fbpx
27 de junio 2012    /   DIGITAL
por
 

El museo de los sonidos en peligro de extinción

27 de junio 2012    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Brendan Chilcutt no está dispuesto a vivir en un mundo en el que los niños nunca hayan escuchado la sintonía de arranque de Windows 95 o el runrún de un cassette rebobinando. De ahí su empeño por proteger los sonidos que le acompañaron durante su infancia/juventud y que hoy prácticamente han desaparecido.

Su pasión por los sonidos de los equipos electrónicos y la tecnología de los 80 y 90 roza el fetichismo. Su forma de describir muchos de ellos le delata: “El zumbido de una cinta VHS al ser arrastrada hacia el vientre de una JVC HR-7100 VCR del 83….”

Por eso los últimos años se ha dedicado a recuperar muchos de ellos para crear su propio Museo de los Sonidos en Peligro de Extinción.

La muestra digital es el refugio perfecto para aquellos a los que, de vez en cuando, les inunda la melancolía y necesitan retrotraerse a la era pre-banda ancha para recordar los chirridos del módem de 56 ks, volver a disfrutar de las melodías monofónicas de los móviles de finales de los 90 o de las cancioncitas de los juegos de la Game Boy.

Chilcutt continuará recopilando sonidos hasta 2015. Después, según afirma, se centrará en el desarrollo de un lenguaje que le permita reinterpretar todos esos sonidos como una composición binaria.

 

Visto en NextNature

Brendan Chilcutt no está dispuesto a vivir en un mundo en el que los niños nunca hayan escuchado la sintonía de arranque de Windows 95 o el runrún de un cassette rebobinando. De ahí su empeño por proteger los sonidos que le acompañaron durante su infancia/juventud y que hoy prácticamente han desaparecido.

Su pasión por los sonidos de los equipos electrónicos y la tecnología de los 80 y 90 roza el fetichismo. Su forma de describir muchos de ellos le delata: “El zumbido de una cinta VHS al ser arrastrada hacia el vientre de una JVC HR-7100 VCR del 83….”

Por eso los últimos años se ha dedicado a recuperar muchos de ellos para crear su propio Museo de los Sonidos en Peligro de Extinción.

La muestra digital es el refugio perfecto para aquellos a los que, de vez en cuando, les inunda la melancolía y necesitan retrotraerse a la era pre-banda ancha para recordar los chirridos del módem de 56 ks, volver a disfrutar de las melodías monofónicas de los móviles de finales de los 90 o de las cancioncitas de los juegos de la Game Boy.

Chilcutt continuará recopilando sonidos hasta 2015. Después, según afirma, se centrará en el desarrollo de un lenguaje que le permita reinterpretar todos esos sonidos como una composición binaria.

 

Visto en NextNature

Compártelo twitter facebook whatsapp
El mundo necesita más Steve Jobs
Enseñar a escribir con fotos sexis
El primitivismo fotográfico de la Game Boy Camera
El viejo y querido manzanófono
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *