen árboles en el desierto del Sáhara, en Atacama o en Monegros.

Pieter Hoff, un empresario holandés, pensó desde la ventana de su laboratorio de Ámsterdam que lo mismo que la flor se beneficia de la humedad del ambiente él podría inventar algo que recogiera esa humedad en gran escala para que, por ejemplo, crecieran árboles. En 2010, su invento, el Groasis Waterboxx, fue elegido el mejor del año por la revista Popular Science. El iPad quedó segundo. Una caja de agua permitía que cualquier semilla pudiera crecer en cualquier ambiente, hasta en el más árido.

La apariencia del waterboxx es rudimentaria. Parece una maceta de plástico coronada con un tapa en forma de exprimidor con un ocho en medio. La eficacia, sin embargo, es de casi el 90%. De cada cien semillas que planta con este sistema solo no sobreviven doce. La instalación también es sencilla y su funcionamiento arranca con tan solo tres litros de agua. El secreto es que maximiza la eficacia mediante el goteo de agua a la tierra y que capta la humedad del ambiente para que la planta crezca. El precio es de diez cajas por 270 dólares (Unos 208 euros).

El revolucionario invento ya ha sido probado en tres continentes. El gobierno de China negocia con el holandés para emprender diferentes proyectos. También ha llegado a España. Aquí la implementación más ambiciosa del invento se ha hecho en la comarca de Los Monegros, en Aragón, una de las zonas más áridas e inhóspitas del país. El programa LIFE+, impulsado por la Unión Europea y en el que participa la Universidad de Valladolid, está reforestando con este sistema también áreas de Valladolid, León, Zamora, Zaragoza y Barcelona.

Los beneficios del waterboxx van desde la plácida sombra en un camino a cincuenta grados de temperatura, hasta el reconocimiento social de las mujeres africanas que pueden sembrar árboles, pasando por la recuperación de plantas en peligro de extinción, que por ejemplo, ayudan a fabricar el caucho. En el caso de los Monegros, por ejemplo, la creación de humedales filtra el agua de los riegos y la limpia de impurezas antes de que desemboquen en el río Flumen.

Hoff recorre el mundo con un par de maletas para vender su producto. Su sueño, declaró a The New York Times, es que algún día cada persona de los países pobres pueda comprarse una caja. “Si fuéramos capaces de plantar dos millones de hectáreas con árboles podríamos resolver muchos de los problemas del mundo”.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Prefieres la estabilidad o el cambio?
Para vivir mejor: más Platón y menos Mr. Wonderful
La guía definitiva para escribir artículos
Los medios sociales son más viejos que Matusalén
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad