15 de mayo 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

El mundo muy, muy pequeño de Nic Joly

15 de mayo 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Hay cosas importantes en la vida. Normalmente no coinciden con las que los señores serios dicen que han de ser importantes para uno y sí, sin embargo, con las que uno ya amaba desde pequeño. Cuando Nic Joly, el Nic Joly niño, leía Los Viajes de Gulliver, quedaba fascinado por los mundos creados por Jonathan Swift. Cuando Nic Joly, el Nic Joly adulto, ha crecido, la fascinación por la escenas en miniatura permanece. Ha decidido que él también puede moldear las suyas a su antojo.

Lo de que la felicidad estriba en las pequeñas cosa es un tópico que, no por manido, deja de ser cierto. Se da la circunstancia de que uno puede conseguir un pequeño y delicioso mundo procedente de lo más profundo del recuerdo, del confín de la imaginación que se cerró para ser conservado cuando aún se era inocente.

Joly, que es escultor, diseñador y fabricante de muebles, comenzó a esbozar pequeñas escenas cotidianas en 2005, cuando nació su primer hijo. «Quería estimular su imaginación», dice. «Dejaba pequeñas puertas en las paredes y personas pequeñitas por ahí, esperando a que él las encontrase». Lo evidente es que era la suya propia la imaginación estimulada. Llamémoslo efecto colateral.

La inspiración para crear estas situaciones, plagadas de ironía y fantasía, viene de la propia existencia de Joly. «El teatro de la vida se desarrolla continuamente a nuestro alrededor, al ritmo que llevamos al viajar por la vida», explica. «Siento cosas acerca de lo que veo y entonces creo mis obras. Siempre pienso en ellas como pequeños trozos de teatro».

Las piezas necesitan de un mínimo de cuatro días para ser terminadas, aunque ahora, Joly se encuentra trabajando en la portada de un disco que le está llevando bastante más. En el futuro próximo le espera una exposición de su trabajo (a final de año), y la fabricación de unas piezas algo mayores, como por ejemplo «un tríptico que muestra el cielo y el infierno», uno de sus temas recurrentes.

Joly está buscando también una sala para exponer en España. Cuenta con un sitio web donde se puede ver su trabajo así como contactar con él.

Hay cosas importantes en la vida. Normalmente no coinciden con las que los señores serios dicen que han de ser importantes para uno y sí, sin embargo, con las que uno ya amaba desde pequeño. Cuando Nic Joly, el Nic Joly niño, leía Los Viajes de Gulliver, quedaba fascinado por los mundos creados por Jonathan Swift. Cuando Nic Joly, el Nic Joly adulto, ha crecido, la fascinación por la escenas en miniatura permanece. Ha decidido que él también puede moldear las suyas a su antojo.

Lo de que la felicidad estriba en las pequeñas cosa es un tópico que, no por manido, deja de ser cierto. Se da la circunstancia de que uno puede conseguir un pequeño y delicioso mundo procedente de lo más profundo del recuerdo, del confín de la imaginación que se cerró para ser conservado cuando aún se era inocente.

Joly, que es escultor, diseñador y fabricante de muebles, comenzó a esbozar pequeñas escenas cotidianas en 2005, cuando nació su primer hijo. «Quería estimular su imaginación», dice. «Dejaba pequeñas puertas en las paredes y personas pequeñitas por ahí, esperando a que él las encontrase». Lo evidente es que era la suya propia la imaginación estimulada. Llamémoslo efecto colateral.

La inspiración para crear estas situaciones, plagadas de ironía y fantasía, viene de la propia existencia de Joly. «El teatro de la vida se desarrolla continuamente a nuestro alrededor, al ritmo que llevamos al viajar por la vida», explica. «Siento cosas acerca de lo que veo y entonces creo mis obras. Siempre pienso en ellas como pequeños trozos de teatro».

Las piezas necesitan de un mínimo de cuatro días para ser terminadas, aunque ahora, Joly se encuentra trabajando en la portada de un disco que le está llevando bastante más. En el futuro próximo le espera una exposición de su trabajo (a final de año), y la fabricación de unas piezas algo mayores, como por ejemplo «un tríptico que muestra el cielo y el infierno», uno de sus temas recurrentes.

Joly está buscando también una sala para exponer en España. Cuenta con un sitio web donde se puede ver su trabajo así como contactar con él.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Un atlas imprescindible para viajar por los metros del mundo
¡Vete a esnifar espárragos!
Because everything sounds better in English
22 ejemplos de que es posible hacer números diferentes
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 10
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *