29 de diciembre 2011    /   CREATIVIDAD
por
 

El mural que hace más acogedora la ciudad de Los Angeles

29 de diciembre 2011    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Desde hace unos días hay un nuevo mural en Los Angeles. Uno de 38 x 6,5 metros con el que la ciudad norteamericana quiere hacer del parque en el que se encuentra un lugar más accesible para los peatones, para los usuarios del Metro, para los residentes en la zona y para los pacientes de un hospital cercano. A todos ellos da una inspiradora bienvenida este muro, pintado por tres artistas vascos.

Se hacen llamar The Basque Painthers, un seudónimo bajo el que se esconden los artistas vascos Ismael Iglesias, Aitor Lajarín y Fermín Moreno. Ellos han sido los encargados de realizar este gran mural cerca de la intersección de Sunset Boulevard y Vermont Avenue , en Los Ángeles.

Este colorista muro forma parte de El Corredor de las Artes, una actuación urbanística en la que participan organismos municipales y privados que tiene como objetivo hacer del parque Barnsdall Art Park un lugar más accesible a los peatones, usuarios de Metro, residente de East Hollywood y a los pacientes y el  personal del hospital cercano.

Según Roberta Morris, directora de Artwalk, institución dedicada a la promoción artística que colabora en este proyecto, añadir piezas de arte como este mural o mejorar las señalizaciones, son la mejor manera de hacer del parque un lugar más acogedor para locales y visitantes.

El muro está lleno de colores y figuras humanas y geométricas inspiradas en los alrededores del parque, y en concreto en el Hollyhock House, edificio diseñado por el arquitecto Frank Lloyd Wright y dedicado al desarrollo de las artes y los artistas de la región de Los Angeles en toda su diversidad cultural . “Queríamos ofrecer una experiencia estética que fuera como una invitación a entrar en el parque Barnsdall Art Park”, comenta Lajarín.

Con este trabajo quieren contribuir a mejorar el espectro de murales que cohabitan en la ciudad de Los Angeles y esperan sea el punto de partida para seguir tatuando paredes en cualquier parte del mundo.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Desde hace unos días hay un nuevo mural en Los Angeles. Uno de 38 x 6,5 metros con el que la ciudad norteamericana quiere hacer del parque en el que se encuentra un lugar más accesible para los peatones, para los usuarios del Metro, para los residentes en la zona y para los pacientes de un hospital cercano. A todos ellos da una inspiradora bienvenida este muro, pintado por tres artistas vascos.

Se hacen llamar The Basque Painthers, un seudónimo bajo el que se esconden los artistas vascos Ismael Iglesias, Aitor Lajarín y Fermín Moreno. Ellos han sido los encargados de realizar este gran mural cerca de la intersección de Sunset Boulevard y Vermont Avenue , en Los Ángeles.

Este colorista muro forma parte de El Corredor de las Artes, una actuación urbanística en la que participan organismos municipales y privados que tiene como objetivo hacer del parque Barnsdall Art Park un lugar más accesible a los peatones, usuarios de Metro, residente de East Hollywood y a los pacientes y el  personal del hospital cercano.

Según Roberta Morris, directora de Artwalk, institución dedicada a la promoción artística que colabora en este proyecto, añadir piezas de arte como este mural o mejorar las señalizaciones, son la mejor manera de hacer del parque un lugar más acogedor para locales y visitantes.

El muro está lleno de colores y figuras humanas y geométricas inspiradas en los alrededores del parque, y en concreto en el Hollyhock House, edificio diseñado por el arquitecto Frank Lloyd Wright y dedicado al desarrollo de las artes y los artistas de la región de Los Angeles en toda su diversidad cultural . “Queríamos ofrecer una experiencia estética que fuera como una invitación a entrar en el parque Barnsdall Art Park”, comenta Lajarín.

Con este trabajo quieren contribuir a mejorar el espectro de murales que cohabitan en la ciudad de Los Angeles y esperan sea el punto de partida para seguir tatuando paredes en cualquier parte del mundo.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Sr. García y la diversión con papel, tijeras y pegamento
La independencia recuperada de Helio Vega
Un retrato de Marge Simpson con 1.000 líneas de código
El sexo duro prehispánico de Rurru Mipanochia
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad