20 de julio 2010    /   CREATIVIDAD
por
 

El mar ‘de plata’ en pleno sur de Inglaterra

20 de julio 2010    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

CD Sea

Cada persona tiene sus mecanismo para situar a su mente en un estado positivo, en paz y armonía con el entorno. El método de Bruce Munro pasa por colocar 600.000 compact discs en medio del campo. Pero tiene una explicación para haber creado Cd Sea.

Cuando Bruce Munro vivía en Australia, le gustaba tocar la superficie plana y brillante del mar. Eso le hacía sentirse conectado a su hogar en Salcombe (Reino Unido). Muy cerca de allí, en Kilmington, ha creados un mar de cd’s con el que jugar con la luz de la misma manera en que el océano juega con el rotundo sol australiano.

De luz es algo de lo que Bruce Munro entiende bastante. Su obra se ha centrado en conseguir que la luz sea domada y moldeada para conseguir diversos efectos. Esculturas, instalaciones interiores y exteriores, la mayoría de ellas con la iluminación, natural o artificial, como protagonista, componen un portfolio de brillantes jardines de lámparas o mares de neón.

Con Cd Sea, el artista quiere transmitir la sensación de bienestar que le invadía cuando sentía que se unía al mundo. También quiere intentar que otra gente sea capaz de conseguir que el brillo de la luz cambie su estado de ánimo a mejor.

Munro solicitó a los oyentes de la BBC británica que le enviaran los cd’s que no utilizaran para crear esta instalación. Casi 600.000 discos que fueron colocados por 140 personas para conseguir una acción efímera de duración indeterminada.

Otra instalación de Munro

Visto en el recomendabilísimo blog Ilustrae.com.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

CD Sea

Cada persona tiene sus mecanismo para situar a su mente en un estado positivo, en paz y armonía con el entorno. El método de Bruce Munro pasa por colocar 600.000 compact discs en medio del campo. Pero tiene una explicación para haber creado Cd Sea.

Cuando Bruce Munro vivía en Australia, le gustaba tocar la superficie plana y brillante del mar. Eso le hacía sentirse conectado a su hogar en Salcombe (Reino Unido). Muy cerca de allí, en Kilmington, ha creados un mar de cd’s con el que jugar con la luz de la misma manera en que el océano juega con el rotundo sol australiano.

De luz es algo de lo que Bruce Munro entiende bastante. Su obra se ha centrado en conseguir que la luz sea domada y moldeada para conseguir diversos efectos. Esculturas, instalaciones interiores y exteriores, la mayoría de ellas con la iluminación, natural o artificial, como protagonista, componen un portfolio de brillantes jardines de lámparas o mares de neón.

Con Cd Sea, el artista quiere transmitir la sensación de bienestar que le invadía cuando sentía que se unía al mundo. También quiere intentar que otra gente sea capaz de conseguir que el brillo de la luz cambie su estado de ánimo a mejor.

Munro solicitó a los oyentes de la BBC británica que le enviaran los cd’s que no utilizaran para crear esta instalación. Casi 600.000 discos que fueron colocados por 140 personas para conseguir una acción efímera de duración indeterminada.

Otra instalación de Munro

Visto en el recomendabilísimo blog Ilustrae.com.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La invasión de robots de Sátrapa
Las mejores estaciones de esquí están pintadas por James Niehues
El deseo concedido a Gaudí
Tipografía inspirada en las zapatillas Jordan
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies