fbpx
9 de septiembre 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

El jubilado que revolucionó Estambul con su escalera de colores

9 de septiembre 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El pasatiempo que se le ocurrió a Huseyin Cetinel no era barato. Además requería de más tiempo y dedicación que echar una partida de cartas en el hogar del jubilado o contemplar una obra desde una valla de protección. A este ingeniero retirado, residente en Estambul, los botes de pintura con los que decoró las escaleras de su barrio le costaron algo más de 800 dólares (unos 600 euros) y la labor le llevó 4 días. Lo que no se esperaba Cetinel es que su intervención iba a levantar tal polvareda en su país. Tanto como para que algunos hablen de la Revolución del Arco Iris.

Porque Cetinel, tal y como viene relatando en los últimos días en diversos medios locales, lo único que pretendía era que “la gente sonriera”. Su manera de tratar de lograrlo fue pintar los peldaños de la escalinata que conecta los barrios de Findikli y Cihangir, en el distrito Beyoglu de la ciudad turca, con los colores del arco iris.

Y lo que consiguió fue que turistas y residentes (probablemente, después o mientras sonreían) compartieran la nueva imagen de la escalera en sus redes sociales.

Captura de pantalla 2013-09-09 a las 13.19.18

Algunos adjuntaban la imagen junto a su propia versión sobre la intención de la acción de Cetinel, como en el que caso de los que no creían que el color de la escalera y el de la bandera LGBT coincidieran por casualidad.

twitterMichelle

Lo que vendría después sorprendería a todos ellos pero sobre todo a Cetinel. Una mañana, la escalera apareció de nuevo con su color original: el gris. “¿Es que estamos ante una nueva Pompeya y se ha quedado todo cubierto de cenizas?”, se preguntaba.

Tras negar la evidencia, el ayuntamiento de la ciudad tuvo que reconocer que sus servicios de limpieza actuaron con nocturnidad para ‘normalizar’ el estado de la escalera. A los que habían conocido su estado ‘anormal’, la vuelta a la versión original de la escalinata no les convenció. De hecho, la mayoría volvió a sacar sus propias conclusiones. No creían que la decisión de volver al gris se limitase a una cuestión estética. El intenso verano plagado de protestas vivido en la ciudad daba pie a pensar que, de nuevo, las autoridades querían imponer su ‘normalidad’ en todos los estadios de la vida pública.

Por eso, y porque, además, preferían el color al gris en la escalera de Beyoglu, un grupo de activistas se organizó bajo el hashtag #DirenMerdiven (algo así como Resiste Escalera) en referencia a aquel #DirenGeziPark con el que se apoyaban las manifestaciones que se produjeron el pasado mes de junio para salvar el céntrico parque de Estambul y que desembocarían en una protesta masiva contra el gobierno de Erdogan. Pero el hashgtag no solo admitía protestas. Quería hechos y esos los tuvo pronto a raudales. Fueron decenas las gentes de Estambul que sacaron sus botes de pintura y brochas para adornar otras muchas escalinatas de la ciudad. Antes incluso de que el alcalde mostrase su compromiso de devolverla de su estado ‘anormal’.

twitterkeren

 

 

 

El pasatiempo que se le ocurrió a Huseyin Cetinel no era barato. Además requería de más tiempo y dedicación que echar una partida de cartas en el hogar del jubilado o contemplar una obra desde una valla de protección. A este ingeniero retirado, residente en Estambul, los botes de pintura con los que decoró las escaleras de su barrio le costaron algo más de 800 dólares (unos 600 euros) y la labor le llevó 4 días. Lo que no se esperaba Cetinel es que su intervención iba a levantar tal polvareda en su país. Tanto como para que algunos hablen de la Revolución del Arco Iris.

Porque Cetinel, tal y como viene relatando en los últimos días en diversos medios locales, lo único que pretendía era que “la gente sonriera”. Su manera de tratar de lograrlo fue pintar los peldaños de la escalinata que conecta los barrios de Findikli y Cihangir, en el distrito Beyoglu de la ciudad turca, con los colores del arco iris.

Y lo que consiguió fue que turistas y residentes (probablemente, después o mientras sonreían) compartieran la nueva imagen de la escalera en sus redes sociales.

Captura de pantalla 2013-09-09 a las 13.19.18

Algunos adjuntaban la imagen junto a su propia versión sobre la intención de la acción de Cetinel, como en el que caso de los que no creían que el color de la escalera y el de la bandera LGBT coincidieran por casualidad.

twitterMichelle

Lo que vendría después sorprendería a todos ellos pero sobre todo a Cetinel. Una mañana, la escalera apareció de nuevo con su color original: el gris. “¿Es que estamos ante una nueva Pompeya y se ha quedado todo cubierto de cenizas?”, se preguntaba.

Tras negar la evidencia, el ayuntamiento de la ciudad tuvo que reconocer que sus servicios de limpieza actuaron con nocturnidad para ‘normalizar’ el estado de la escalera. A los que habían conocido su estado ‘anormal’, la vuelta a la versión original de la escalinata no les convenció. De hecho, la mayoría volvió a sacar sus propias conclusiones. No creían que la decisión de volver al gris se limitase a una cuestión estética. El intenso verano plagado de protestas vivido en la ciudad daba pie a pensar que, de nuevo, las autoridades querían imponer su ‘normalidad’ en todos los estadios de la vida pública.

Por eso, y porque, además, preferían el color al gris en la escalera de Beyoglu, un grupo de activistas se organizó bajo el hashtag #DirenMerdiven (algo así como Resiste Escalera) en referencia a aquel #DirenGeziPark con el que se apoyaban las manifestaciones que se produjeron el pasado mes de junio para salvar el céntrico parque de Estambul y que desembocarían en una protesta masiva contra el gobierno de Erdogan. Pero el hashgtag no solo admitía protestas. Quería hechos y esos los tuvo pronto a raudales. Fueron decenas las gentes de Estambul que sacaron sus botes de pintura y brochas para adornar otras muchas escalinatas de la ciudad. Antes incluso de que el alcalde mostrase su compromiso de devolverla de su estado ‘anormal’.

twitterkeren

 

 

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Un mural para inspirarlos a todos
La publicidad antes de 'Mad Men'
¿Por qué las tipografías se suelen crear en blanco y negro en vez de en color?
Los 6 posts más vistos de la semana
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 9
  • Buenas,

    Buen artículo. Un error, Estambul no es la capital de Turquía.
    «Su manera de tratar de lograrlo fue pintar los peldaños de la escalinata que conecta los barrios de Findikli y Cihangir, en el distrito Beyoglu de la capital turca, con los colores del arco iris»

  • Como siempre, la gente no se queda conforme cuando el gobierno quiere imponer su autoridad en cuestiones tan absurdas como tener de color gris una escalera que fue mejorada jaja. Los gestos creativos en las otras escaleras fueron geniales. Ojalá se acabe el autoritarismo pronto en ese país.

  • Me encanta la idea del jubilado, la creatividad de los que lo apoyan, eso deberíamos hacer en muchos países en lugar de juzgar y criticar sin mover un sólo dedo por cambiar lo que no nos gusta.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *