16 de mayo 2011    /   CREATIVIDAD
por
 

El hotel robótico del centro de Nueva York

16 de mayo 2011    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


En este hotel no habrá que dar los buenos días. El check-in se hará en una máquina y, a la salida, si el huésped quiere guardar su equipaje durante unas horas, le atenderá un brazo robótico llamado Yobot. Tomará la maleta, hará algunos giros y juegos con ella, y la situará en una de las 133 taquillas del hotel. ¿Y… eso de las piruetas? Mera diversión.
El hotel que aúna el lujo de un vuelo de primera clase y las cabinas de los hoteles-cápsula de Japón abrirá sus puertas el 1 de junio en Nueva York. Yotel es un alojamiento que se fundamenta en la unión de tecnología robótica, lujo y, a la vez, precios asequibles en el centro de la ciudad. En una metáfora, sería “el iPod de la industria de los hoteles”, según el fundador de la cadena YO!, Simon Woodroffe, y su CEO, Gerard Greene.
El cuarto hotel que abre esta cadena (y el primero en EEUU) tendrá 669 habitaciones. El espacio de las habitaciones se ha llevado al mínimo. La capacidad tecnológica del mobiliario y los servicios de atención al cliente se han llevado al máximo. El aprovechamiento del espacio se ha optimizado de tal forma que una mesa de trabajo preparada como conference room se convierte en una mesa de billar al darle la vuelta.
Rockwell Group ha diseñado este hotel. Las habitaciones están inspiradas en las cabinas de primera clase de las líneas aéreas, las duchas simulan la lluvia de monzón y la luz es en tonos violeta relajantes.
El primer Yotel se inauguró en Londres, en el interior del aeropuerto Gatwick, en el verano de 2007. El segundo abrió, a finales de ese mismo año, en la Terminal 4 de Heathrow y el tercero, en el aeropuerto Schiphol (Amsterdam), en septiembre del año siguiente.



















En este hotel no habrá que dar los buenos días. El check-in se hará en una máquina y, a la salida, si el huésped quiere guardar su equipaje durante unas horas, le atenderá un brazo robótico llamado Yobot. Tomará la maleta, hará algunos giros y juegos con ella, y la situará en una de las 133 taquillas del hotel. ¿Y… eso de las piruetas? Mera diversión.
El hotel que aúna el lujo de un vuelo de primera clase y las cabinas de los hoteles-cápsula de Japón abrirá sus puertas el 1 de junio en Nueva York. Yotel es un alojamiento que se fundamenta en la unión de tecnología robótica, lujo y, a la vez, precios asequibles en el centro de la ciudad. En una metáfora, sería “el iPod de la industria de los hoteles”, según el fundador de la cadena YO!, Simon Woodroffe, y su CEO, Gerard Greene.
El cuarto hotel que abre esta cadena (y el primero en EEUU) tendrá 669 habitaciones. El espacio de las habitaciones se ha llevado al mínimo. La capacidad tecnológica del mobiliario y los servicios de atención al cliente se han llevado al máximo. El aprovechamiento del espacio se ha optimizado de tal forma que una mesa de trabajo preparada como conference room se convierte en una mesa de billar al darle la vuelta.
Rockwell Group ha diseñado este hotel. Las habitaciones están inspiradas en las cabinas de primera clase de las líneas aéreas, las duchas simulan la lluvia de monzón y la luz es en tonos violeta relajantes.
El primer Yotel se inauguró en Londres, en el interior del aeropuerto Gatwick, en el verano de 2007. El segundo abrió, a finales de ese mismo año, en la Terminal 4 de Heathrow y el tercero, en el aeropuerto Schiphol (Amsterdam), en septiembre del año siguiente.


















Compártelo twitter facebook whatsapp
‘Habla tu andaluz’: la revolución contra el racismo lingüístico
Pizza con sushi, tacos con caviar y otras genialidades de la comida rápida
El Yorokobu de empezar el año por el principio
Los 6 posts más leídos de la semana
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 10
  • Joder qué mal rollito de hotel… El zouk de Madrid está pensado para que no veas a nadie, pero porque la mayoría de los clientes son infieles acompañados de señoritas de profesión milenaria.

  • Como hotel de «paso» me parece bien, como hotel para unos dias
    !claustrofóbico¡. Este tipo de instalaciones deshumanizadas, lamentablemente, terminarán imponiendose por el ahorro de costes que conllevan. Ya hemos «tragado» con las gasolineras auto-servicio, se han ahorrado un montón en personal pero pagamos más, echamos el combustible (¿no hay que tener carnet de manipulador de materias peligrosas?) y encima tenemos que ir a pagar a ventanilla. Lo dicho.

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad