fbpx
29 de febrero 2012    /   IDEAS
por
 

El mapa del consumo energético de Nueva York

29 de febrero 2012    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Los edificios de Nueva York siguen siendo los responsables de al menos dos tercios del consumo energético de la ciudad. Los esfuerzos realizados hasta la fecha para tratar de reducir este consumo no parecen suficientes. Un equipo de la Universidad de Columbia cree haber encontrado el porqué.

Tras elaborar un estudio sobre el uso energético de los edificios de Nueva York,  los investigadores de la Columbia Engineering School concluyeron que el asunto no se estaba abordando de la forma adecuada: los esfuerzos se enfocaban de forma individual pero no había una visión global del problema.

La falta de una verdadera política energética y de un replanteamiento infraestructural hacían vanos los esfuerzos y las inversiones destinadas a lograr una iluminación eficiente o la instalación de nuevos sistemas de aislamiento en determinados edificios.

La solución global requería de una visión global y por eso los investigadores decidieron recrear esta realidad en un mapa.

«Queremos iniciar una conversación con el neoyorquino medio sobre la eficiencia energética. Para eso le mostramos su consumo de energía en el contexto de otros neoyorquinos. El hecho de saber acerca de tu propio consumo puede cambiar tu perspectiva entera”, explica Bianca Howard, una de las responsables del estudio en un comunicado emitido por la Universidad.

Mediante datos proporcionados por organismos como U.S. Energy information Administration y los de las propias compañías de suministro, elaboraron un mapa de consumo de energía que muestra qué tipo de energía se utiliza en cada edificio de la ciudad, para qué se utiliza y en qué cantidad. “Ahora los propietarios pueden saber si su edificio consume más o menos que la media de edificios de características similares”.

De paso, también pueden estar al tanto de datos tan relevantes como que se destina más energía para obtener calor que electricidad o que la mayor parte de aquélla procede de fuera de la ciudad. “El mapa permite a los proveedores de servicios plantearse explorar nuevas fórmulas que supongan un ahorro de energía y de las emisiones. La información es el primer paso hacia la sostenibilidad”.

 

Los edificios de Nueva York siguen siendo los responsables de al menos dos tercios del consumo energético de la ciudad. Los esfuerzos realizados hasta la fecha para tratar de reducir este consumo no parecen suficientes. Un equipo de la Universidad de Columbia cree haber encontrado el porqué.

Tras elaborar un estudio sobre el uso energético de los edificios de Nueva York,  los investigadores de la Columbia Engineering School concluyeron que el asunto no se estaba abordando de la forma adecuada: los esfuerzos se enfocaban de forma individual pero no había una visión global del problema.

La falta de una verdadera política energética y de un replanteamiento infraestructural hacían vanos los esfuerzos y las inversiones destinadas a lograr una iluminación eficiente o la instalación de nuevos sistemas de aislamiento en determinados edificios.

La solución global requería de una visión global y por eso los investigadores decidieron recrear esta realidad en un mapa.

«Queremos iniciar una conversación con el neoyorquino medio sobre la eficiencia energética. Para eso le mostramos su consumo de energía en el contexto de otros neoyorquinos. El hecho de saber acerca de tu propio consumo puede cambiar tu perspectiva entera”, explica Bianca Howard, una de las responsables del estudio en un comunicado emitido por la Universidad.

Mediante datos proporcionados por organismos como U.S. Energy information Administration y los de las propias compañías de suministro, elaboraron un mapa de consumo de energía que muestra qué tipo de energía se utiliza en cada edificio de la ciudad, para qué se utiliza y en qué cantidad. “Ahora los propietarios pueden saber si su edificio consume más o menos que la media de edificios de características similares”.

De paso, también pueden estar al tanto de datos tan relevantes como que se destina más energía para obtener calor que electricidad o que la mayor parte de aquélla procede de fuera de la ciudad. “El mapa permite a los proveedores de servicios plantearse explorar nuevas fórmulas que supongan un ahorro de energía y de las emisiones. La información es el primer paso hacia la sostenibilidad”.

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
La estupidez creciente, un mal de nuestro tiempo
El pilar de Katskhi: en el cielo asceta no se admiten mujeres
'Boyhood' o La vida que pasa
Cecilia Payne-Gaposchkin, la mujer que descifró la composición de las estrellas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies